La vi­da vuel­ve al con­ven­to

▼ El con­ven­to de San Fran­cis­co, en Be­tan­zos, se que­dó va­cío ha­ce al­go más de un año por fal­ta de vo­ca­cio­nes. Fray En­ri­que Lis­ta, preo­cu­pa­do por «la nue­va po­bre­za que es la so­le­dad» ideó Fa­mi­lias Aber­tas, un pro­yec­to den­tro de los mu­ros del con­ven­to don­de

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Cris­ti­na Sán­chez Aguilar @csan­che­za­gui­lar

Ha­ce un año que las mon­jas del con­ven­to de San Fran­cis­co de Be­tan­zos aban­do­na­ron el edi­fi­cio por fal­ta de vo­ca­cio­nes. Le­jos de de­jar­lo va­cío o ven­der­lo al me­jor pos­tor pa­ra con­ver­tir­lo en un ho­tel o en un res­tau­ran­te de mo­da, los fran­cis­ca­nos ga­lle­gos de­ci­die­ron po­ner­lo al ser­vi­cio de per­so­nas que lo ne­ce­si­tan, co­mo ani­ma a ha­cer el Pa­pa en ca­so si­mi­la­res. «La epidemia de la so­le­dad es la nue­va po­bre­za del si­glo XXI», se­ña­la fray En­ri­que Lis­ta. Por eso pu­so en mar­cha el pro­yec­to pi­lo­to Fa­mi­lias Aber­tas, una ini­cia­ti­va en la que las per­so­nas que vi­ven o se sien­ten so­las pue­den acu­dir al con­ven­to pa­ra com­par­tir su día, sus co­mi­das y sus in­quie­tu­des co­mo una fa­mi­lia. La idea del frai­le es ex­por­tar su pro­yec­to a to­da España, em­pe­zan­do por el medio ru­ral, «don­de las per­so­nas vi­ven muy ale­ja­da unas de otras». So­lo se ne­ce­si­ta un edi­fi­cio va­cío, un coor­di­na­dor… y vo­lun­tad de pa­liar la so­le­dad de las 4,5 mi­llo­nes de per­so­nas que se en­fren­tan ca­da día a un pla­to de co­mi­da con la úni­ca com­pa­ñía de la te­le­vi­sión.

Ra­món se di­vor­ció ha­ce cin­co años. «Soy el pro­to­ti­po de per­so­na que se en­cuen­tra en situación de so­le­dad», ad­mi­te, va­lien­te. Re­co­no­cer que uno es­tá so­lo «no es fá­cil, pe­ro si no que­ría aca­bar mis días be­bien­do en el bar, el re­cur­so fá­cil, o en­ce­rra­do en ca­sa to­do el día vien­do la te­le­vi­sión, te­nía que dar el pa­so y ser cons­cien­te de mi reali­dad». Tras la se­pa­ra­ción se tras­la­dó a Be­tan­zos –lo­ca­li­dad co­ru­ñe­sa de 13.000 ha­bi­tan­tes–, don­de «tu­ve la suer­te de en­con­trar­me a fray En­ri­que Lis­ta», un fran­cis­cano con el que com­par­tió años de se­mi­na­rio, allá en su ju­ven­tud. «El pa­dre me in­vi­tó a pa­sar los días aquí con él, en el con­ven­to de San Fran­cis­co».

Era agos­to de 2016 y las Her­ma­nas Mi­sio­ne­ras de Ma­ría sa­lían del con­ven­to be­tan­cei­ro –cu­ya cons­truc­ción da­ta de 1289– an­te la es­ca­sez de vo­ca­cio­nes. Ha­bía va­rias po­si­bi­li­da­des: ven­der el in­mue­ble, de­jar­lo va­cío o de­vol­ver­le la vi­da po­nién­do­lo al ser­vi­cio de los más ne­ce­si­ta­dos. «Y una de las gran­des epi­de­mias del si­glo XXI, que nos es­tá in­va­dien­do po­co a po­co, es la so­le­dad, una for­ma ac­tual de po­bre­za», afir­ma el pa­dre Lis­ta. Por eso se pu­so ma­nos a la obra y pro­pu­so al pro­vin­cial fran­cis­cano de Santiago el pro­yec­to Fa­mi­lias Aber­tas, una idea «que ya me ve­nía de le­jos. Du­ran­te años fui res­pon­sa­ble de la pues­ta en mar­cha del al­ber­gue Juan XXIII pa­ra tran­seún­tes, y co­la­bo­ré con una or­ga­ni­za­ción ita­lia­na de ayu­da a dro­go­de­pen­dien­tes. To­do es­to me lle­vó a de­tec­tar el pro­ble­ma de tan­ta gen­te que vi­ve en medio de una gran so­le­dad, que ne­ce­si­ta de otras per­so­nas pa­ra pa­liar su mal. Y que la so­lu­ción a to­do es­to es sen­tir­se en fa­mi­lia». Por­que nor­mal­men­te, aña­de el frai­le, «un mal su­ma­do a otro mal da un mal ma­yor. Pe­ro con la so­le­dad ocu­rre lo con­tra­rio: dos per­so­nas so­las, dos ma­les in­di­vi­dua­les, jun­tos des­apa­re­cen».

