Re­me­dios para ali­viar la re­sa­ca

Por Dentro - - BIENESTAR -

Re­me­dios van, re­me­dios vie­nen y ca­da per­so­na ju­ra que el su­yo para la re­sa­ca es el que fun­cio­na, y uno está tan de­ses­pe­ra­do por vol­ver en sí que los prue­ba to­dos. No­so­tros qui­si­mos aho­rrar­te el tra­ba­jo y la so­bre­do­sis de re­me­dios y por eso bus­ca­mos qué es lo más efec­ti­vo para re­vi­vir des­pués de una no­che de co­pas, una no­che lo­ca.

Cuan­do be­bes mu­cho, el cuer­po ini­cia un pro­ce­so de me­ta­bo­li­za­ción que pro­vo­ca una se­rie de ma­les­ta­res ne­ce­sa­rios para la li­be­ra­ción de los tó­xi­cos del al­cohol.

Lo que pro­vo­ca que te sien­tas tan mal al día si­guien­te de ir­te de fies­ta es tu hí­ga­do, ya que está tra­ba­jan­do co­mo lo­co para que el cuer­po re­gre­se a la nor­ma­li­dad.

Pe­ro tam­po­co se tra­ta de es­tar pa­de­cien­do el pro­ce­so co­mo si fue­ra pe­ni­ten­cia, hay cier­tas co­sas que pue­des ha­cer para que la si­tua­ción se vuel­va más ci­vi­li­za­da y no an­dar por la vi­da cau­san­do pe­nas.

Des­pués del Ok­to­ber­fest, los ale­ma­nes co­men pes­ca­do y des­pués de un día de fies­ta, los me­xi­ca­nos van por un Vuel­ve a la Vi­da, un ti­po de cóc­tel de ma­ris­cos al­coho­li­za­do ser­vi­dos en sal­sa de to­ma­te ro­jo. ¿Cuál es la co­ne­xión? Se tra­ta de ali­men­tos ri­cos en áci­dos gra­sos Ome­ga 3 y Ome­ga 6 que ayu­dan al cuer­po a des­in­fla­mar­se.

Be­be lí­qui­dos. Sue­na ton­to pe­ro es bá­si­co, cal­ma esa sed con lí­qui­dos co­mo agua na­tu­ral o agua de co­co, la cual está re­ple­ta de po­ta­sio y te ha­rá re­po­ner­te más rá­pi­do. Aun­que, cla­ro, lo me­jor es usar la in­ges­ta de agua co­mo un mé­to­do pre­ven­ti­vo a la cru­da, be­bién­do­la en­tre co­pa y co­pa.

Ge­ne­ra­cio­nes de per­so­nas en to­do el mun­do que se van por un cal­di­to des­pués de una juer­ga no han es­ta­do equi­vo­ca­dos. El con­so­mé de po­llo o un cal­di­llo te ayu­dan a re­te­ner agua y apor­tar­te elec­tro­li­tos, so­dio y po­ta­sio. El mi­la­gro­so hue­vo es una pro­teí­na con las pa­la­bras que más le gus­tan: es bue­na, bo­ni­ta y ba­ra­ta. Es sin du­da el me­jor desa­yuno para el es­tó­ma­go del cru­do por­que lo di­ge­ri­rá rá­pi­da­men­te y no te cae­rá pe­sa­do.

Ibu­pro­feno. Si te due­le mu­cho la ca­be­za y sien­tes que te es­ta­lla­rá en cual­quier mo­men­to, alí­via­te con ibu­pro­feno o as­pi­ri­na pe­ro alé­ja­te del pa­ra­ce­ta­mol, ya que és­te ha­ce tra­ba­jar de más a tu de por sí so­bre­car­ga­do hí­ga­do. Cien­tí­fi­cos en Co­rea des­cu­brie­ron que sen­ti­mos los mis­mos sín­to­mas al es­tar con una re­sa­ca que cuan­do es­ta­mos en­fer­mos por una sen­ci­lla ra­zón: es­ta­mos in­fla­ma­dos, por lo que to­mar des­in­fla­ma­to­rios no sue­na una idea tan des­ca­be­lla­da.

No só­lo te ayu­da­rá a des­per­tar­te, tam­bién ha­rá que el do­lor de ca­be­za des­apa­rez­ca. Si lo tu­yo es be­ber té en lu­gar de ca­fé, bus­ca un té ver­de con jen­gi­bre ya que ade­más de la ca­feí­na está re­ple­to de an­ti­oxi­dan­tes y dis­mi­nui­rá de for­ma na­tu­ral las náu­seas.

El ju­go de to­ma­te es una be­bi­da re­ple­ta de vi­ta­mi­na C, po­ta­sio, fós­fo­ro y mag­ne­sio. Es­to sig­ni­fi­ca que es muy bueno para des­in­fla­mar y re­po­ner­te más rá­pi­do. Por eso uno de los re­me­dios in­fa­li­bles con­tra la cru­da son los cla­ma­tos, por ser el ju­go de to­ma­te uno de sus in­gre­dien­tes prin­ci­pa­les. La his­to­ria del cla­ma­to po­de­mos de­cir que es cor­ta, his­tó­ri­ca­men­te ha­blan­do, na­ció por la in­ven­ti­va de dos bar­ten­ders neo­yor­qui­nos en 1966, que tra­tan­do de pre­pa­rar un cóc­tel mez­cla­ron el ju­go de to­ma­te con cal­do de al­me­ja.

Ac­tual­men­te la mi­xo­lo­gía se mue­ve a te­rre­nos más gas­tro­nó­mi­cos con la in­clu­sión de dis­tin­tos in­gre­dien­tes en sus pre­pa­ra­cio­nes. Las acei­tu­nas ya no son las úni­cas y más va­lo­ra­das op­cio­nes de la que se va­len los bar­ten­ders para acom­pa­ñar sus crea­cio­nes. “Na­da me­jor que el mis­mo tra­go in­clu­ya su ma­ri­da­je a la me­di­da. En el ca­so de los cla­ma­tos es sen­ci­llo por su sa­bor, que da pie a que se pue­dan ha­cer mu­chas com­bi­na­cio­nes que se an­to­jan na­da más de ver­se”, di­ce el mi­xó­lo­go Brau­lio Her­nán­dez.

Ali­men­tos al­tos en ome­ga-3. Co­me una so­pi­ta.

Tra­gos con co­mi­da.

Ca­feí­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.