BA­LAN­CE HOR­MO­NAL

Co­no­ce so­bre un ti­po de te­ra­pia pa­ra con­tra­rres­tar los efec­tos de la me­no­pau­sia

Por Dentro - - PORTADA - Tex­to Ca­mi­le Rol­dán Soto ● ca­mi­le.rol­dan@gfrme­dia.com Fo­tos Te­re­sa Ca­nino

Usual­men­te, cuan­do es­cu­cha­mos acer­ca de tra­ta­mien­tos de re­em­pla­zo hor­mo­nal pen­sa­mos en la me­no­pau­sia. La re­la­ción en­tre am­bos tér­mi­nos se ex­pli­ca por­que cuan­do la mu­jer de­ja de mens­truar, o se acer­ca a ese mo­men­to, busca re­me­dios pa­ra com­pen­sar los sín­to­mas que sur­gen a me­di­da que ce­sa de pro­du­cir cier­tas hor­mo­nas.

Des­de ha­ce dé­ca­das, exis­ten en el mer­ca­do dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas pa­ra aten­der la su­do­ra­ción noc­tur­na, los tras­tor­nos del sue­ño, los cam­bios de áni­mo y la se­que­dad va­gi­nal, en­tre otros sín­to­mas, ex­pe­ri­men­ta­dos por mu­chas fé­mi­nas cuan­do lle­gan a la me­no­pau­sia. Es­tos tra­ta­mien­tos no han es­ta­do ex­cen­tos de cues­tio­na­mien­tos.

Más re­cien­te­men­te, un ti­po de te­ra­pia con hor­mo­nas bio­idén­ti­cas tam­bién se es­tá uti­li­zan­do en hom­bres y mu­je­res, in­clu­so me­no­res de los 50 años, edad apro­xi­ma­da de la lle­ga­da de la me­no­pau­sia. Quie­nes ofre­cen el tra­ta­mien­to ase­gu­ran que es una al­ter­na­ti­va pa­ra con­tra­rres­tar los efec­tos que pue­de te­ner la dis­mi­nu­ción na­tu­ral pro­gre­si­va de hor­mo­nas, es­pe­cial­men­te la tes­tos­te­ro­na, a par­tir de los 30 a 35 años, apro­xi­ma­da­men­te. Es­tos sín­to­mas son: fal­ta de ener­gía, dis­mi­nu­ción de ape­ti­to se­xual, can­san­cio, an­sie­dad, re­se­que­dad en la piel, y otros. Los hom­bres tam­bién pue­den en­fren­tar sín­to­mas si­mi­la­res, aun­que ellos no atra­vie­san por el pro­ce­so de la me­no­pau­sia.

Las hor­mo­nas bio­equi­va­len­tes ad­mi­nis­tra­das a los pa­cien­tes en for­ma de “pe­llets” se uti­li­zan ha­ce mu­cho tiem­po en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos. En Puer­to Ri­co, las doc­to­ras Shei­la M. Ashby y Ma­ría E. Bon­nin, am­bas gi­ne­có­lo­gas en Na­vi­tas Med Bou­ti­que, co­men­za­ron a ofre­cer es­te tra­ta­mien­to ha­ce un año y me­dio, ba­jo las re­gu­la­cio­nes de la em­pre­sa BioTe, una de va­rias que hay en el mer­ca­do. Los “pe­llets” son unas pe­que­ñí­si­mas cáp­su­las que se in­ser­tan en la piel de la nal­ga a tra­vés de un pro­ce­di­mien­to sen­ci­llo y am­bu­la­to­rio. Una vez den­tro del cuer­po, se­gre­gan su con­te­ni­do po­co a po­co.

El ti­po de hor­mo­nas y la do­sis ad­mi­nis­tra­da a ca­da pa­cien­te son per­so­na­li­za­das, pues de­pen­den de los re­sul­ta­dos de las prue­bas de la­bo­ra­to­rio que se or­de­nan pa­ra co­no­cer el per­fil in­di­vi­dual de ca­da per­so­na, ex­pli­ca Bon­nin. En­tre las preo­cu­pa­cio­nes men­cio­na­das por la Ad­mi­nis­tra­ción de Dro­gas y Ali­men­tos (FDA, por sus si­glas en in­glés) acer­ca de es­te tra­ta­mien­to se en­cuen­tra el he­cho de que una mues­tra de sa­li­va no es con­fia­ble pa­ra or­de­nar una te­ra­pia hor­mo­nal a la me­di­da, ya que la can­ti­dad de hor­mo­nas va­ría a lo lar­go del día, a tra­vés de los días.

