UN RE­TO DE­CI­DIR SO­BRE LA LI­BER­TAD DE OTRO

Téc­ni­co so­cio­pe­nal com­par­te sus ex­pe­rien­cias tras 21 años en la pro­fe­sión

Primera Hora - - TUS NOTICIAS - FEMMY IRIZARRY ÁL­VA­REZ fi­ri­zarry@pri­me­raho­ra.com

“Yo par­to de la pre­mi­sa de que ca­da per­so­na que lle­ga a mí, ca­da con­vic­to pa­ra el que yo pue­da dis­po­ner los me­dios pa­ra que se reha­bi­li­te, es una víc­ti­ma me­nos”.

Ca­da vez que pre­pa­ra un in­for­me, o se sien­ta a de­cla­rar en un jui­cio o vista, el téc­ni­co so­cio­pe­nal Carlos Fi­gue­roa, lo pri­me­ro que le pi­de a Dios es que lo ayu­de “a ser jus­to, mi­se­ri­cor­dio­so y que me dé la sa­bi­du­ría pa­ra po­der to­mar de­ci­sio­nes, por­que co­mo per­so­na es­toy de­ci­dien­do so­bre la li­ber­tad del otro”.

Fi­gue­roa lle­va 21 años ejer­cien­do esa pro­fe­sión, que le ha de­ja­do ex­pe­rien­cias pla­cen­te­ras y otras un po­co amar­gas.

El so­ció­lo­go, quien tam­bién for­ma par­te de la Sa­la Es­pe­cia­li­za­da en Ca­sos de Vio­len­cia Do­més­ti­ca en San Juan, ha ser­vi­do de en­la­ce por los úl­ti­mos cua­tro años en­tre el tri­bu­nal y cien­tos de víc­ti­mas y vic­ti­ma­rios. Y sa­be que tie­ne que de­fen­der los de­re­chos que co­bi­jan a am­bos.

Ase­gu­ra que cree en la reha­bi­li­ta­ción.

“Ca­da vez que se reha­bi­li­ta un con­vic­to es una ga­ran­tía pa­ra la so­cie­dad de que esa per­so­na, en su ma­yo­ría, no vol­ve­rá a co­me­ter un de­li­to, no vol­ve­rá a las­ti­mar a al­gu­na per­so­na. Si una per­so­na es in­gre­sa­da en una ins­ti­tu­ción, tam­bién es ga­ran­tía de que, por lo me­nos por un tiem­po, no va a las­ti­mar a otras per­so­nas”, ase­gu­ró.

En cuan­to a su la­bor, Fi­gue­roa, que tie­ne sen­das es­pe­cia­li­za­cio­nes en cri­mi­no­lo­gía y pe­no­lo­gía, acep­ta que es en la ca­lle “don­de uno apren­de”.

“Cuan­do yo lle­gué aquí real­men­te no sa­bía qué iba a ha­cer y a lo que me iba a en­fren­tar. Con el co­rrer de los años tu­ve la ex­pe­rien­cia de po­der con­fron­tar la reali­dad que va sur­gien­do de la en­tre­vis­ta, de la in­ves­ti­ga­ción, del aná­li­sis de las per­so­nas que han si­do con­vic­tas por de­li­tos en los tri­bu­na­les”, ex­pli­có.

Has­ta él lle­gan per­so­nas que lu­chan por “el pri­vi­le­gio” de es­tar en la li­bre co­mu­ni­dad en vez de cum­plir sen­ten­cia en una pri­sión.

“Son re­fe­ri­dos pa­ra ser in­ves­ti­ga­dos o su­per­vi­sa­dos. Eso es un de­re­cho que le pro­vee la ley”, di­jo.

El téc­ni­co so­cio­pe­nal eva­lúa dos ele­men­tos: si hay po­si­bi­li­dad de que la per­so­na se reha­bi­li­te den­tro de un pro­ce­so de su­per­vi­sión, o si esa per­so­na, en la li­bre co­mu­ni­dad, no va a re­pre­sen­tar un ries­go pa­ra él, pa­ra la so­cie­dad o pa­ra la víc­ti­ma del de­li­to.

¿Hay mu­cha reha­bi­li­ta­ción?

Sí. Mi ex­pe­rien­cia es que los me­nos lle­gan a la cár­cel y los más son los que se man­tie­nen en pro­ba­to­rias que les ofre­ce el es­ta­do.

Co­mo par­te de sus la­bo­res, Fi­gue­roa ex­plo­ra con el en­tre­vis­ta­do des­de su ni­ñez has­ta, por ejem­plo, su his­to­rial ma­tri­mo­nial.

“La Ley de Sen­ten­cia Sus­pen­di­da me obli­ga a pre­pa­rar un his­to­rial so­cial de la per­so­na. De ahí sa­co una ra­dio­gra­fía, por­que el juez no la co­no­ce… sa­be que es una per­so­na que vino acu­sa­da de un de­li­to”, ex­pli­có.

El fun­cio­na­rio di­ce que ha vis­to “des­de un em­pu­jón, un mal­tra­to ver­bal o de me­nos­pre­cio de la dig­ni­dad hu­ma­na… don­de un su­je­to se vis­te de nin­ja y se tre­pa en el te­cho de la ca­sa, que in­ter­cep­ta la lla­ma­da te­le­fó­ni­ca o le da se­gui­mien­to con un lock a una per­so­na… agre­sio­nes que han pro­vo­ca­do da­ños fí­si­cos irre­pa­ra­bles”.

Mien­tras, elo­gió la exis­ten­cia de la Sa­la Es­pe­cia­li­za­da de Ca­sos de Vio­len­cia Do­més­ti­ca por­que “per­mi­te agi­li­zar las ac­cio­nes que no­so­tros po­da­mos eje­cu­tar en un mo­men­to da­do que exis­ta la po­si­bi­li­dad de una nue­va agre­sión, de que es­ta per­so­na ha­ya si­do ace­cha­da, re­vic­ti­mi­za­da…”

¿Có­mo us­ted se cu­bre emo­cio­nal­men­te?

“Yo soy de­por­tis­ta, soy ins­truc­tor de ar­tes mar­cia­les y eso me ayu­da a ali­viar mu­cha de la pre­sión. Y mi re­la­ción con Dios. Soy una per­so­na que ne­ce­si­ta a Dios”, ase­gu­ró.

Ca­da vez que se reha­bi­li­ta un con­vic­to es una ga­ran­tía pa­ra la so­cie­dad de que esa per­so­na, en su ma­yo­ría, no vol­ve­rá a co­me­ter un de­li­to, no vol­ve­rá a las­ti­mar a al­gu­na per­so­na”

CARLOS FI­GUE­ROA / TÉC­NI­CO SO­CIO­PE­NAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.