Que no ca­mi­ne so­la nues­tra ju­ven­tud

Primera Hora - - TUS NOTICIAS - AL­VIN BÁEZ DI­REC­TOR CEN­TRO DE CON­SE­JE­RÍA PRO­FE­SIO­NAL PUCPR

Una vez nues­tros hi­jos al­can­zan la edad pa­ra en­trar a la uni­ver­si­dad, lo sa­lu­da­ble es ayu­dar­los pa­ra que lo­gren una tran­si­ción a la in­de­pen­den­cia.

Sin em­bar­go, en es­tos tiem­pos tur­bu­len­tos, nues­tros jó­ve­nes pue­den ex­pe­ri­men­tar te­mo­res que no­so­tros no ne­ce­sa­ria­men­te en­fren­ta­mos por­que las ex­pec­ta­ti­vas que se tie­nen de ellos son mu­cho ma­yo­res, lo que tam­bién ge­ne­ra una car­ga más fuer­te.

Con fre­cuen­cia se es­cu­chan vo­ces afir­man­do que los jó­ve­nes son la esperanza pa­ra le­van­tar al País. A esta res­pon­sa­bi­li­dad que se po­ne so­bre sus hombros se su­man to­dos los cam­bios tí­pi­cos de esta eta­pa: los nue­vos re­tos aca­dé­mi­cos y eco­nó­mi­cos, así co­mo los cam­bios emo­cio­na­les que mu­chos en­fren­tan al qui­zá vi­vir le­jos de ca­sa por primera vez.

No son car­gas li­via­nas. Por eso es im­pres­cin­di­ble que, en ese cru­ce ha­cia la in­de­pen­den­cia y la adul­tez, no se que- den so­los.

Las uni­ver­si­da­des en­fren­tan una reali­dad: mu­chos jó­ve­nes de nue­vo in­gre­so no aprueban su pri­mer año de es­tu­dios de­bi­do a las pre­sio­nes y nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des en las que los su­mer­ge la vi­da uni­ver­si­ta­ria.

Esta nue­va ge­ne­ra­ción de estudiantes vi­ve cam­bios ver­ti­gi­no­sos, tan­to tec­no­ló­gi­cos co­mo so­cio­po­lí­ti­cos. To­do es­to en­mar­ca­do en una cri­sis fis­cal ago­bian­te, lo que nos obli­ga a es­tar aten­tos a ellos, por­que co­rre­mos el ries­go de que no desa­rro­llen su po­ten­cial y se rin­dan sin lo­grar sus me­tas.

El es­tu­dian­te de nue­vo in­gre­so ini­cia una nue­va eta­pa en su vi­da. Cie­rra 12 o 13 años de una vi­da es­co­lar pro­te­gi­da y su­per­vi­sa­da. Aho­ra es un jo­ven adul­to que co­mien­za a con­tro­lar sus de­ci­sio­nes y a dar­le for­ma a su fu­tu­ro. Mu­chos se en­fren­tan a la dis­yun­ti­va de que­dar­se en la Is­la, con to­das las di­fi­cul­ta­des que eso re­pre­sen­ta en la ac­tual si­tua­ción que Puer­to Ri­co vi­ve, o arries­gar­se a emi­grar, con to­das las im­pli­ca­cio­nes que con­lle­va ale­jar­se de la fa­mi­lia. Son de­ci­sio­nes di­fí­ci­les pa­ra un jo­ven que es­tá en pleno de­sa­rro­llo de su ma­du­rez emo­cio­nal.

Por eso, hoy más que nun­ca es res­pon­sa­bi­li­dad de las fa­mi­lias, de las co­mu­ni­da­des y de las uni­ver­si­da­des, el pro­veer­les es­pa­cios de diá­lo­go y he­rra­mien­tas de apo­yo. Se de­ben crear pro­gra­mas que les ofrez­can la so­li­da­ri­dad que ne­ce­si­tan pa­ra en­fren­tar es­tos cam­bios.

Hay que te­ner fe en esta ge­ne­ra­ción. Ellos sí pue­den ser la esperanza que el País ne­ce­si­ta pa­ra le­van­tar­se.

Sin em­bar­go, to­dos, y en par­ti­cu­lar las uni­ver­si­da­des, te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­veer­les los re­cur­sos y el apo­yo ne­ce­sa­rio pa­ra que lo­gren sus me­tas. Ellos ca­mi­nan ha­cia su fu­tu­ro y no­so­tros con ellos.

Tú po­drías for­mar par­te de es­te es­pa­cio de ex­pre­sión de te­ma li­bre. En­vía­nos tu co­la­bo­ra­ción a:

leo­nor.mu­le­ro@gfrme­dia.com. La ex­ten­sión de­be ser de un má­xi­mo de 650 pa­la­bras. To­dos los ma­te­ria­les re­ci­bi­dos pa­sa­rán por un pro­ce­so de eva­lua­ción y no exis­te ga­ran­tía de pu­bli­ca­ción.

“Esta nue­va ge­ne­ra­ción de estudiantes vi­ve cam­bios ver­ti­gi­no­sos, tan­to tec­no­ló­gi­cos co­mo so­cio­po­lí­ti­cos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.