“Es­tos exá­me­nes son úti­les pa­ra de­ter­mi­nar si una mu­jer es­tá o no es­tá en me­no­pau­sia”, in­di­ca la FDA. “Pe­ro no han de­mos­tra­do ser úti­les pa­ra ajus­tar las do­sis de las te­ra­pias de hor­mo­nas”, aña­de la agen­cia en el es­cri­to Bio Iden­ti­cals: Sor­ting Myths from Facts, pu­bli­ca­do en su pá­gi­na ofi­cial www.fda.gov.

Lo más co­mún en mu­je­res que no han lle­ga­do a la me­no­pau­sia, ex­pli­ca­ron las doc­to­ras, es re­co­men­dar úni­ca­men­te la su­ple­men­ta­ción de tes­tos­te­ro­na. Es­ta hor­mo­na es­tá muy re­la­cio­na­da a la li­bi­do, el desa­rro­llo de ma­sa mus­cu­lar y la pro­duc­ción de co­lá­geno, (im­por­tan­te pa­ra la apa­rien­cia sa­lu­da­ble de la piel), en­tre otras fun­cio­nes.

“Mu­cha gen­te jo­ven, de en­tre 35 a 45 años, tra­ba­ja, tie­ne mu­cho es­trés y es­to ha­ce que suba el ni­vel de la hor­mo­na que dis­mi­nu­ye la tes­tos­te­ro­na. Vie­nen con sín­to­mas y, cuan­do eva­lua­mos, tie­nen la tes­tos­te­ro­na por el pi­so”, in­di­ca Ashby.

“Si tie­nen los sín­to­mas y no hay otras con­di­cio­nes, el re­em­pla­zo de hor­mo­nas es una al­ter­na­ti­va que pue­den ex­plo­rar”, ex­pli­ca.

En cuan­to a los hom­bres, las doc­to­ras acla­ran que aun­que ellos no sien­tan dis­mi­nu­ción en su de­seo se­xual, pue­den sen­tir otros cam­bios a me­di­da que la pro­duc­ción de tes­tos­te­ro­na ba­ja. Uno muy co­mún es la fal­ta de ener­gía. Pa­ra El­bia, de 50 años, el tra­ta­mien­to con “pe­llets” sur­gió co­mo al­ter­na­ti­va cuan­do bus­ca­ba un re­me­dio “na­tu­ral y se­gu­ro” a la fal­ta de ener­gía, el in­som­nio se­ve­ro, los cons­tan­tes ca­len­to­nes, la po­ca con­cen­tra­ción y la di­fi­cul­tad pa­ra per­der pe­so que su­fría.

“Lle­vo dos me­ses y los cam­bios son no­ta­bles. Des­de te­ner una fuen­te inago­ta­ble de ener­gía has­ta de­jar de sen­tir los ca­len­to­nes se­ve­ros que me im­pe­dían dor­mir. Es­toy más en­fo­ca­da en la ac­ti­vi­dad de es­cri­bir, ha dis­mi­nui­do el te­ji­do gra­so en el ab­do­men y cier­ta­men­te ¡me sien­to más jo­ven!”, ma­ni­fes­tó la pa­cien­te. BIOIDÉNTICO VER­SUS SIN­TÉ­TI­CO. Em­pre­sas que mer­ca­dean las hor­mo­nas bio­idén­ti­cas ase­gu­ran que sus be­ne­fi­cios su­pe­ran los de otros tra­ta­mien­tos tra­di­cio­na­les que se ad­mi­nis­tran en for­ma de cre­mas, gels y pas­ti­llas. El tér­mino bioidéntico es uti­li­za­do por di­chas com­pa­ñías pa­ra des­cri­bir hor­mo­nas, de ori­gen ve­ge­tal “igua­les a las que pro­du­ce el cuer­po”.

No obs­tan­te, la Clí­ni­ca Ma­yo, lla­ma la aten­ción al he­cho de que las hor­mo­nas en los me­di­ca­men­tos bio­idén­ti­cos no ne­ce­sa­ria­men­te son dis­tin­tas a las que con­tie­nen los tra­ta­mien­tos tra­di­cio­na­les. In­clu­so, mu­chos pro­duc­tos apro­ba­dos por la FDA, tam­bién con­tie­nen hor­mo­nas idén­ti­cas a las que pro­du­ce el cuer­po hu­mano.

