AL­TI­BA­JOS DEL ÁNI­MO

Por Dentro - - PARE SECCION JAS AQUÍ - POR Francisco Ja­vier Díaz francisco.diaz@gfrme­dia.com

Có­mo man­te­ner una re­la­ción de pa­re­ja sa­lu­da­ble cuan­do uno de los dos su­fre el tras­torno bi­po­lar

Una re­la­ción de pa­re­ja re­quie­re mu­cho amor, pa­cien­cia y comunicación pa­ra sor­tear los desafíos que lle­gan con la con­vi­ven­cia, con la crian­za de los hi­jos, las re­la­cio­nes con la fa­mi­lia, en­tre otras tan­tas si­tua­cio­nes, que po­nen a prue­ba el víncu­lo.

Ima­gí­na­te, en­ton­ces, cuán re­tan­te po­dría ser esa re­la­ción si al­guno de los dos tie­ne cam­bios inu­sua­les en su es­ta­do de áni­mo y com­pli­ca­cio­nes pa­ra el con­trol de sus emo­cio­nes, es de­cir, es diag­nos­ti­ca­do con el tras­torno bi­po­lar.

Se tra­ta de una afec­ción men­tal gra­ve que lle­va a la per­so­na a sen­tir­se, en oca­sio­nes, muy fe­liz y ani­ma­do, sien­do más ener­gé­ti­co y ac­ti­vo de lo nor­mal. En es­te ca­so, es­te com­por­ta­mien­to se le co­no­ce co­mo un epi­so­dio ma­nía­co. Aho­ra bien, lue­go de unas se­ma­nas, la per­so­na po­dría pa­sar a sen­tir­se bien tris­te, de­pri­mi­da, con po­ca ener­gía y me­nos ac­ti­va de lo ha­bi­tual. A es­to se le co­no­ce co­mo un epi­so­dio de­pre­si­vo. Es­ta con­di­ción, que tam­bién se le lla­ma en­fer­me­dad ma­nía­co-de­pre­si­va, es muy com­pli­ca­da de diag­nos­ti­car, por lo que es muy po­si­ble que mu­chas per­so­nas la ten­gan, pe­ro no lo se­pan. Es­te des­co­no­ci­mien­to po­dría pro­vo­car pro­ble­mas en­tre las pa­re­jas.

“Cuan­do una per­so­na es­tá pa­san­do por un epi­so­dio ma­nía­co, por ejem­plo, es po­si­ble que la pa­re­ja no en­tien­da por qué es­tá ele­va­da, por qué gas­tó tan­to di­ne­ro, por qué lle­vó a ca­bo ac­cio­nes que es­tán fue­ra de su ca­rác­ter, por qué es­tá dis­cu­tien­do y pe­lean­do to­do el tiem­po, en­tre otros de­ta­lles”, in­di­ca el doc­tor Ángel Mar­tí­nez Iri­zarry, psi­quia­tra de adultos, con una sub­es­pe­cia­li­za­ción en ni­ños y ado­les­cen­tes, del Hos­pi­tal Pa­na­me­ri­cano. “Es muy im­por­tan­te que si la pa­re­ja no­ta que la per­so­na es­tá ac­tuan­do de ma­ne­ra muy inusual, lo con­ven­za ir a un pro­fe­sio­nal de sa­lud men­tal”, en­fa­ti­za.

Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Psy­cho­logy To­day, en no­viem­bre de 2003, el 90 % de las per­so­nas con tras­torno bi­po­lar que se ca­san ter­mi­nan di­vor­cia­dos; re­sul­ta­do que el psi­quia­tra Mar­tí­nez Iri­zarry en­tien­de que se de­be al des­co­no­ci­mien­to de la pa­re­ja pa­ra tra­tar al pa­cien­te en mo­men­tos en que tie­ne esas subidas y ba­ja­das en su es­ta­do de áni­mo. De he­cho, se­gún el es­tu­dio “Vi­vien­do con el tras­torno bi­po­lar: el im­pac­to so­bre los pa­cien­tes, cón­yu­ges y su re­la­ción ma­ri­tal”, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Bi­po­lar Di­sor­ders en el 2016, da­das las al­tas ta­sas de di­vor­cio y la vo­la­ti­li­dad de es­tas re­la­cio­nes, los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud men­tal de­ben pro­por­cio­nar apo­yo emo­cio­nal y prác­ti­co tan­to pa­ra los pa­cien­tes co­mo a sus cón­yu­ges.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.