CÓ­MO HA­BLAR­LE AL NI­ÑO SO­BRE LA DE­PRE­SIÓN

Por Dentro - - FAMILIA Y CRIANZA - POR Fran­cis­co Ja­vier Díaz fran­cis­co.diaz@gfrme­dia.com

La fa­mi­lia y los ni­ños son prio­ri­dad en la vi­da. Es por eso que en ca­sos en que una per­so­na es diag­nos­ti­ca­da con de­pre­sión por un pro­fe­sio­nal de la sa­lud, es im­por­tan­te ob­ser­var y dar­le mu­cha aten­ción a todas las per­so­nas que for­man par­te de su nú­cleo más cer­cano. “Es­to es un te­ma muy de­li­ca­do, por­que po­dría te­ner con­se­cuen­cias más ade­lan­te en la vi­da de es­tos ni­ños. Es por eso que la pa­re­ja de la per­so­na en­fer­ma, los abue­los o fa­mi­lia­res cer­ca­nos, de­ben es­tar aten­tos a los sín­to­mas y bus­car ayu­da in­me­dia­ta pa­ra esa per­so­na con un es­pe­cia­lis­ta de sa­lud men­tal”, in­di­ca el doc­tor Car­lo Blan­co, psi­có­lo­go clí­ni­co. “Una vez ocu­rra es­to, y se ha­ya diag­nos­ti­ca­do al pa­cien­te que tie­ne de­pre­sión, en­ton­ces de­be­mos pre­pa­rar a to­dos aque­llos que vi­ven con la per­so­na afec­ta­da, de ma­ne­ra que no se vea per­ju­di­ca­do ese en­torno fa­mi­liar. Aquí de­be­rían te­ner prio­ri­dad los ni­ños y los jó­ve­nes”, en­fa­ti­za Blan­co.

Al con­ver­sar con un me­nor

Se­gún el es­pe­cia­lis­ta en el ma­ne­jo de tras­tor­nos de an­sie­dad y de­pre­sión, es im­por­tan­te lle­var a ca­bo una se­rie de pa­sos por el bie­nes­tar del ni­ño cu­yo pa­dre o ma­dre ten­ga de­pre­sión:

Con­ver­sa con el ni­ño con­si­de­ran­do su edad y sus ca­pa­ci­da­des. De la mis­ma for­ma que se ha­bla con ana­lo­gías con el ni­ño cuan­do una mas­co­ta o un abue­lo mue­re, se de­be­ría ha­cer tam­bién en es­te ca­so. Hay que usar­las de una ma­ne­ra apro­pia­da, pa­ra que ese me­nor pue­da en­ten­der lo que es­tá pa­san­do a su pa­pá o ma­má.

Es im­por­tan­te de­cir­le que eso que es­tá pa­san­do su pa­pá o su ma­má, no tie­ne na­da que ver con él y que no es su cul­pa. Por­que una de las co­sas que el ni­ños sue­le pen­sar y creer, es que es­tán ha­cien­do al­go mal que es­tá afec­tan­do a su pa­dre o ma­dre.

Edú­ca­lo so­bre lo que es la de­pre­sión y cuá­les son los sín­to­mas.

Brín­da­le se­gu­ri­dad, que en­tien­da que la si­tua­ción no afec­ta­rá el amor y los cui­da­dos que re­ci­be.

Se tie­ne que tra­tar el te­ma co­mo al­go que es re­la­cio­na­do a la sa­lud, co­mo cual­quier otro pro­ble­ma, por ejem­plo, del co­ra­zón, so­bre­pe­so o azú­car. Hay que lle­var el pro­ble­ma a al­go que se pue­da ha­blar abier­ta­men­te en la fa­mi­lia y ha­cer que ese me­nor se sien­ta par­tí­ci­pe de la sa­na­ción.

La con­di­ción no se pue­de ocul­tar. No se pue­de es­con­der esa reali­dad y no se le pue­de de­cir al ni­ño que no ha­ble del te­ma con otras per­so­nas, por­que en­ton­ces pen­sa­rá que lo que es­tá pa­san­do es ne­ga­ti­vo.

Hay que dar­le mu­cho amor y apo­yo al ni­ño, por­que, usual­men­te, ese pa­dre que es­tá en de­pre­sión em­pie­za a pa­sar­le al me­nor todas sus in­se­gu­ri­da­des, su ba­ja autoestima y su vi­sión del mun­do ne­ga­ti­vo. Co­mo pa­re­ja o co­mo abue­lo u otro miem­bro en ese en­torno fa­mi­liar, hay que ase­gu­rar­se de lle­var el men­sa­je con­tra­rio que ese pa­dre o ma­dre en­fer­mo po­dría es­tar lle­ván­do­le al ni­ño.

Ase­gú­ra­le que, al fin y al ca­bo, to­do va es­tar bien y que se es­tá ha­cien­do to­do pa­ra que su pa­pá o ma­má es­té bien. Ade­más, que siem­pre vas a es­tar ahí pa­ra él.

Bús­ca­le ayu­da o apo­yo psi­co­ló­gi­co. En oca­sio­nes, el ni­ño no se atre­ve a ex­pre­sar­se en su ho­gar, por te­mor a crear más pro­ble­mas, y ne­ce­si­ta a un pro­fe­sio­nal con el que pue­da ha­blar so­bre las emo­cio­nes que sien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.