“Na­tu­ral sig­ni­fi­ca que las hor­mo­nas en el pro­duc­to pro­vie­nen de plan­tas o ani­ma­les, en lu­gar de ser sin­te­ti­za­das en un la­bo­ra­to­rio. Sin em­bar­go, mu­chos de es­tos pro­duc­tos ne­ce­si­tan ser pro­ce­sa­dos co­mer­cial­men­te pa­ra lle­gar a ser bio­idén­ti­cos”, in­di­ca Ma­yo Cli­nic en su pá­gi­na (www.ma­yo­cli­nic.org).

Las doc­to­ras Ashby y Bon­nin ex­pli­can que los “pe­llets” no tie­nen apro­ba­ción de la FDA pe­ro to­dos sus com­po­nen­tes sí es­tán apro­ba­dos por la agen­cia. “El es­tra­diol, el pol­vo de tes­tos­te­ro­na y to­dos los de­más es­tán apro­ba­dos por se­pa­ra­do, pe­ro no en con­jun­to, por­que ofre­ce­mos do­sis in­di­vi­dua­li­za­das. La FDA no aprue­ba me­di­ca­men­tos que no tie­nen una do­sis es­tán­dar”, se­ña­la Bon­nin, al ase­gu­rar que to­dos los pro­duc­tos son se­gu­ros pa­ra los hu­ma­nos y sus efec­tos se­cun­da­rios son mí­ni­mos y pa­sa­je­ros. An­tes de de­ter­mi­nar si los pa­cien­tes son can­di­da­tos a un tra­ta­mien­to de re­em­pla­zo hor­mo­nal, las doc­to­ras Ashby y Bon­nin eva­lúan la sa­lud ge­ne­ral y so­li­ci­tan dis­tin­tas prue­bas mé­di­cas. Es­tas in­clu­yen cer­ni­mien­to de cán­cer de prós­ta­ta en el hom­bre y de cán­cer de seno, en la mu­jer.

“Una pa­cien­te de cán­cer de seno o, que ha­ya si­do tra­ta­da pa­ra la en­fer­me­dad, no ne­ce­sa­ria­men­te se­rá can­di­da­ta. No es por­que el tra­ta­mien­to cau­se cán­cer. Es que si tie­nes un tu­mor que se ali­men­ta de hor­mo­nas no pue­des re­ci­bir­las. De he­cho, tie­nes que to­mar me­di­ci­nas pa­ra blo­quear su pro­duc­ción”, se­ña­la Bon­nin. Ca­da tra­ta­mien­to con BioTe cues­ta $350.00. Es de­cir, se pa­ga es­ta su­ma ca­da vez que se le co­lo­can “pe­llets” al pa­cien­te. En el ca­so del hom­bre, de­bi­do a que ne­ce­si­ta una can­ti­dad de hor­mo­nas mu­cho ma­yor, el cos­to es $650.00. Des­pués de los 35 a 40 años, el va­rón pier­de 10% de tes­tos­te­ro­na anual­men­te.

Los “pe­llets” no es­tán cu­bier­tos por nin­gún plan mé­di­co y se co­lo­can ca­da 3, 4 o 5 me­ses. La fluc­tua­ción es co­rres­pon­dien­te a la ne­ce­si­dad.

Se­gún las doc­to­ras, quie­nes lle­van un año y me­dio ofre­cien­do el tra­ta­mien­to, la ma­yo­ría de las per­so­nas no­tan cam­bios “del cie­lo a la tie­rra” a par­tir de la pri­me­ra su­ple­men­ta­ción hor­mo­nal. “Ha si­do bru­tal ver la di­fe­ren­cia en pa­cien­tes que lle­ga­ban sin ma­qui­llar­se, tris­tes, llo­ran­do, con bas­tón, y ver­los lue­go to­tal­men­te di­fe­ren­tes. Al­gu­nos de­jan de to­mar­se los me­di­ca­men­tos de la pre­sión por­que se les nor­ma­li­zó; ya no es­tán llo­ran­do y se sien­ten bien”, pre­ci­sa Ashby.

Los po­si­bles efec­tos se­cun­da­rios in­me­dia­tos de la te­ra­pia hor­mo­nal se pre­sen­tan en un 2% de los ca­sos, y los mis­mos son pa­sa­je­ros. En­tre ellos, se en­cuen­tran do­lor o sen­si­bi­li­dad en los se­nos, cre­ci­mien­to rá­pi­do de ve­llo y re­ten­ción de lí­qui­do, de acuer­do a las doc­to­ras.

