NO HAY TUM­BAS PA’ TAN­TA GEN­TE

Mu­ni­ci­pios se en­fren­tan a es­ca­sez de es­pa­cios pa­ra lle­var a ca­bo se­pul­tu­ras

Primera Hora - - PORTADA - BÁR­BA­RA J. FIGUEROA ROSA bfi­gue­roa@pri­me­raho­ra.com

Si hay al­go se­gu­ro en la vi­da, es la muer­te… y se es­tá que­dan­do sin es­pa­cio en mu­chos de los 162 ce­men­te­rios pú­bli­cos de Puer­to Ri­co don­de es­ca­sean los lu­ga­res pa­ra lle­var a ca­bo las se­pul­tu­ras.

El de­cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal -en un país que des­de el 2016 en­fren­ta el es­ce­na­rio de ver mo­rir más gen­te de la que na­ce- fue un fac­tor ig­no­ra­do du­ran­te dé­ca­das por las ad­mi­nis­tra­cio­nes de los ce­men­te­rios mu­ni­ci­pa­les don­de, al pa­re­cer, hu­bo po­ca pla­ni­fi­ca­ción y re­gla­men­ta­ción al mo­men­to de de­sig­nar las fin­cas don­de se cons­tru­ye­ron pan­teo­nes, tum­bas o ni­chos.

Aho­ra el des­bor­de de la ca­pa­ci­dad en los ce­men­te­rios su­po­ne un gran pro­ble­ma pa­ra mu­chos al­cal­des que pa­ra ma­ne­jar la cri­sis ha­cen ma­la­ba­res den­tro de sus li­mi­ta­das en­tra­das eco­nó­mi­cas pa­ra tra­tar de re­sol­ver la si­tua­ción, se­gún pu­do cons­ta­tar Pri­me­ra Ho­ra me­dian­te en­tre­vis­tas con los pri­me­ros eje­cu­ti­vos de una do­ce­na de mu­ni­ci­pios.

An­te la ne­ce­si­dad pú­bli­ca, al­gu­nos re­cu­rri­rán a las fa­cul­ta­des que pro­vee la Ley 81 de Mu­ni­ci­pios Au­tó­no­mos pa­ra ini­ciar un pro­ce­so de ex­hu­ma­ción de ca­dá­ve­res en aque­llos es­pa­cios que, por ejem­plo, han si­do aban­do­na­dos du­ran­te dé­ca­das por las per­so­nas en­car­ga­das de las fin­cas o en los ca­sos en los que ha ha­bi­do in­cum­pli­mien­to de con­tra­to.

Otros al­cal­des ha­cen ajus­tes en sus fi­nan­zas pa­ra ob­te­ner te­rre­nos ale­da­ños a ce­men­te­rios ubi­ca­dos en sus pueblos, mien­tras al­gu­nos se las in­ge­nian pa­ra ini­ciar nue­vos con­cep­tos de se­pul­cro co­mo los que se lle­van a ca­bo en los “ce­men­te­rios eco­ló­gi­cos”.

El ca­so de Toa Ba­ja

En­tre los mu­ni­ci­pios que en­fren­tan la es­ca­sez de es­pa­cios en los ce­men­te­rios pú­bli­cos se des­ta­ca Toa Ba­ja don­de, des­de enero, no hay un so­lo es­pa­cio dis­po­ni­ble pa­ra en­te­rrar a sus ciu­da­da­nos.

Los toa­ba­je­ños fa­lle­ci­dos, en mu­chas oca­sio­nes, tie­nen que ser se­pul­ta­dos en otros pueblos, con­fir­mó a Pri­me­ra Ho­ra el al­cal­de Ber­nar­do “Betito” Már­quez, quien ha­ce una se­ma­na pu­bli­có un edic­to a pá­gi­na com­ple­ta en la que se anun­cia­ba que tras la apro­ba­ción de una or­de­nan­za mu­ni­ci­pal (43-2016-2017) se co­men­za­ría un pro­ce­di­mien­to de ex­hu­ma­ción de ca­dá­ve­res y dis­po­si­ción de osa­men­tas en el mau­so­leo mu­ni­ci­pal, el cual ubi­ca en el ba­rrio Cam­pa­ni­llas.

