SU VI­VIEN­DA QUE­DÓ RE­DU­CI­DA A CE­NI­ZAS

Ve­cino de Mi­ra­flo­res pier­de su ho­gar cuan­do lle­gó la luz tras el pa­so del hu­ra­cán Ir­ma y ocu­rrió un cor­to­cir­cui­to

Primera Hora - - TUS NOTICIAS - FEMMY IRIZARRY ÁL­VA­REZ fi­ri­zarry@pri­me­raho­ra.com

ARECIBO. Al que da lo que tie­ne… se le mul­ti­pli­can las co­sas.

Abdiel Collazo Ri­ve­ra, ve­cino del ba­rrio Mi­ra­flo­res, lo perdió to­do el sá­ba­do pa­sa­do lue­go que un cor­to­cir­cui­to pro­vo­ca­ra un in­cen­dio, tras lle­gar la luz, que con­su­mió su ca­sa de ma­de­ra y zinc.

No bien los bomberos ha­bían apa­ga­do el fue­go -es­tos lle­ga­ron rá­pi­do a la es­ce­na-, una ve­ci­na lle­gó con co­mi­da, otros con ro­pa, y mu­chos más con ar­tícu­los de pri­me­ra ne­ce­si­dad.

Es que el ve­cino del sec­tor Biá­fa­ra, se­gún di­ce su pa­dre Rey­nal­do Collazo, siem­pre es­tá ayu­dan­do a los de­más.

Abdiel llo­ró emo­cio­na­do du­ran­te la en­tre­vis­ta de Pri­me­ra Ho­ra: en una por­que aún re­cuer­da el si­nies­tro; en otras, por­que pen­só que sus hi­jos es­ta­ban en la vi­vien­da ese día, y las más, por el amor que le han de­mos­tra­do sus ve­ci­nos, ami­gos y des­co­no­ci­dos.

El pa­dre de tres hi­jos ha re­ci­bi­do tan­ta ayu­da que su ma­má Ever L. Ri­ve­ra y su pa­dre es­tán cla­si­fi­can­do los ar­tícu­los pa­ra ayu­dar a otros dam­ni­fi­ca­dos tras el pa­so del hu­ra­cán Ir­ma la se­ma­na pa­sa­da.

Cuan­do ve­nía el hu­ra­cán, Abdiel, que tie­ne a su be­bé de dos años en el hos­pi­tal, ama­rró su ca­sa.

“No pa­só na­da con el hu­ra­cán pe­ro... cuan­do lle­go (a la 1:30 p.m.) lle­ga la luz... Vi una lla­mi­ta pe­que­ña”, na­rró el ve­cino so­bre el mo­men­to en que co­men­zó el fue­go.

Aun­que bus­có un ex­tin­tor que ha­bía afue­ra, es­te no te­nía pre­sión, y en lo que con­se­guía una man­gue­ra, ya no pu­do en­trar por el hu­mo.

En me­dio de la emer­gen­cia le vi­nie­ron a la men­te sus hi­jos, quie­nes ese día es­ta­ban con sus abue­los.

En­tró de­ses­pe­ra­do con la más­ca­ra que usa pa­ra su tra­ba­jo de fu­mi­ga­ción y, tras gri­tar los nom­bres de los me­no­res, re­cor­dó que ellos no es­ta­ban allí.

“Es­to no se lo de­seo a na­die. Es una im­po­ten­cia por­que tú no pue­des ha­cer na­da. Ya lo que tú hi­cis­te se perdió”, con­fe­só al de­cir que ese día su es­po­sa es­ta­ba de cum­plea­ños.

Sin em­bar­go, “ahí mis­mo, apa­gán­do­se el fue­go... la gen­te em­pie­za a lle­gar con ayu­da... (co­mien­za a llo­rar); mi ve­cino lle­gó con di­ne­ro pa­ra mis ne­nes...”, re­cor­dó.

