CA­SAS SE­GU­RAS PA­RA LOÍZA

Lle­van orien­ta­ción a la co­mu­ni­dad

Primera Hora - - PORTADA - NYDIA BAUZÁ nbau­za@pri­me­raho­ra.com

Luis Alon­so Díaz agra­de­ció ayer la so­li­da­ri­dad de gen­te de to­dos los rin­co­nes del País, lue­go que fue tes­ti­go con su es­po­sa y sus tres hi­jos del mo­men­to en que su hu­mil­de ca­sa de ma­de­ra y zinc, fue aplas­ta­da por un enor­me árbol de pa­na, en me­dio de los vien­tos del hu­ra­cán Ir­ma.

“Ha ve­ni­do gen­te de to­da la Is­la a traer­nos ro­pa y co­mi­da. El pue­blo se ha des­bor­da­do y yo es­toy bien agra­de­ci­do. Hay mu­cha gen­te bue­na. Lo di­go yo, que lo es­toy vi­vien­do”, sos­tu­vo Alon­so Díaz, cu­yo ca­so en el sec­tor Los Aya­la, en el ba­rrio Me­dia­nía Al­ta, fue re­se­ña­do la pa­sa­da se­ma­na en Pri­me­ra Ho­ra.

“Des­de el otro día del re­por­ta­je, per­so­nas de dis­tin­tos pue­blos quie­ren ve­nir a co­no­cer a mis hi­jos. Hoy (ayer) vino Wil­son Ji­mé­nez, de Añas­co, y nos tra­jo la me­di­ci­na del ne­ne”, re­la­tó con­mo­vi­do el hom­bre, quien di­jo que aguar­da por­que Loíza sea de­cla­ra­do zo­na de desas­tre pa­ra re­cons­truir su vi­vien­da, de cua­li­fi­car pa­ra los fon­dos de la Agen­cia Fe­de­ral de Ma­ne­jo de Emer­gen­cias (FEMA).

Díaz, quien si­gue alo­ja­do con su fa­mi­lia en la ca­sa de un pri­mo, don­de la fa­mi­lia se re­fu­gió el día del ci­clón, fue vi­si­ta­do tam­bién ayer por la ar­qui­tec­ta As­trid Díaz.

Jun­to a un gru­po de es­tu­dian­tes de ar­qui­tec­tu­ra e in­ge­nie­ría de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Ri­co y la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca ins­pec­cio­na­ron va­rias de las re­si­den­cias afec­ta­das en el mu­ni­ci­pio cos­te­ro, que fue azo­ta­do por los vien­tos del hu­ra­cán.

“Me im­pac­tó la his­to­ria de es­ta fa­mi­lia, que re­fu­gia­dos en otra ca­sa, vie­ron de­rrum­bar­se la su­ya y que sus ni­ños llo­ra­ban mien­tras la veían caer pa­ra lue­go bus­car sus ju­gue­tes en­tre los es­com­bros”, sos­tu­vo Díaz.

“Cas­co Ti­me” te da los con­se­jos

La ar­qui­tec­ta co­men­zó ayer en Loíza la bri­ga­da “Cas­co Ti­me”, que pre­ten­de orien­tar a la ciu­da­da­nía pa­ra “re­cons­truir con se­gu­ri­dad a Puer­to Ri­co”.

Díaz re­co­men­dó a los loi­ce­ños que al res­tau­rar sus vi­vien­das de ma­de­ra y zinc, el bal­cón es­té se­pa­ra­do del res­to de la es­truc­tu­ra.

“Es un error que se co­me­te en to­do Puer­to Ri­co. Los te­chos son con­ti­nuos y ca­da es­pa­cio de­be te­ner su pro­pio te­cho en ca­so de que por al­gu­na ra­zón se le­van­te uno los te­chos, no se afec­te to­da la es­truc­tu­ra”, ex­pli­có la ar­qui­tec­ta.

Re­co­men­dó tam­bién los te­chos de dos aguas y que las per­so­nas uti­li­cen an­cla­jes pa­ra dar­le ma­yor so­por­te a las estructuras.

“Es­ta­mos lle­van­do es­te men­sa­je de que la tran­qui­li­dad y la vi­da no tie­nen pre­cio, que ten­ga­mos un Puer­to Ri­co más fuer­te y que cons­tru­ya­mos bien”, sos­tu­vo Díaz.

“Hay erro­res de di­se­ño. Has­ta el mo­men­to, las ca­sas que he­mos vis­to no tie­nen an­cla­jes. No es que cam­bie­mos la esen­cia de las ca­sas, por­que es la per­so­na­li­dad de la fa­mi­lia, pe­ro hay que re­cons­truir bien”, aña­dió.

Los es­tu­dian­tes tam­bién ob­ser­va­ron la fal­ta de za­pa­tas en al­gu­nas de las ca­sas ins­pec­cio­na­das.

“Lo que no­to del da­ño de aque­lla ca­sa que se in­cli­nó es la fal­ta de za­pa­ta y en otra, es que las pa­re­des son de plan­chas de ma­de­ra sin re­fuer­zos es­truc­tu­ra­les”, in­di­có la es­tu­dian­te Re­be­ca Gon­zá­lez, de la UPR-Río Pie­dras.

En el re­co­rri­do, la bri­ga­da ins­pec­cio­nó el ta­ller de ar­te­sa­nía de la Fa­mi­lia Aya­la, que perdió par­te del pla­fón de zinc; otras dos re­si­den­cias en el sec­tor Me­dia­nía Al­ta, así co­mo ca­sas en el sec­tor Las Ca­rre­ras, Vie­que­ci­to y Par­ce­las Suá­rez.

... que ten­ga­mos un PR más fuer­te y que cons­tru­ya­mos bien”

AS­TRID DÍAZ

AR­QUI­TEC­TA

Luis Alon­so Díaz, quien no de­ja de agra­de­cer el apo­yo de la gen­te, perdió su ca­sa du­ran­te el pa­so de Ir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.