El pro­pó­si­to de la ac­ción se­rá li­be­rar fo­sas y ni­chos que pue­dan ser re­uti­li­za­das pa­ra el en­tie­rro de otras per­so­nas.

“Te­ne­mos tres ce­men­te­rios y es­tán lle­nos a ca­pa­ci­dad. El mau­so­leo, por ejem­plo, tie­ne 3,262 es­pa­cios y to­dos es­tán ocu­pa­dos. Es una si­tua­ción tris­te por­que he te­ni­do ca­sos de per­so­nas, na­ci­das y cria­das en Toa Ba­ja, y no te­ne­mos es­pa­cios pa­ra en­te­rrar­los... he te­ni­do que lla­mar a otros al­cal­des pa­ra que me ayu­den y que sean en­te­rra­dos en otros mu­ni­ci­pios. A eso he­mos lle­ga­do”, di­jo Már­quez.

Ex­pre­só que el año pa­sa­do tam­bién tu­vo que re­cu­rrir a la ex­hu­ma­ción de ca­dá­ve­res me­dian­te un pro­ce­so en el que se li­be­ra­ron 49 ni­chos que, en cues­tión de sie­te me­ses, fue­ron ocu­pa­dos.

“En es­ta nue­va eta­pa pen­sa­mos li­be­rar 291 ni­chos pa­ra el ve­rano”, es­ta­ble­ció al men­cio­nar que uno de los fac­to­res que abo­nó al con­flic­to fue la fal­ta de se­gui­mien­to a los con­tra­tos de arren­da­mien­to de los es­pa­cios, los cua­les se su­po­ne que es­tén vi­gen­tes por cin­co años. Des­pués de ese pe­rio­do, los res­tos son ex­hu­ma­dos y co­lo­ca­dos en un osa­rio, co­mo se le lla­ma a la fo­sa co­mún don­de se ubi­can los óseos ex­traí­dos.

“To­do es­to se ha­ce ga­ran­ti­zan­do la so­lem­ni­dad del ac­to y la dig­ni­dad de nues­tros ciu­da­da­nos fa­lle­ci­dos, y de sus fa­mi­lia­res”, in­di­có Már­quez al ha­cer hin­ca­pié en que an­tes se de­be te­ner un per­mi­so del De­par­ta­men­to de Sa­lud y cum­plir con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes del re­gla­men­to ge­ne­ral de Sa­lud Am­bien­tal pa­ra es­tos fi­nes.

“Cuen­to los es­pa­cios con una so­la mano”

En Toa Al­ta, el es­ce­na­rio no es muy dis­tin­to, y su al­cal­de Cle­men­te “Chi­to” Agos­to ejem­pli­fi­ca la si­tua­ción di­cien­do que pue­de con­tar con una mano los es­pa­cios dis­po­ni­bles en los dos ce­men­te­rios pú­bli­cos “y creo que me so­bran de­dos”.

“Y pa­ra col­mo, los es­pa­cios que hay es­tán en un área

He te­ni­do que lla­mar a otros al­cal­des pa­ra que me ayu­den y que sean en­te­rra­dos en otros mu­ni­ci­pios. A eso he­mos lle­ga­do” BER­NAR­DO “BETITO” MÁR­QUEZ AL­CAL­DE DE TOA BA­JA

hú­me­da por­que co­lin­da con una que­bra­di­ta. Ca­si no se pue­de en­te­rrar gen­te allí por­que ese terreno, a la vez que me­tes una pa­la, lo que sa­le es agua y pue­de sa­lir flo­tan­do la ca­ja, por­que ya ha pa­sa­do”, di­jo ape­sa­dum­bra­do.

Al igual que el al­cal­de de Toa Ba­ja, su op­ción se­rá re­cu­rrir a una or­de­nan­za mu­ni­ci­pal pa­ra ini­ciar la ex­hu­ma­ción de ca­dá­ve­res.

“De mo­men­to, eso es lo que pue­do ha­cer, por­que te­nía un pro­yec­to pa­ra la edi­fi­ca­ción de un mau­so­leo, pe­ro ese dinero aho­ra lo va­mos a te­ner que uti­li­zar pa­ra cul­mi­nar otro pro­yec­to que he­re­dé de la otra ad­mi­nis­tra­ción y que tam­bién es apre­mian­te”, ex­pli­có so­bre un edi­fi­cio mul­ti­usos que tam­bién pro­vee­rá es­ta­cio­na­mien­to pa­ra los vi­si­tan­tes al cas­co ur­bano.