El doc­tor Joy Lyn So­brino, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na de fa­mi­lia y ge­ria­tría, co­men­zó a re­ce­tar a sus pa­cien­tes hor­mo­nas bio­idén­ti­cas en for­ma de cre­mas y pas­ti­llas en 1994. De acuer­do a su ex­pe­rien­cia, con­si­de­ra que és­tas pue­den ser “bue­nas o ma­las” de­pen­dien­do del fa­bri­can­te. Sin em­bar­go, sos­tu­vo que aun­que di­chas al­ter­na­ti­vas pue­den ayu­dar a mu­chas pa­cien­tes, la mejor al­ter­na­ti­va, a su jui­cio, es el im­plan­te del “pe­llets”, que uti­li­za des­de 2010.

“Los re­sul­ta­dos son al­go im­pac­tan­te. La ven­ta­ja es que, nú­me­ro uno, no tie­nes que es­tar po­nién­do­te cre­mas y, en dos o tres se­ma­nas, lo­gras un ni­vel hor­mo­nal que se man­tie­ne por va­rios me­ses. En se­gun­do lu­gar, no hay cam­bios abrup­tos”, in­di­ca el ga­leno.

En­tre los be­ne­fi­cios que ob­ser­va en sus pa­cien­tes es­tán: me­jo­ra­mien­to de pro­ble­mas con las ar­ti­cu­la­cio­nes, ali­vio de do­lo­res, can­san­cio, con­di­ción de las uñas, la piel y el pe­lo y una ma­yor sa­tis­fac­ción se­xual.

Joy So­brino uti­li­za las “pe­llets” fa­bri­ca­dos por Co­lle­ge Phar­macy, que tie­nen un cos­to de $400 a $600 por tra­ta­mien­to fe­me­nino. En el ca­so de los hom­bres, el pre­cio ron­da en $600 a $1,000. La ma­yo­ría de sus pa­cien­tes, in­di­có, ron­dan en­tre los 40 a los 50 años de edad.

Una preo­cu­pa­ción que sur­ge cuan­do se to­ca el te­ma del re­em­pla­zo hor­mo­nal es su re­la­ción con el cán­cer. Las doc­to­ras Bon­nin y Ashby, in­di­can que un es­tu­dio de WHI (Wo­men's Health Ini­tia­ti­ve) de­mos­tró que el estrógeno sin­té­ti­co (Pre­ma­rin), au­men­ta­ba el ries­go de trom­bos en pa­cien­tes mayores de 65 años. Tam­bién se ha­lló un aumento en la de­tec­ción de cán­cer en pa­cien­tes mayores de la mis­ma edad, que to­ma­ron Pro­ve­ra. Ashby y Bon­nin ase­gu­ran que nin­guno de es­tos ries­gos es­tán re­la­cio­na­dos con las hor­mo­nas bio­idén­ti­cas.

En su pá­gi­na, la FDA acla­ra que no se ha rea­li­za­do nin­gún es­tu­dio a lar­go pla­zo pa­ra de­ter­mi­nar los efec­tos ad­ver­sos de las hor­mo­nas bio­idén­ti­cas. Ade­más, tan­to es­ta agen­cia, co­mo la Clí­ni­ca Ma­yo, ofre­cen in­for­ma­ción acer­ca de la te­ra­pia de re­em­pla­zo hor­mo­nal siem­pre en el con­tex­to de la me­no­pau­sia o la eta­pa pre­via a ella. No se men­cio­na el tra­ta­mien­to co­mo una al­ter­na­ti­va an­tes de esa eta­pa. El con­sen­so en­tre los pro­fe­sio­na­les en­tre­vis­ta­dos es que an­tes de co­men­zar una te­ra­pia de re­em­pla­zo hor­mo­nal, en cual­quie­ra de sus for­mas, es vi­tal rea­li­zar las prue­bas mé­di­cas pa­ra evi­tar ries­gos y se­guir las re­co­men­da­cio­nes del pro­fe­sio­nal de la sa­lud a car­go del tra­ta­mien­to. No me­nos im­por­tan­te, es edu­car­se an­tes de to­mar la de­ci­sión de in­ver­tir en es­ta al­ter­na­ti­va y de­ci­dir si es la más ade­cua­da.

Las doc­to­ras Ma­ría E. Bon­nin y Shei­la M. Ashby co­men­za­ron a ofre­cer es­te tra­ta­mien­to ha­ce un año y me­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.