APREN­DEN A VI­VIR EN LA ES­CUE­LA

Fa­mi­lias en­cuen­tran re­fu­gio en plan­tel aban­do­na­do en el ba­rrio Pal­ma­ri­to en Co­ro­zal

Primera Hora - - PORTADA - BRENDA I. PEÑA LÓ­PEZ bpe­na@pri­me­raho­ra.com

CO­RO­ZAL. Yed­diel José mue­ve sus bra­ci­tos y pier­nas con exal­ta­ción des­de un col­chón in­fla­ble, co­lo­ca­do en el sue­lo. Al la­do de­re­cho, es­tá ubi­ca­da la ca­ma de una pla­za don­de duer­men sus pro­ge­ni­to­res, Jea­ra­liz Mal­do­na­do Ma­rre­ro y José Noel Al­ba­la­de­jo Peña.

A la iz­quier­da, pe­ga­da a la pa­red, es­tá su cu­na, la que sus pro­ge­ni­to­res lo­gra­ron res­ca­tar de en­tre las po­cas pie­zas ser­vi­bles que que­da­ron en su vi­vien­da, tras el azo­te en Puer­to Ri­co del hu­ra­cán Ma­ría.

El pe­que­ño de 5 me­ses de na­ci­do son­ríe y bal­bu­cea ig­no­ran­te de que su ho­gar des­de hace 22 días es el sa­lón de kín­der de una es­cue­la aban­do­na­da en el ba­rrio Pal­ma­ri­to.

Su ma­dre, en con­tras­te, lu­ce ago­ta­da. Sus ojos gri­tan de mie­do an­te la po­si­bi­li­dad de que su ni­ño se en­fer­me, aun­que en su voz pro­yec­te que in­ten­ta man­te­ner la cal­ma.

La fa­mi­lia se mu­dó a la es­cue­la An­to­nio Rivera el jue­ves, 21 de sep­tiem­bre, un día des­pués de que el po­de­ro­so ci­clón tro­pi­cal, que en­tró co­mo ca­te­go­ría 4, de­vas­ta­ra la Is­la y de­ja­ra a mi­les de puer­to­rri­que­ños sin ho­gar.

El plan­tel es uno de los 167 que el De­par­ta­men­to de Edu­ca­ción clau­su­ró en ma­yo pa­sa­do, co­mo par­te de las me­di­das de aus­te­ri­dad.

“Se des­tru­yó to­do, se fue el te­cho. Bueno, per­dí la ca­sa”, co­men­tó la jo­ven ma­dre con re­sig­na­ción.

“Es di­fí­cil por­que uno pier­de sus co­si­tas, con tan­to sa­cri­fi­cio que uno hace pa­ra te­ner­las. Y que se pier­da to­do de la no­che a la ma­ña­na, es bien du­ro”, con­ti­nuó.

A pe­sar de las li­mi­ta­cio­nes, Jea­ra­liz y José Noel se han es­for­za­do por dar­le ca­lor de ho­gar a aquel frío sa­lón por cu­yo te­cho fil­tra el agua cuan­do llue­ve y don­de el olor a hu­me- dad es­tá más que pre­sen­te. El ar­ma­rio de me­tal co­lor cre­ma, don­de los maes­tros sue­len guar­dar sus ma­te­ria­les, lo trans­for­ma­ron en el cló­set del be­bé, y los li­bre­ros, los con­vir­tie­ron en ala­ce­nas, don­de guar­dan los ali­men­tos y ar­tícu­los de pri­me­ra ne­ce­si­dad que les lle­van vo­lun­ta­rios de al­gu­nas igle­sias, per­so­nal del De­par­ta­men­to de la Fa­mi­lia y el re­pre­sen­tan­te Ju­ne Rivera.

Pa­ra pre­pa­rar los ali­men­tos y ca­len­tar el agua pa­ra ba­ñar al ni­ño, el pa­dre, quien es al­ba­ñil, co­nec­tó el gas que que­dó del co­me­dor es­co­lar a una es­tu­fa. Y has­ta una ba­ñe­ra im­pro­vi­só con plan­chas de ma­de­ra que en­con­tró ti­ra­das. Allí no hay ser­vi­cio de ener­gía eléc­tri­ca y el agua lle­ga con es­ca­sa fre­cuen­cia.

La pa­re­ja op­tó por in­va­dir la es­cue­la jun­to a dos fa­mi­lias más por­que con­si­de­ra­ron que allí es­ta­rían más có­mo­dos y pri­va­dos que un re­fu­gio, y que el pe­que­ño es­ta­ría me­nos ex­pues­to al con­ta­gio de al­gu­na en­fer­me­dad.

