PRO­BLE­MAS CON LA TI­ROI­DES

Co­no­ce los sín­to­mas de un po­si­ble pa­de­ci­mien­to

Por Dentro - - POR­TA­DA -

La caí­da de ca­be­llo, au­men­to de pe­so y piel se­ca fue­ron los sín­to­mas que aler­ta­ron a Arelys Oso­rio a des­cu­brir que te­nía un pro­ble­ma de ti­roi­des. Aún si­guien­do un ré­gi­men de tra­ta­mien­to, con­fie­sa su­frir de can­san­cio, lo que afec­ta su es­ti­lo de vi­da. “Siem­pre es­toy can­sa­da, sin ga­nas de ha­cer na­da. Con mi hi­jo y mis mas­co­tas, es­to es un pro­ble­ma”, con­tó Arelys.

Es­te es­ce­na­rio es muy co­mún en los pa­cien­tes con hi­po­ti­roi­dis­mo, la en­fer­me­dad de ti­roi­des más co­mún en Puer­to Ri­co, a la que le si­gue me­nos fre­cuen­te­men­te el hi­per­ti­roi­dis­mo, re­ve­ló la doc­to­ra Glo­ria Ro­drí­guez, en­do­cri­nó­lo­ga del Hos­pi­tal Au­xi­lio Mu­tuo. Se­gún la es­pe­cia­lis­ta, am­bos son pa­de­ci­mien­tos que re­fle­jan ano­ma­lías en el fun­cio­na­mien­to de la glán­du­la ti­roi­des, que se si­túa an­te­rior a la trá­quea y se en­car­ga de pro­du­cir hor­mo­nas.

¿CÓ­MO DI­FE­REN­CIAR­LOS?

Es po­si­ble que mu­chos de los sín­to­mas de es­tas en­fer­me­da­des sean si­mi­la­res, sin em­bar­go, exis­ten di­fe­ren­cias. En los diag­nós­ti­cos de hi­per­ti­roi­dis­mo, los ni­ve­les de es­tas hor­mo­nas in­cre­men­tan, lo que sig­ni­fi­ca que la glán­du­la es­tá tra­ba­jan­do de más. Por el con­tra­rio, en el hi­po­ti­roi­dis­mo, la glán­du­la tra­ba­ja me­nos.

Los sín­to­mas de hi­per­ti­roi­dis­mo in- clu­yen pal­pi­ta­cio­nes, in­som­nio, dia­rrea, pér­di­da de pe­so, do­lor de cue­llo y al­gu­nas ve­ces cue­llo agran­da­do. Su pre­sen­ta­ción es sú­bi­ta. De otro la­do, las se­ña­les del hi­po­ti­roi­dis­mo son me­nos apa­ren­tes y se van desa­rro­llan­do po­co a po­co, co­mo lo fue el ca­so de Pro­vi San­tia­go. “No sen­tía nin­gún sín­to­ma mar­ca­do. Los exá­me­nes re­ve­la­ron que te­nía hi­po­ti­roi­dis­mo”, na­rró Pro­vi.

¿EXIS­TEN SO­LU­CIO­NES?

No hay una cu­ra pa­ra es­tos pro­ble­mas de ti­roi­des, pe­ro sí mé­to­dos pa­ra ba­lan­cear los ni­ve­les de hor­mo­nas que pro­du­ce o re­tie­ne la glán­du­la. Exis­te un mé­to­do de me­di­ci­na nuclear que cons­ta de yo­do ra­dio­ac­ti­vo uti­li­za­do en pe­que­ñas do­sis pa­ra los pa­cien­tes con hi­per­ti­roi­dis­mo, lo que re­du­ce la ac­ti­vi­dad ex­ce­si­va de la ti­roi­des. Tam­bién se pue­den tra­tar con ci­ru­gía o pas­ti­llas.

Por otro la­do, los pa­cien­tes con hi­po­ti­roi­dis­mo, por lo ge­ne­ral, re­ci­ben tra­ta­mien­to en for­ma de píl­do­ras re­em­pla­zan­do la can­ti­dad de hor­mo­nas que la ti­roi­des ya no pue­de pro­du­cir.

La ma­ne­ra en que es­tas con­di­cio­nes im­pac­tan el es­ti­lo de vi­da de los pa­cien­tes va­ría en ca­da ca­so. A pa­cien­tes co­mo Arelys se les ha­ce di­fí­cil con­tro­lar su pe­so, mien­tras que otros co­mo Pro­vi no manifiestan cam­bios. “La cla­ve —co­mo to­do— es man­te­ner­se sa­lu­da­ble en cues­tión de co­mi­da, ejer­ci­cios y el tra­ta­mien­to que se le asig­ne”, con­clu­yó la doc­to­ra Ro­drí­guez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.