PA­LA­BRAS QUE HIE­REN SU EGO

Cier­tos co­men­ta­rios que pue­den ofen­der a los hom­bres aun­que no te lo di­gan

Por Dentro - - RELACIONES - Tex­to Ma­ría Ma­rín

Los hom­bres, a di­fe­ren­cia de las mu­je­res, son muy or­gu­llo­sos y ca­si nun­ca nos de­jan sa­ber cuán­do es­tán ofen­di­dos o he­ri­dos por al­go que di­ji­mos.

Por ejem­plo, no­so­tras no te­ne­mos re­pa­ros en de­cir: “Me ofen­dis­te cuan­do di­jis­te que no te gus­tó la ce­na que mi ma­má pre­pa­ró con tan­to ca­ri­ño”.

Sin em­bar­go, un hom­bre ja­más te dirá “Es­toy he­ri­do por­que no te gus­tó el san­co­cho de mi ma­dre”. Y es que ellos son muy or­gu­llo­sos co­mo pa­ra de­jar­nos sa­ber que le he­ri­mos el co­ra­zón. Por eso, quie­ro re­ve­lar­te cier­tas pa­la­bras que ja­más de­ben sa­lir de tu bo­ca ya que sin dar­te cuen­ta pue­des he­rir su ego: No ha­la­gues a otro fren­te a él: Tu hom­bre quie­re ser lo má­xi­mo pa­ra ti y ne­ce­si­ta sen­tir que no hay na­die co­mo él an­te tus ojos. Su ob­se­sión por que­rer ser el hé­roe en tu vi­da lle­ga al ex­tre­mo de mo­les­tar­le cual­quier co­men­ta­rio que pue­da in­si­nuar que hay otro hom­bre más gua­po, más in­te­li­gen­te, más exi­to­so o más ta­len­to­so que él. Por es­ta ra­zón, a la ma­yo­ría de los hom­bres les mo­les­ta si es­tán vien­do te­le­vi­sión y sa­le un co­mer­cial con un su­per­mo­de­lo, y bro­mean­do di­ces: “Qué be­llo ese hom­bre, es­tá co­mo me lo re­ce­tó el mé­di­co”. Aun­que tu co­men­ta­rio sea un chis­te, en su men­te él es­cu­chó: “No te res­pe­to, así que no me im­por­ta ha­blar fren­te a ti de otros hom­bres que me gus­tan.” No co­men­tes cual­quier ex­pe­rien­cia se­xual pa­sa­da: A un hom­bre no le in­tere­sa sa­ber en lo más mí­ni­mo tu pa­sa­do se­xual. Por más con­fian­za que ha­ya, es­te te­ma es al­go que le in­co­mo­da. Él no quie­re pen­sar que exis­te otro in­di­vi­duo con quien ha­yas dis­fru­ta­do se­xual­men­te más que con él. Cri­ti­car­lo en pú­bli­co: Cuan­do te in­co­mo­de al­go, há­bla­lo en pri­va­do. Cual­quier crí­ti­ca, lo va a he­rir, es­pe­cial­men­te si es fren­te a otros; des­de al­go tan sim­ple co­mo de­cir­le que cie­rre la bo­ca cuan­do co­me, has­ta al­go tan se­rio co­mo co­men­tar que no so­por­tas al­gún fa­mi­liar. Evi­ta de­cir cual­quier co­men­ta­rio que in­si­núe que él no es el hom­bre ideal.

Aun­que tu co­men­ta­rio sea un chis­te, pue­de que él no lo en­tien­da así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.