“Me da pe­na, pe­ro la si­tua­ción eco­nó­mi­ca aho­ra mis­mo no me per­mi­te com­prar un terreno pa­ra un ce­men­te­rio. Es­toy tra­ba­jan­do con una re­duc­ción de jor­na­da des­de fe­bre­ro de 2017 y la reali­dad es que ca­da día nos re­cor­tan más fon­dos. Por el mo­men­to, te­ne­mos que ex­hu­mar”, di­jo.

Des­ta­có que es­tán en el pro­ce­so de ha­cer in­ven­ta­rio de tum­bas e iden­ti­fi­car­las, pues “hay mu­cha da­ta que se per­dió y mu­chos pan­teo­nes que ni si­quie­ra tie­nen nom­bres”.

“La ma­la pla­ni­fi­ca­ción de to­das las ad­mi­nis­tra­cio­nes jue­gan un rol en lo que aho­ra es­ta­mos en­fren­tan­do, pues no hu­bo con­trol al ven­der pan­teo­nes -que mu­chas ve­ces lo que le cos­ta­ron a esos due­ños fue­ron $50- ni con la ex­pan­sión que se hi­zo en los ce­men­te­rios don­de aho­ra mis­mo tú ves gen­te en­te­rra­da en los pa­si­llos... uno tie­ne que es­tar brin­can­do en­tre tum­bas cuan­do hay que se­pul­tar a al­guien”, de­nun­ció.

Ce­men­te­rio eco­ló­gi­co

En la re­gión Nor­te, el al­cal­de de Are­ci­bo, Car­los Mo­li­na, tam­bién con­fron­ta es­ca­sez de es­pa­cios en los cua­tro cam­po­san­tos pú­bli­cos que hay en el mu­ni­ci­pio don­de “aho­ra mis­mo no lle­ga­mos ni a 100 tum­bas dis­po­ni­bles”.

An­te la ur­gen­cia, Mo­li­na ade­lan­tó que tie­ne en mi­ras la cons­truc­ción de un ce­men­te­rio eco­ló­gi­co, un mo­de­lo in­no­va­dor ja­más vis­to en la Is­la.

“Sem­bran­do vi­da... así se lla­ma­ría y es un ti­po de jar­dín don­de las ce­ni­zas de la per­so­na se en­tie­rran en un lu­gar don­de se sem­bra­rá un ár­bol”, afir­mó el al­cal­de.

De­ta­lló que aco­gió el mo­de­lo -que ha vis­to en paí­ses co­mo Co­lom­bia- por­que ade­más de ser “pro am­bien­te” es mu­cho más eco­nó­mi­co.

“Es­pe­ra­mos ser el pri­me­ro en Puer­to Ri­co... se­rá al­go es­pec­ta­cu­lar por­que la gen­te, en vi­da, pue­de es­co­ger el ár­bol en el que quie­re re­na­cer”, ex­pre­só.

“La per­so­na pue­de de­cir que quie­re que lo siem­bren en un ár­bol de ro­ble; que lo siem­bren en un man­gó o que lo siem­bren en un agua­ca­te o en unas ro­sas...”, agre­gó al ex­pli­car que tie­ne vi­sua­li­za­do el terreno pa­ra el plan, pe­ro no quie­re dar de­ta­lles pa­ra evi­tar si­tua­cio­nes con “opo­si­to­res” que pue­dan lle­gar a “cri­ti­car la idea”.

Se­gún el cen­so de ce­men­te­rios que ha­ce el De­par­ta­men­to de Sa­lud a tra­vés de la Se­cre­ta­ría Au­xi­liar de Sa­lud Am­bien­tal, en Puer­to Ri­co hay 209 ce­men­te­rios y de esos 162 son mu­ni­ci­pa­les; de los 78 pueblos, 18 tie­nen un cam­po­san­to.

Los mu­ni­ci­pios con más ce­men­te­rios son Pon­ce (9), Ca­ro­li­na (8) y San Juan (7).

La per­so­na pue­de de­cir que lo siem­bren en un ár­bol de ro­ble... de man­gó o... en un agua­ca­te o en unas ro­sas...” CAR­LOS MO­LI­NA AL­CAL­DE DE ARE­CI­BO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.