A lar­ga dis­tan­cia

Primera Hora - - TUS DEPORTES - JOR­GE L. PÉ­REZ CEUYOYI@HOT­MAIL.COM

El ve­te­rano en­tre­na­dor y ma­ne­ja­dor de bo­xea­do­res ca­güe­ño, Or­lan­do Piñero ha te­ni­do otros cam­peo­nes mun­dia­les.

Co­mo en­tre­na­dor, se le co­no­ce tal vez prin­ci­pal­men­te por su re­la­ción con el bi­cam­peón Juan­ma Ló­pez, pe­ro an­tes tu­vo en sus ma­nos a Alex ‘El Ne­ne’ Sán­chez y más re­cien­te­men­te, co­mo ma­ne­ja­dor, a McJoe Arro­yo.

Pe­ro la pe­lea de esta no­che en el MGM Grand de Las Ve­gas, en la que el ca­güe­ño Je­sús Ro­jas (25-1-2 y 18) irá en pos del ce­tro pluma in­te­ri­no de la Aso­cia­ción Mun­dial de Bo­xeo (AMB) con­tra el zur­do do­mi­ni­cano Clau­dio Ma­rre­ro (22-1 y 16) en una car­te­le­ra de la Gol­den Boy Pro­mo­tions de Os­car de la Ho­ya que se­rá trans­mi­ti­da por ESPN2 y ESPN De­por­tes, re­ves­tía una im­por­tan­cia es­pe­cial pa­ra él.

Más que na­da por­que, pe­se a su gran ta­len­to, Ro­jas, ya con 30 años, lle­va­ba tiem­po vien­do có­mo pe­lea­do­res de me­nor ta­len­to pa­sa­ban vo­lan­do so­bre él pa­ra ate­rri­zar en opor­tu­ni­da­des ti­tu­la­res bien ne­go­cia­das, pe­ro po­co me­re­ci­das.

“Esa fue mi ter­ce­ra eli­mi­na­to­ria”, di­jo el pro­pio Ro­jas lue­go del triun­fo por no­caut so­bre el in­vic­to Abraham Ló­pez en ma­yo que fi­nal­men­te con­du­jo a su opor­tu­ni­dad de esta no­che.

“Si se me per­do­na la ex­pre­sión, es­to ha si­do un tra­ba­jo du­ro, a pu­ro co­jón”, agre­gó.

“De to­dos mo­dos voy a par­ti­ci­par y voy a po­der ce­le­brar con ellos ese cuarto cam­peo­na­to”

Du­ran­te esa lar­ga ru­ta, Je­sús in­clu­so tu­vo que su­pe­rar, en oc­tu­bre de 2013, la muer­te de su pa­dre, a quien él siem­pre de­di­ca sus pe­leas.

Por to­das esas ra­zo­nes, a Piñero, de 69 años, le en­tu­sias­ma­ba la idea de es­tar en su es­qui­na esta no­che jun­to al en­tre­na­dor-je­fe, Alex Ca­ra­ba­llo, quien pre­pa­ra a Je­sús en el gim­na­sio Cheo Apon­te, de Ca­guas, que el pro­pio Or­lan­do ad­mi­nis­tra des­de ha­ce años.

Sin em­bar­go, no po­drá ser así.

Días atrás, Or­lan­do, quien tie­ne un prós­pe­ro ne­go­cio de ho­ja­la­te­ría y por con­si­guien­te nun­ca ha te­ni­do que vi­vir del bo­xeo, ayu­da­ba a po­ner­le un te­cho a una edi­fi­ca­ción que él pre­pa­ra­ba en una fin­ca, pre­pa­rán­do­lo pa­ra que las fa­mi­lias de sus hi­jos hi­cie­ran sus fiestas allí. Pe­ro a una de las plan­chas de zinc la te­nían su­je­ta­da con unos blo­ques y al mo­ver­la, ol­vi­dán­do­se del blo­que, es­te le ca­yó en­ci­ma, gol­peán­do­le en la ca­be­za.

“Caí muer­to”, di­jo Or­lan­do. “Tu­ve frac­tu­ra cra­neal y pa­sé dos días en Cen­tro Mé­di­co”.

Hom­bre fuer­te to­da la vi­da, su re­cu­pe­ra­ción fue ca­si ins­tan­tá­nea, pe­ro el ac­ci­den­te sí tu­vo un efec­to de­vas­ta­dor: “El mé­di­co me prohi­bió via­jar. Di­ce que se me pue­de afec­tar la pre­sión por la al­tu­ra”.

Pe­ro ya Or­lan­do buscó la so­lu­ción: “Mi hi­jo Or­lan­di­to me va a rem­pla­zar en el via­je y en la es­qui­na y me di­jo que va a es­tar en co­mu­ni­ca­ción te­le­fó­ni­ca con­mi­go du­ran­te la pe­lea, pa­ra que yo pue­da apor­tar to­do lo que yo quie­ra”.

“O sea, que de to­dos mo­dos voy a par­ti­ci­par y voy a po­der ce­le­brar con ellos ese cuarto cam­peo­na­to”, con­clu­yó.

Y eso muy bien va­le un do­lor de ca­be­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.