PRO­FE­SIO­NA­LES ES­PE­CIA­LES PA­RA PER­SO­NAS NE­CE­SI­TA­DAS

Un gru­po de mé­di­cos, es­tu­dian­tes de en­fer­me­ría, vo­lun­ta­rios y tra­ba­ja­do­res so­cia­les aten­dió a dam­ni­fi­ca­dos en Hu­ma­cao

Primera Hora - - TUS NOTICIAS - BÁR­BA­RA J. FI­GUE­ROA RO­SA bfi­gue­roa@pri­me­raho­ra.com

HU­MA­CAO. Eran po­co más de las 11:00 de la ma­ña­na cuan­do co­men­zó la mi­sión mé­di­ca de un pu­ña­do de ga­le­nos que se dis­po­nían a aten­der de ca­sa en ca­sa a un cen­te­nar de an­cia­nos dam­ni­fi­ca­dos del hu­ra­cán Ma­ría en la co­mu­ni­dad Pun­ta San­tia­go, don­de ayer la so­li­da­ri­dad se con­vir­tió en pro­ta­go­nis­ta de una her­mo­sa his­to­ria sur­gi­da en me­dio de la ad­ver­si­dad.

Tras una bre­ve reu­nión de lo­gís­ti­ca –en la que par­ti­ci­pa­ron sie­te mé­di­cos de hos­pi­ta­les HIMA, 10 es­tu­dian­tes de en­fer­me­ría de EDP University, cua­tro tra­ba­ja­do­res so­cia­les y un ejér­ci­to de vo­lun­ta­rios del Pro­gra­ma de Edu­ca­ción Co­mu­ni­ta­rio de En­tre­ga y Ser­vi­cios (P.E.C.E.S., Inc)- ini­cia­ron las la­bo­res del día.

En­tre los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud es­ta­ba el doc­tor Pe­dro Ca­rrión, a quien la mi­sión lo tras­to­có de so­bre­ma­ne­ra pues, pre­ci­sa­men­te, fue en las Par­ce­las Vie­jas de Pun­ta San­tia­go don­de se crío y re­si­de con su es­po­sa, la tam­bién mé­di­co Xiomara Mal­do­na­do.

Fue con­mo­ve­dor el ni­vel de hu­ma­ni­dad con el que Ca­rrión se di­ri­gía las per­so­nas im­pac­ta­das, en­tre ellas do­ña So­co­rro Ri­ve­ra, una an­cia­na de 85 años, quien lle­va­ba días an­sio­sa por­que no con­si­gue a su mé­di­co de ca­be­ce­ra y só­lo le que­da­ban dos pas­ti­llas pa­ra tra­tar su con­di­ción de pre­sión al­ta.

“Tran­qui­la, So­co­rro, te va­mos a ayu­dar… va­mos a che­quear­te”, di­jo el mé­di­co mien­tras aten­día a la se­ño­ra en una es­qui­na de su ho­gar to­da­vía tras­to­ca­do por las inun­da­cio­nes pro­vo­ca­das por la pe­ne­tra­ción del mar a la co­mu­ni­dad.

Aun­que la pre­sión ar­te­rial de So­co­rro es­ta­ba es­ta­ble, su sa­lud emo­cio­nal es­ta­ba des­com­pen­sa­da. Lu­cía tris­te y de­ses­pe­ra­da. Te­nía ga­nas de llo­rar.

“Ya yo no pue­do más. Sien­to que me voy a vol­ver lo­ca”, ma­ni­fes­tó al mé­di­co que tras con­so­lar­la, hi­zo ges­tio­nes pa­ra lo­ca­li­zar una ayu­da por par­te de pro­fe­sio­na­les de la sa­lud men­tal que la aten­de­rán hoy.

Lue­go el mé­di­co con­ta­ba que en me­dio del am­bien­te de­sola­dor que hay en el barrio, le con­sue­la sa­ber que es­tá apor­tan­do a “un gra­ni­to de arena” pa­ra ayu­dar a los su­yos; a los que ha vis­to su­frir des­de el pa­sa­do 20 de sep­tiem­bre, cuan­do la fu­ria del ci­clón de­jó a mu­chos sin ho­gar, en una es­tam­pa de des­am­pa­ro y con una sen­sa­ción amar­ga de aban­dono.

“Los he vis­to su­frir por los efec­tos del hu­ra­cán. Lo han per­di­do to­do y el sim­ple he­cho de es­tar aquí, apor­tan­do en su sa­lud, me lle­na de sa­tis­fac­ción”, ex­pre­só Ca­rrión.

El com­pro­mi­so con su pro­fe­sión fue equi­va­len­te en la doc­to­ra Mal­do­na­do, quien dio un ra­yo de es­pe­ran­za y se­re­ni­dad a los fa­mi­lia­res de do­ña Ma­ría Cruz, una an­cia­na de 82 años que tu­vo que ser re­fe­ri­da de in­me­dia­to a un hos­pi­tal pa­ra tra­tar una apa­ren­te in­fec­ción en unas úl­ce­ras.

“Quie­ro que es­tés tran­qui­la, mi amor. Es­to es por tu bien. No llo­res. To­do es­ta­rá bien. Ya ve­rás”, le de­cía la doc­to­ra a la an­cia­na quien llo­ra­ba an­gus­tia­da por­que no que­ría ale­jar­se de su ho­gar, el cual es­tá en con­di­cio­nes in­ha­bi­ta­bles y cu­bier­to por un tol­do en el que las co­la­de­ras de agua se apo­de­ran de la es­truc­tu­ra.

“Es ur­gen­te que se lle­ve al

Es­ta es par­te de nues­tra mi­sión, no só­lo es vi­si­tar a los an­cia­nos, sino tam­bién iden­ti­fi­car cual­quier otra ne­ce­si­dad y cu­brir­la” MARINÍ VÁZ­QUEZ COOR­DI­NA­DO­RA DE LA INI­CIA­TI­VA

hos­pi­tal por­que la he­ri­da tie­ne te­ji­do ne­cró­ti­co. Ella ne­ce­si­ta ser tra­ta­da con an­ti­bió­ti­co por ve­na an­tes que se com­pli­que más su sa­lud”, ex­pli­có a Pri­me­ra Ho­ra la es­pe­cia­lis­ta que ha­cía ges­tio­nes a tra­vés de PE- CES y per­so­nal del hos­pi­tal HIMA pa­ra su in­gre­so in­me­dia­to a la ins­ta­la­ción en Hu­ma­cao.

Al mis­mo tiem­po, tam­bién ur­gía a los vo­lun­ta­rios a tra­tar de con­se­guir­le a la se­ño­ra una si­lla de rue­das – pues la su­ya vo­ló con la fu­ria del hu­ra­cány a com­prar pa­ña­les desecha­bles, en­tre otros ar­tícu­los de hi­gie­ne.

“Lo más que me preo­cu­pa en es­ta co­mu­ni­dad es que se pue­de desa­rro­llar al­gu­na epi­de­mia a cau­sa de los mos­qui­tos, los ra­to­nes y el agua em­po­sa­da”, ex­cla­mó Mal­do­na­do.

Y es que a tres se­ma­nas del pa­so de Ma­ría, to­da­vía hay ca­lles y re­si­den­cias en Pun­ta San­tia­go que tie­nen el pro­ble­ma de aguas es­tan­ca­das por­que en es­te sec­tor el mar se jun­tó con las al­can­ta­ri­llas y con el ca­ño que bor­dea la par­te tra­se­ra de la co­mu­ni­dad, arra­san­do sin pie­dad a las vi­vien­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.