Pen­sa­ti­vo di­jo que “ha ha­bi­do mu­cha tristeza pe­ro apar­te de to­do, mu­cha ri­sa... En mi ca­sa (se es­tá que­dan­do con sus pa­dres) yo no he po­di­do sa­lir por­que to­do el mun­do lle­ga con una bol­si­ta…”, agre­gó.

El are­ci­be­ño in­di­có que en­tre la ayu­da que le ha lle­ga­do

Me que­dé con eso ta­tua­do. Pa­ra mí es un trau­ma. No era una man­sión, pe­ro ahí es­ta­ba mi es­fuer­zo, mi sa­cri­fi­cio, por no emi­grar, pa­ra que­dar­me aquí tra­ba­jan­do”

ABDIEL COLLAZO RI­VE­RA

PER­JU­DI­CA­DO

hay has­ta en­se­res, por eso le di­jo a su ma­dre que hay que ha­cer un in­ven­ta­rio de quié­nes en la co­mu­ni­dad de Pa­lo Blan­co, don­de se crió, ne­ce­si­tan ayu­da pa­ra dar­les. Ar­tícu­los, co­mo el agua, los en­via­ría a paí­ses ve­ci­nos, tam­bién afec­ta­dos.

Otros tam­bién le han da­do una pa­la­bra de apo­yo “y eso pa­ra mi va­le más”.

Abdiel cons­tru­yó la ca­si­ta ha­ce más de dos años, cuan­do co­men­zó con un “cam­per”. Lue­go le fue­ron aña­dien­do cuar­tos mien­tras aho­rra­ba pa­ra cons­truir una vi­vien­da en un so­lar que ubi­ca pa­sos arri­ba.

Pre­ci­sa­men­te el al­cal­de de Arecibo, Car­los Mo­li­na, fue al lu­gar y le ofre­ció ayu­da.

La Cruz Ro­ja tam­bién ayu­dó a la fa­mi­lia.

El per­ju­di­ca­do di­jo que lo más que le in­tere­sa es cons­truir en el te­rreno que ya tie­ne y que es­tá pre­pa­ra­do pa­ra un po­zo sép­ti­co, y que Mo­li­na le dé “el pi­so y la tor­ta”. De lo de­más él se en­car­ga.

Co­mo sa­be que hay mu­cha gen­te que quie­re ayu­dar­los, di­jo que pue­den com­prar al­gún va­le en una fe­rre­te­ría pa­ra así te­ner ma­te­ria­les pa­ra la cons­truc­ción.

Por su par­te, el pa­dre del per­ju­di­ca­do ase­gu­ró que “él lo que tie­ne es lo que ha sem­bra’o... Ese ni­ño (Abdiel, de 28 años) ha si­do com­pa­si­vo des­de pe­que­ño”.

Tan­to Rey­nal­do co­mo Ever coin­ci­den en que lo más im­por­tan­te que le han da­do a sus hi­jos, in­clu­yen­do a su otra hi­ja Ta­nia que vi­ve en Bos­ton y que des­de allá ha ayu­da­do, es el ejem­plo.

“Lo que nos han vis­to es lu­char, arran­car des­de ce­ro”, ma­ni­fes­tó Rey­nal­do quien lue­go de te­ner ne­go­cio pro­pio tra­ba­ja aho­ra de car­ci­ne­ro en un su­per­mer­ca­do.

“Es­ta­mos ahí con él full. Co­ci­na­mos. El que lle­ga co­me... La ca­sa no se va­cía. Co­mo di­ce él, te­ne­mos que ha­cer un in­ven­ta­rio pa­ra ben­de­cir a otras per­so­nas”, di­jo la ma­dre de Abdiel, quien agre­ga que en su tra­ba­jo de re­pos­te­ra, en un su­per­mer­ca­do, tam­bién los han ayu­da­do.

El nú­me­ro de Abdiel es el 787-381-3953.

UNA

PE­SA­DI­LLA

Abdiel Collazo Ri­ve­ra di­jo que lo más que ne­ce­si­ta aho­ra es ayu­da pa­ra cons­truir el pi­so y el te­cho de la re­si­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.