¿Que­ma­do en el tra­ba­jo? Qui­zás es­tás abu­rri­do

Por Dentro - - AMBIENTE LABORAL - POR Lu­cía A. Lo­za­da La­ra­cuen­te lu­cia.lo­za­da@gfrme­dia.com

To­dos he­mos es­cu­cha­do ha­blar del en­ga­ge­ment en el tra­ba­jo, ese es­ta­do de rea­li­za­ción per­so­nal re­la­cio­na­do al em­pleo que se ca­rac­te­ri­za por al­tos ni­ve­les de energía y sen­tir un al­to ni­vel de or­gu­llo por lo que se ha­ce y que el tiem­po pa­sa vo­lan­do.

“Es co­mo es­tar enamo­ra­do del tra­ba­jo. Es el sen­ti­mien­to de una per­so­na que es­tá ha­cien­do lo que le apa­sio­na”, aña­de el doc­tor Ra­món Ro­drí­guez Mon­tal­bán, di­rec­tor del Pro­gra­ma de Psi­co­lo­gía In­dus­trial Or­ga­ni­za­cio­nal de la Uni­ver­si­dad Car­los Al­bi­zu (UCA), quien agre­ga que ese es el ti­po de em­plea­do que to­do pa­trono qui­sie­ra.

De acuer­do con el psi­có­lo­go in­dus­trial or­ga­ni­za­cio­nal, cuan­do un em­plea­do se sien­te apo­ya­do por la or­ga­ni­za­ción y sus pa­res, cree en sus pro­pias ca­pa­ci­da­des y se sien­te mo­ti­va­do. Sin em­bar­go, ¿qué ocu­rre cuan­do el em­plea­do sien­te exac­ta­men­te lo opues­to al en­ga­ge­ment, o sea, abu­rri­mien­to?

“Un em­plea­do abu­rri­do tie­ne la sen­sa­ción de que el tra­ba­jo ca­re­ce de sen­ti­do y que no es im­por­tan­te”, des­ta­ca, el tam­bién in­ves­ti­ga­dor, al men­cio­nar que, a di­fe­ren­cia del en­ga­ge­ment, don­de el tiem­po pa­sa vo­lan­do, cuan­do el em­plea­do se sien­te abu­rri­do se ge­ne­ra una dis­tor­sión del tiem­po. “Es de­cir, el tiem­po pa­sa len­ta­men­te por­que la ac­ti­vi­dad la­bo­ral re­sul­ta te­dio­sa y de poco in­te­rés”, se­ña­la.

¿Que­ma­do o abu­rri­do?

Se­gún el doc­tor Ro­drí­guez Mon­tal­bán, la que­ma­zón la­bo­ral, o burn-out, es una res­pues­ta psi­co­ló­gi­ca en la que el em­plea­do ha si­do ex­pues­to du­ran­te un lar­go tiem­po a al­tos ni­ve­les de es­trés, ya sea por te­ner de­ma­sia­da car­ga de tra­ba­jo o por­que le pi­den que ha­ga al­go que no sa­be ha­cer.

“Es­tas exi­gen­cias la­bo­ra­les ge­ne­ran una res­pues­ta de es­trés pro­lon­ga­do que oca­sio­na ago­ta­mien­to emo­cio­nal, fal­ta de energía, dis­tan­cia­mien­to psi­co­ló­gi­co del tra­ba­jo y has­ta ci­nis­mo”, co­men­ta. Co­mo con­se­cuen­cia, pue­de que el em­plea­do se sien­ta com­ple­ta­men­te con­su­mi­do y sin ener­gías, ex­pli­ca el doc­tor Ro­drí­guez Mon­tal­bán, quien, jun­to al doc­tor Mi­guel Mar­tí­nez, reali­zó una in­ves­ti­ga­ción so­bre la re­la­ción en­tre la que­ma­zón y el abu­rri­mien­to en el ám­bi­to la­bo­ral en el año 2016.

“En­con­tra­mos que los em­plea­dos que pa­san mu­cho tiem­po abu­rri­dos tien­den a que­mar­se por­que no tie­nen na­da que ha­cer en sus tra­ba­jos. Sen­tir­se abu­rri­do, ya es, de por sí, un fac­tor es­tre­san­te”, pre­ci­sa, a la vez que se­ña­la que el em­plea­do pue­de du­dar de sus ca­pa­ci­da­des y sen­tir que es­tá per­dien­do el tiem­po.

¿Por qué se da el abu­rri­mien­to la­bo­ral?

Ex­pli­ca el psi­có­lo­go in­dus­trial or­ga­ni­za­cio­nal, que el abu­rri­mien­to la­bo­ral pue­de dar­se por di­ver­sas si­tua­cio­nes. La más co­mún es, qui­zás, la más ob­via: el flu­jo de tra­ba­jo no es muy al­to.

Otro as­pec­to re­le­van­te, y que se ve mu­cho en la is­la, se re­la­cio­na con la so­bre­cua­li­fi­ca­ción del em­plea­do, o cuan­do su pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca es­tá por en­ci­ma de las exi­gen­cias del tra­ba­jo que rea­li­za. “Esa des­com­pen­sa­ción tam­bién ge­ne­ra abu­rri­mien­to”, re­cal­ca el ca­te­drá­ti­co, quien, re­cien­te­men­te, pre­sen­tó una in­ves­ti­ga­ción so­bre es­te te­ma en Va­len­cia, Es­pa­ña. Aña­de que en es­tos ca­sos, la per­so­na desa­rro­lla es­tra­te­gias pa­ra afron­tar el abu­rri­mien­to, ya sea rea­li­zan­do ta­reas per­so­na­les en sus ho­ras de tra­ba­jo, co­mo es­tu­diar o ac­ce­der a las re­des so­cia­les o, en el peor de lo ca­sos, aban­do­nar el tra­ba­jo.

¿Có­mo pre­ve­nir el abu­rri­mien­to la­bo­ral?

A ni­vel or­ga­ni­za­cio­nal, el doc­tor Ro­drí­guez Mon­tal­bán re­co­mien­da que las em­pre­sas di­se­ñen pues­tos don­de los em­plea­dos en­gra­nen con el tra­ba­jo. Otra co­sa que se pue­de ha­cer es tra­tar de desa­rro­llar va­rie­dad de ta­reas y ro­tar las fun­cio­nes en­tre los em­plea­dos. “De esa ma­ne­ra, se desa­rro­llan las com­pe­ten­cias de to­dos los em­plea­dos y, a la vez, se evi­ta el abu­rri­mien­to”, re­cal­ca.

De otra par­te, los em­plea­dos pue­den iden­ti­fi­car qué les ha­ce sen­tir sa­tis­fe­chos. “Eso se co­no­ce co­mo el sa­la­rio psi­co­ló­gi­co”, di­ce el ca­te­drá­ti­co.

“Facundo Cabral di­jo: ‘El que ha­ce lo que ama, es­tá ben­di­ta­men­te con­de­na­do al éxi­to, que lle­ga­rá cuan­do de­ba lle­gar’. Cuan­do tra­ba­jas en lo que te apa­sio­na no es tra­ba­jo, es dis­fru­te”, fi­na­li­za di­cien­do el doc­tor Ro­drí­guez Mon­tal­bán.

El abu­rri­mien­to la­bo­ral es una reali­dad. Te ex­pli­ca­mos có­mo iden­ti­fi­car­lo y qué pue­des ha­cer pa­ra evi­tar­lo

Úl­ti­mo te­ma de la se­rie edu­ca­ti­va con mo­ti­vo del Mes del Tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.