“En el hu­ra­cán, él es­ta­ba con bron­quio­li­tis; yo lo tu­ve que sa­car así y lle­var­lo con una

doc­to­ra por aquí cer­ca. Ya él es­ta­ba con bron­quio es­pas­mo. Es­ta­ba as­fi­xia­do; me man­da­ron a dar­le te­ra­pia (res­pi­ra­to­ria) de ca­da 15 mi­nu­tos. Él ya es­ta­ba mo­ra­do, bus­can­do ai­re, as­fi­xia­do”, ex­pre­só la ma­má de 20 años mien­tras or­de­na­ba al­gu­nos de los su­mi­nis­tros que les lle­va­ron.

En otra de las au­las, Jenny Ma­rre­ro, her­ma­na de Jea­ra­liz, ha­cía lo pro­pio.

Su ca­sa, una cons­truc­ción de ce­men­to apa­ren­te­men­te se­gu­ra, su­po­nía ser­vir de re­fu­gio pa­ra la her­ma­na, el cu­ña­do y el be­bé has­ta que un des­li­za­mien­to de te­rreno in­va­dió la es­truc­tu­ra y ade­más de da­ñar sus per­te­nen­cias, pu­so en pe­li­gro sus vi­das.

La mu­jer duer­me allí con sus dos hi­jos, Jed­siel y Jed­niel Peña Ma­rre­ro, de 8 y 9 años, res­pec­ti­va­men­te.

“La ca­sa es­tá por den­tro (lle­na de fan­go). Ha llo­vi­do to­dos es­tos días y se ha se­gui­do me­tien­do la tie­rra. (El hu­ra­cán) arran­có las re­jas del fren­te, ex­plo­tó una ven­ta­na, el por­tón de la mar­que­si­na es­tá des­ba­ra­ta­do, lo arran­có de la pa­red”, de­ta­lló.

Jenny ex­pli­có que op­tó por se­guir a su her­ma­na y cu­ña­do al plan­tel de­bi­do que el re­fu­gio más cer­cano en Co­ro­zal le que­da­ba muy le­jos, y el más cer­cano a su vi­vien­da que fi­gu­ra­ba en las lis­tas ofi­cia­les es­ta­ba ce­rra­do.

“No te­nía­mos a don­de más ir… No te­nía­mos don­de vi­vir ni don­de que­dar­nos, y las ca­sas se nos fue­ron por com­ple­to”, afir­mó por su par­te, Vir­gi­nia Berríos Pé­rez, quien ocu­pa jun­tos a sus hi­jos ado­les­cen­tes, Scha­dia y Rey­nal­do Ote­ro Berríos, otro de los sa­lo­nes de la es­cue­la, que ubi­ca en lo al­to de una mon­ta­ña.

“La ca­sa era de ma­de­ra y se fue com­ple­ta. Per­dí to­do lo de aden­tro”, abun­dó la fé­mi­na, que es ve­ci­na de Jea­ra­liz y José Noel.

En­tre lo po­co que pu­do sal­var de los es­com­bros, es­tá su ca­ma, que aun­que su­frió da­ños en la ma­de­ra por la ex­po­si­ción al agua, le sir­ve pa­ra des­can­sar en el os­cu­ro sa­lón, lue­go de ha­ber con­se­gui­do se­car al sol los “ma­tress”.

Vi­vir en una es­cue­la aban­do­na­da no es la si­tua­ción ideal pa­ra nin­gu­na de es­tas fa­mi­lias, pe­ro agra­de­cen po­der per­ma­ne­cer allí has­ta que pue­dan re­cons­truir sus ho­ga­res o en­cuen­tren una al­ter­na­ti­va de vi­vien­da.

“Aho­ra no ten­go don­de es­tar, ten­go que es­tar aquí has­ta que pue­da. Yo es­pe­ro que nos ayu­den, que por lo me­nos, nos den una ayu­da y po­da­mos em­pe­zar a cons­truir otra vez o re­pa­rar lo po­qui­to que po­da­mos res­ca­tar de los ris­cos”, sen­ten­ció Vir­gi­nia.

Mien­tras su hi­ja, de 15 años, lo más que desea es que pue­dan lle­gar a ser “co­mo éra­mos an­tes”.

“La ca­sa es­tá por den­tro (lle­na de fan­go). Ha llo­vi­do to­dos es­tos días y se ha se­gui­do me­tien­do la tie­rra”

JENNY MA­RRE­RO / VE­CI­NA DE CO­RO­ZAL “No te­nía­mos a dón­de más ir… No te­nía­mos dón­de vi­vir ni dón­de que­dar­nos, y las ca­sas se nos fue­ron por com­ple­to”

VIR­GI­NIA BERRÍOS PÉ­REZ / VE­CI­NA DE CO­RO­ZAL “Es di­fí­cil por­que uno pier­de sus co­si­tas, con tan­to sa­cri­fi­cio que uno hace pa­ra te­ner­las”

JEA­RA­LIZ MAL­DO­NA­DO MA­RRE­RO / VE­CI­NA DE CO­RO­ZAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.