PAZ IN­TE­RIOR ¿DIFÍCIL DE AL­CAN­ZAR? PUE­DE QUE NO

Por Dentro - - SECCIONCOACH DE AQUÍVIDA -

fen­de­mos de ma­ne­ra ce­lo­sa y nos ce­rra­mos a nue­vas pro­pues­tas”.

“Pen­sa­mos: sí, sue­nan bien, pe­ro no se ajus­tan a la reali­dad. La reali­dad es du­ra. Hay que sa­lir, hay que lu­char con la vi­da y eso otro es­tá bien pe­ro ra­cio­nal­men­te no fun­cio­na, es­to no me sir­ve. Es­ta­mos ob­se­sio­na­dos por de­fen­der nues­tra pos­tu­ra, pe­ro no so­mos ca­pa­ces de ver que protegerlas nos cau­sa do­lor y nos ale­ja de la po­si­bi­li­dad de per­mi­tir el amor”, ar­gu­men­ta.

“Pien­sa en al­gu­na si­tua­ción de con­flic­to y re­co­no­ce có­mo lo que fuer­za su su­fri­mien­to es la ne­ce­si­dad de que­rer te­ner la ra­zón co­mo tu gran ver­dad”, sen­ten­cia.

Es­ta fal­ta de fle­xi­bi­li­dad se con­vier­te, a su jui­cio, en un obs­tácu­lo en el ca­mino ha­cia la calma in­te­rior, co­mo tam­bién lo son la cul­pa y la ver­güen­za.

“Cuan­do vi­vi­mos con ver­güen­za, en­con­tra­mos que te­ne­mos pocas po­si­bi­li­da­des”. Por­que la ver­güen­za se­gún Llamas, es una co­rrien­te cons­tan­te en nues­tras vi­das “que de­li­nea nues­tra ma­ne­ra de en­ten­der­la, que nos lle­va a pen­sar siem­pre que no im­por­ta­mos, que no so­mos me­re­ce­do­res”.

La ver­güen­za, en su opi­nión, nos ha­ce sen­tir que hay una fa­lla en no­so­tros, en có­mo so­mos, y que es irre­me­dia­ble y mi­na la au­to­es­ti­ma, y “mu­chos vi­vi­mos con­de­nán­do­nos a no­so­tros mis­mos por nues­tros erro­res” .

Y la cul­pa, aña­de, es pri­ma her­ma­na de la ver­güen­za. Tie­ne que ver con el com­por­ta­mien­to: “hi­ce al­go ma­lo, me ten­go que re­ga­ñar y ten­go que…”

“La cul­pa y la ver­güen­za exis­ten en nues­tro len­gua­je, creen­cias, pen­sa­mien­tos, jui­cios… Y pa­ra li­be­rar­nos de am­bos hay que mi­rar den­tro de no­so­tros, bus­car qué fue lo que im­preg­nó ese diá­lo­go in­terno…”, afir­ma.

Ex­pli­ca en su nue­vo li­bro Li­bé­ra­te que en mu­chas cul­tu­ras vi­vi­mos acos­tum­bra­dos a iden­ti­fi­car­nos con nues­tras eti­que­tas (ma­dre, her­ma­nos, na­cio­na­li­dad, edad, mu­jer, di­vor­cia­do, je­fe, em­plea­do…). Y cuan­do de­ja­mos ir es­tas iden­ti­fi­ca­cio­nes del mun­do, la con­cien­cia, “lo que so­mos, nos li­be­ra, pa­ra ver­nos des­de una pers­pec­ti­va ma­yor y así re­la­cio­nar­los con otros, fue­ra de los ro­les y los con­di­cio­na­mien­tos”.

“Al crear el es­pa­cio in­te­rior ne­ce­sa­rio fue­ra de lo que cree­mos ser, fue­ra de cual­quier jui­cio, se pre­sen­ta la po­si­bi­li­dad de la paz in­te­rior”. (EFE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.