Car­ta del edi­tor Aus­te­ri­dad

Por Dentro - - CONVIVENCIA -

Pro­ba­ble­men­te “aus­te­ri­dad” no sea la pa­la­bra más apro­pia­da pa­ra em­pe­zar una car­ta en pleno ini­cio de la épo­ca na­vi­de­ña, pe­ro se­gu­ro que si es­cri­bía “go­zo”, “ale­gría” o “fies­ta” us­ted pa­sa­ría la pá­gi­na de lar­go y ese no es el pro­pó­si­to. Ha­ce unos días, nues­tro sub­di­rec­tor ge­ne­ral, Jo­sé Luis San­ta Ma­ría, pre­gun­tó a los edi­to­res qué se en­ten­día por la pa­la­bra aus­te­ri­dad, pues te­nía la per­cep­ción de que és­ta te­nía una car­ga esen­cial­men­te ne­ga­ti­va cuan­do no ne­ce­sa­ria­men­te de­bía ser así.

Aus­te­ri­dad im­pli­ca -ar­gu­men­tó- efi­cien­cia, si se en­tien­de co­mo la ca­pa­ci­dad de ha­cer lo mis­mo o más con me­nos re­cur­sos, lo cual, cier­ta­men­te, no tie­ne na­da de ma­lo.

Por su­pues­to que ha­blá­ba­mos del pa­no­ra­ma ac­tual -aho­ra, en tiem­po pre­sen­te- de la eco­no­mía del país, vis­to no co­mo al­go eté­reo, dis­tan­te y ajeno, sino co­mo al­go tan­gi­ble, cer­cano y que com­pe­te a ca­da in­di­vi­duo des­de su res­pec­ti­va reali­dad. En­ton­ces, sa­lí de esa reunión con la idea de apro­ve­char es­ta car­ta pa­ra plan­tear la idea de si se­rá posible ser fe­liz en la aus­te­ri­dad.

Acla­ran­do que no es mi in­te­rés ser es­cri­tor de au­to­ayu­da ni mu­cho me­nos ase­sor fi­nan­cie­ro, me atre­vo a de­cir que sí, que se pue­de ser fe­liz en la aus­te­ri­dad, por­que es­ta pa­la­bra sig­ni­fi­ca -si acu­di­mos al ma­ta bu­rro- “se­ve­ri­dad y ri­gi­dez en la for­ma de obrar o vi­vir, así co­mo la cua­li­dad de po­ner en prác­ti­ca la so­brie­dad, la au­sen­cia de ador­nos”.

¿Y qué es es­to sino vi­vir con la ver­dad, de ma­ne­ra ho­nes­ta, sien­do sin­ce­ros con no­so­tros, li­bres de apa­rien­cias, sin bus­car im­pre­sio­nar a los de­más?

Vi­vir así pue­de pro­du­cir gran­des do­sis de fe­li­ci­dad. Se pue­de ir por la vi­da li­via­ni­to, ca­si flo­tan­do, sin frun­cir el ce­ño. Y si po­de­mos ser fe­li­ces en la aus­te­ri­dad, y po­de­mos ser fe­li­ces en la Na­vi­dad, en­ton­ces po­de­mos vi­vir la Na­vi­dad en aus­te­ri­dad.

Es­to me lle­va a re­cor­dar una con­ver­sa­ción que tu­ve ha­ce po­co con mi pri­mo Pe­dro Ríos, en la que com­par­tía­mos me­mo­rias de nues­tra abue­la Ma­ría Lui­sa Mon­roy. So­bre to­do ha­blá­ba­mos de la épo­ca na­vi­de­ña, cuan­do ella se ocu­pa­ba de te­ner­le un re­ga­li­to a ca­da uno de sus nie­tos, que éra­mos una vein­te­na, a pe­sar de sus li­mi­ta­dos re­cur­sos eco­nó­mi­cos. No eran na­da lu­jo­sos; po­dían ser un pa­ñue­lo o un par de me­dias, pe­ro a na­die le fal­ta­ba su pre­sen­te. En­vuel­to ca­da uno en un mo­des­to pa­pel, sin ca­jas, ni cin­tas de co­lo­res bri­llan­tes, bor­las ni mo­ñas, so­lo pa­pel y cin­ta ad­he­si­va, con el nom­bre es­cri­to a mano en el pa­pel. (Me van en­ten­dien­do... aus­te­ri­dad).

Y ven, mu­chos años des­pués de aque­llas na­vi­da­des y mu­chos años des­pués de su de­ce­so, los re­ga­los de Abue­li­ta Yúa, co­mo le lla­má­ba­mos, for­man par­te esen­cial de nues­tros re­cuer­dos más fe­li­ces de Na­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.