La res­pues­ta de la pro­vin­cia fran­cis­ca­na fue po­si­ti­va y el frai­le abrió li­te­ral­men­te las puer­tas del con­ven­to de la lo­ca­li­dad pa­ra desa­rro­llar una fa­mi­lia abier­ta, un es­pa­cio orien­ta­do a per­so­nas que vi­ven so­las o se sien­ten so­las, ma­yo­res de 18 años. «La idea no es mon­tar una aso­cia­ción be­né­fi­ca, ni tam­po­co aten­der a per­so­nas con de­pen­den­cia, por­que no te­ne­mos in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra eso. El ob­je­ti­vo de Fa­mi­lias Aber­tas es «que la gen­te va­ya al con­ven­to a com­par­tir su día, des­de la ma­ña­na has­ta la no­che, que vi­van en fa­mi­lia. Ellos se pre­pa­ran el desa­yuno, la co­mi­da… y des­pués pro­gra­man jun­tos qué ha­cer du­ran­te el res­to de la jor­na­da». Pe­ro ojo, des­ta­ca fray En­ri­que, «que­re­mos es­ca­par de las ac­ti­vi­da­des que son ca­rac­te­rís­ti­cas de los cen­tros de día o cen­tros so­cia­les, que es­tán de­lan­te de la te­le­vi­sión to­do el día, le­yen­do la pren­sa o ju­gan­do a las car­tas. Que­re­mos que la gen­te vi­va en to­tal li­ber­tad y que la di­ná­mi­ca la mar­que ca­da gru­po: por ejem­plo, se pue­de echar una mano en el con­ven­to», co­mo es el ca­so de Ra­món. El que fue­se co­mer­cial du­ran­te to­da su vi­da la­bo­ral, hom­bre in­quie­to por na­tu­ra­le­za, co­gió pa­pel y bo­lí­gra­fo y se pu­so «a es­tu­diar las obras de ar­te que hay den­tro de la igle­sia que per­te­ne­ce al con­ven­to fran­cis­cano. Pa­sé de no sa­ber qué ha­cer con mi vi­da, por­que es­ta­ba re­cién ju­bi­la­do, a com­par­tir co­no­ci­mien­tos con los tu­ris­tas que pa­san por aquí, a cui­dar de los jar­di­nes… es­toy pa­ra to­do lo que ne­ce­si­ten».

Lo­gís­ti­ca sen­ci­lla

Fa­mi­lias Aber­tas no ne­ce­si­ta una gran lo­gís­ti­ca. «Bas­ta con un tra­ba­ja­dor so­cial que coor­di­ne un po­co las so­li­ci­tu­des y que va­ya orien­tan­do a los miem­bros de la nue­va fa­mi­lia, y po­co más. De he­cho, tam­po­co su­po­ne un gran gas­to ex­tra pa­ra la Igle­sia, por­que es la pro­pia gen­te que va al con­ven­to la que apor­ta», ex­pli­ca el pa­dre Lis­ta. Por ejem­plo, «si uno en su ca­sa se va a ha­cer un cal­do, pues ya lo ha­ce aquí y lo com­par­te con los de­más. Y así, uno ca­da día». El al­ma del pro­yec­to es «la pa­la­bra fa­mi­lia, es de­cir, el afec­to, la re­la­ción. El que quie­re vie­ne y cuan­do quie­re se va, no hay otro com­pro­mi­so que que­rer te­jer una red afec­ti­va con otras per­so­nas en la mis­ma situación».

Antía Lei­ra, tra­ba­ja­do­ra so­cial que coor­di­na el pro­yec­to de Be­tan­zos, re-

co­no­ce que, aun con lo sen­ci­llo de la idea, es­tos pri­me­ros pa­sos no es­tán sien­do fá­ci­les. El avan­ce es len­to. «Lle­va­mos unos me­ses em­pe­zan­do a re­ci­bir so­li­ci­tu­des y, de mo­men­to, se es­tán jun­tan­do al­re­de­dor de diez per­so­nas a desayunar los lu­nes. Po­co a po­co ire­mos am­plian­do días y tam­bién in­clui­re­mos co­mi­das, pe­ro de mo­men­to que­re­mos ver qué sa­le de aquí».

