En los oí­dos

Por Dentro - - SALUD -

Al­re­de­dor de un ter­cio de los ado­les­cen­tes y jó­ve­nes de has­ta 18 años su­fre de tin­ni­tus, ese mo­les­to zum­bi­do que a me­nu­do de­ri­va en la pér­di­da de la au­di­ción.

Un pro­ble­ma que cre­ce por el uso co­ti­diano de au­dí­fo­nos o au­ri­cu­la­res pa­ra es­cu­char mú­si­ca, así co­mo la ex­po­si­ción pro­lon­ga­da a lu­ga­res muy rui­do­sos, co­mo dis­cos, ba­res o con­cier­tos.

“Si es­ta ge­ne­ra­ción con­ti­núa ex­po­nién­do­se a ni­ve­les muy al­tos de rui­do, pro­ba­ble­men­te ten­drá pér­di­da de au­di­ción pa­ra cuan­do ten­ga 30 o 40 años”, sen­ten­cia la oto­rri­no­la­rin­gó­lo­ga Ta­nit Ganz Sán­chez.

Ella es la au­to­ra prin­ci­pal de un es­tu­dio en el que exa­mi­na­ron los oí­dos de 170 es- tu­dian­tes bra­si­le­ños de 11 a 17 años: más de la mi­tad (54.7 por cien­to) di­jo ha­ber su­fri­do al­gu­na vez tin­ni­tus en los úl­ti­mos do­ce me­ses y el 28 por cien­to re­co­no­ció que esa mo­les­tia lo acom­pa­ña cons­tan­te­men­te.

El tin­ni­tus es cau­sa­do por un da­ño tem­po­ral o per­ma­nen­te en las cé­lu­las de los ve­llos co­clea­res, ubi­ca­das en el oí­do in­terno. Su fun­ción es reac­cio­nar a las vi­bra­cio­nes del so­ni­do y pue­den ver­se da­ña­das por so­ni­dos muy fuer­tes.

“El prin­ci­pal fac­tor es el trau­ma acús­ti­co: do­sis de rui­do de al­ta in­ten­si­dad y en for­ma per­ma­nen­te”, ex­pli­ca el oto­rri­no­la­rin­gó­lo­go Paul Dé­lano.

Pre­ci­sa­men­te, se ha en­con­tra­do que el 10 por cien­to de los ado­les­cen­tes de 14 años ya tie­ne al­gún da­ño au­di­ti­vo. “Ini­cial­men­te, esa pér­di­da no se no­ta, ya que se pier­den fre­cuen­cias agu­das; pe­ro con el tiem­po se va ha­cien­do más evi­den­te”, pre­ci­sa. IN­TEN­SI­DAD Y FRE­CUEN­CIA. Pe­se a la gra­ve­dad de la si­tua­ción, los jó­ve­nes no lo ven co­mo un pro­ble­ma, ad­vier­te Ganz Sán­chez. “No les avi­san a sus pa­dres o pro­fe­so­res que pa­de­cen tin­ni­tus ni acu­den a un mé­di­co es­pe­cia­lis­ta pa­ra con­sul­tar y tra­tar el te­ma”, dice. Así, so­lo cre­ce la po­si­bi­li­dad de que el da­ño se vuel­va irre­ver­si­ble.

“La gen­te no con­sul­ta y los po­cos que sí lo ha­cen ya tie­nen au­dio­me­trías o exá­me­nes en los que se es­bo­za un da­ño”, pre­ci­sa Dé­lano. “Es un pro­ble­ma que no pa­ra de cre­cer”, opi­na Larry Ro­berts, neu­ro­cien­tí­fi­co de la Uni­ver­si­dad de McMas­ter (Ca­na­dá) y coau­tor de la in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Scien­ti­fic Re­ports. RIES­GO CO­MÚN. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) ya ad­vir­tió que más de 1,100 mi­llo­nes de ado­les­cen­tes es­tán en ries­go de su­frir pro­ble­mas en su au­di­ción, so­bre to­do por el uso de dis­po­si­ti­vos por­tá­ti­les pa­ra es­cu­char mú­si­ca.

De he­cho, es­tos dis­po­si­ti­vos al­can­zan ni­ve­les mu­cho más al­tos que los disc­man o walk­man del pa­sa­do: pue­den lle­gar a al­re­de­dor de 120 de­ci­be­les por ho­ra. “Lo má­xi­mo re­co­men­da­do son 80 a 85”, dice el oto­rri­no­la­rin­gó­lo­go Francisco Otá­ro­la. Pa­ra te­ner una idea, el rui­do en el cen­tro de una ciu­dad os­ci­la en­tre los 70 y 85 de­ci­be­les; en una dis­co­te­ca lle­ga a los 100 o 110.

Un es­tu­dio del cen­tro Gaes y la Aso­cia­ción por la Su­pera­ción de la Dis­ca­pa­ci­dad (Asu- dis), da­do a co­no­cer en 2015, mues­tra que el 25 por cien­to de los chi­le­nos utiliza sus sis­te­mas de au­dio al 100 por cien­to de in­ten­si­dad y por 3 o 4 ho­ras al día. Si a eso se su­man am­bien­tes rui­do­sos (co­mo el me­tro o el cen­tro de la ciu­dad), las pers­pec­ti­vas no son po­si­ti­vas.

“Si es­tás ex­pues­to mu­chas ho­ras al día a ese ni­vel de rui­do, el oí­do no es ca­paz de re­cu­pe­rar­se sin de­jar secuelas y las cé­lu­las se van mu­rien­do. Es un te­ma de in­ten­si­dad y tiem­po de ex­po­si­ción”, agre­ga Otá­ro­la.

Una for­ma de ad­ver­tir que ya hay un da­ño es que quie­nes su­fren tin­ni­tus desa­rro­llan una sen­si­bi­li­dad a los rui­dos fuer­tes: cual­quier gol­pe o so­ni­do brus­co les in­co­mo­da. En con­clu­sión, cual­quie­ra pue­de su­frir tin­ni­tus des­pués de una ex­po­si­ción a un rui­do fuer­te. El pro­ble­ma es cuan­do es­te sín­to­ma se vuel­ve per­sis­ten­te, en­ton­ces hay que con­sul­tar pa­ra de­fi­nir su cau­sa, ya que ade­más de trau­mas acús­ti­cos, el tin­ni­tus tam­bién pue­de apa­re­cer por otros fac­to­res, co­mo cier­tas en­fer­me­da­des del oí­do o in­clu­so aso­cia­dos al es­trés.

El tin­ni­tus es cau­sa­do por un da­ño tem­po­ral o per­ma­nen­te en las cé­lu­las de los ve­llos co­clea­res, ubi­ca­das en el oí­do in­terno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.