NO TE CONTAGIES

Cui­da­dos pa­ra pre­ve­nir la in­fluen­za

Por Dentro - - PORTADA - Tex­to Inés Ro­me­ro Es­pe­cial pa­ra Por Den­tro

En las úl­ti­mas se­ma­nas ha ha­bi­do me­nos ca­sos re­por­ta­dos de in­fluen­za, pe­ro las ci­fras si­guen sien­do al­tas pa­ra es­ta épo­ca del año, se­gún in­for­mó la se­ma­na pa­sa­da el sub­di­rec­tor de epi­de­mio­lo­gía del De­par­ta­men­to de Sa­lud, Ju­lio Cádiz.

Sin em­bar­go, el fun­cio­na­rio en­fa­ti­zó que no es mo­men­to de ba­jar la guar­dia y re­sal­tó la im­por­tan­cia de la pre­ven­ción me­dian­te la va­cu­na­ción y las me­di­das de hi­gie­ne.

Y es que el ries­go de con­ta­gio y las con­se­cuen­cias pa­ra la sa­lud son reales. So­bre to­do, se de­be te­ner en cuen­ta que pue­de cau­sar una en­fer­me­dad que va­ría de le­ve a gra­ve e, in­clu­so, pro­vo­car la muer­te en cier­tos ca­sos.

De he­cho, aun­que la ma­yo­ría de los pa­cien­tes en buen es­ta­do de sa­lud se recuperan sin com­pli­ca­cio­nes, al­gu­nas per­so­nas -co­mo an­cia­nos, ni­ños y per­so­nas que pa­de­cen de en­fer­me­da­des cró­ni­cas-, tie­nen un ma­yor ries­go de su­frir com­pli­ca­cio­nes se­rias.

De ahí la im­por­tan­cia, ex­hor­tan los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, a dis­mi­nuir los fac­to­res que pue­den pro­pi­ciar el con­ta­gio.

Se­gún los Cen­tros pa­ra la Pre­ven­ción y Con­trol de En­fer­me­da­des (CDC en in­glés), la in­fluen­za es una en­fer­me­dad res­pi­ra­to­ria con­ta­gio­sa pro­vo­ca­da por un vi­rus que in­fec­ta la na­riz, gar­gan­ta y pul­mo­nes. Se tras­mi­te por el con­tac­to hu­mano, a tra­vés de se­cre­cio­nes con al­guien que ya se ha con­ta­gia­do. Pe­ro tam­bién cuan­do una per­so­na to­ca una su­per­fi­cie u ob­je­to que tie­ne el vi­rus de­bi­do a que es­te pue­de so­bre­vi­vir en cier­tas su­per­fi­cies por una can­ti­dad de tiem­po si la tem­pe­ra­tu­ra es la ade­cua­da. Por ejem­plo, si al­guien es­tor­nu­dó cer­ca de una me­sa y tie­nes con­tac­to con esa su­per­fi­cie te pue­des con­ta­giar. Pe­ro si te la­vas las ma­nos re­gu­lar­men­te, evi­tas la in­fec­ción.

Sin em­bar­go, una de las di­fi­cul­ta­des, se­ña­lan los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, es que vi­vi­mos en una so­cie­dad en la que no to­ma­mos en cuen­ta el ries­go de con­ta­gio que te­ne­mos cuan­do es­ta­mos cer­ca de una per­so­na que tie­ne in­fluen­za.

De ahí la im­por­tan­cia, re­co­mien­dan los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, de que to­das las per­so­nas que es­tán a ries­go se va­cu­nen. En­tre ellas, las mayores de 65 años, los ni­ños y las per­so­nas con en­fer­me­da­des cró­ni­cas. Tam­bién es ne­ce­sa­rio to­mar las me­di­das de hi­gie­ne ne­ce­sa­rias, co­mo la­var­se las ma­nos re­gu­lar­men­te. Ca­be re­cal­car que la per­so­na in­fec­ta­da pue­de con­ta­giar a otras un día an­tes de pre­sen­tar los sín­to­mas y has­ta cin­co a sie­te días des­pués de en­fer­mar­se.

De­bes que­dar­te en ca­sa por al me­nos 24 ho­ras des­pués que ha­ya

des­apa­re­ci­do la fie­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.