En­tre es­tas per­so­nas es­tá Ro­sa, que tras que­dar­se viu­da el ve­rano pa­sa­do acu­dió al con­ven­to de San Fran­cis­co pa­ra ha­cer me­nos pe­sa­do el si­len­cio. O Ade­la, de 80 años, que ha de­ja­do de llo­rar so­la en ca­sa «des­de ha­ce 15 años que me que­dé sin mi ma­dre –y 38 des­de que mu­rió mi pa­dre–». Los lu­nes son un gran día pa­ra ella por­que «me dis­trae, y he co­no­ci­do a otros com­pa­ñe­ros que es­tán en la mis­ma situación que yo». Aun­que «va­mos des­pa­cio –aña­de Ra­món–, va­mos abrién­do­nos po­co a po­co». Y ya tie­nen «un gru­po de What­sApp pa­ra char­lar so­bre lo que ocu­rre du­ran­te la se­ma­na, pa­ra ver si se cam­bia la ho­ra del desa­yuno y tam­bién van pre­gun­tan­do quién va a es­tar el lu­nes. Tie­nen ga­nas de ve­nir y eso es ilu­sio­nan­te», aña­de Lei­ra.

El estigma en el mun­do ru­ral

No to­dos son tan echaos pa’lan­te co­mo Ra­món, Ade­la, Ro­sa, o el jo­ven sub­saha­riano que «pi­de to­dos los días en un se­má­fo­ro y al que he in­vi­ta­do en va­rias oca­sio­nes a desayunar, pe­ro no se ani­ma mu­cho por­que tie­ne que con­se­guir di­ne­ro pa­ra en­viar a su fa­mi­lia», afir­ma Lei­ra. Aun­que so­lo en Ga­li­cia hay más de 125.000 per­so­nas que vi­ven so­las, se­gún los úl­ti­mos da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE), y en mu­ni­ci­pios de en­tre 10.000 y 20.000 ha­bi­tan­tes, co­mo es el ca­so de Be­tan­zos, hay una me­dia del 33 % de per­so­nas que vi­ven en so­le­dad, «su­pe­rar el estigma y la ver­güen­za es com­pli­ca­do, más en un medio ru­ral, don­de to­do el mun­do se co­no­ce». Y re­cal­ca que Fa­mi­lias Aber­tas no es­tá des­ti­na­do so­lo a ma­yo­res, sino «por ejem­plo, a per­so­nas que se aca­ban de di­vor­ciar, a aque­llos que se han que­da­do so­los des­pués de cui­dar to­da la vi­da a sus pa­dres, o in­clu­so per­so­nas que vi­ven con al­guien pe­ro se sien­ten te­rri­ble­men­te so­las, una situación to­da­vía más di­fí­cil de de­tec­tar».

De mo­men­to, Antía Lei­ra y el pa­dre Lis­ta cuen­tan con un equi­po de nue­ve mu­je­res que ha­cen de puen­te en­tre el pro­yec­to y los be­tan­cei­ros. Ellas co­no­cen muy bien a to­da la gen­te de la lo­ca­li­dad «por­que son se­ño­ras que vi­ven en el pue­blo de to­da la vi­da, y se mue­ven mu­cho en aso­cia­cio­nes di­ver­sas. Sa­ben quién se ha que­da­do so­lo, quién se ha di­vor­cia­do o qué mu­jer se ha que­da­do viu­da… Nos lo­ca­li­zan a per­so­nas en situación de so­le­dad, y yo voy a ha­blar con ellas pa­ra ofre­cer­les el pro­yec­to», ex­pli­ca la tra­ba­ja­do­ra so­cial. Aun así, «no es fá­cil que te pi­dan ayu­da. Yo veo ca­da día a un mon­tón de gen­te sen­tan­da en un ban­co, co­noz­co sus ru­ti­nas y sé que es­tán so­los… pe­ro no se ani­man a ve­nir. Por eso la ayu­da de es­tas mu­je­res, que rom­pen ese mie­do ini­cial, es irreem­pla­za­ble».

De Be­tan­zos al res­to de España

Se­gún los úl­ti­mos da­tos del INE, en uno de ca­da cua­tro ho­ga­res es­pa­ño­les hay una per­so­na so­la; en to­tal, 4,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, el 10 % de la po­bla­ción. Y la ci­fra ha au­men­ta­do en el úl­ti­mo año en 50.000 per­so­nas, el 40% de ellas ma­yo­res de 65 años. Por eso la ob­se­sión de fray En­ri­que es que es­te sea un pro­yec­to pi­lo­to ex­por­ta­ble pa­ra to­da España, es­pe­cial­men­te pa­ra el mun­do ru­ral, «don­de se que­dan va­cíos mu­chí­si­mos edi­fi­cios ecle­siás­ti­cos: ca­sas rec­to­ra­les, con­ven­tos, edi­fi­cios pa­rro­quia­les… y por las ca­rac­te­rís­ti­cas de la po­bla­ción, que vi­ve más ais­la­da. Hay tan­tas per­so­nas que vi­ven so­las en aldeas, le­jos unas de otras…». Pa­ra el fran­cis­cano, «es un pro­yec­to fá­cil­men­te ex­por­ta­ble, al al­can­ce de cual­quie­ra que sea un po­co sen­si­ble».

De mo­men­to ya le han lla­ma­do de va­rios si­tios pa­ra in­tere­sar­se por el pro­yec­to: «Me han pre­gun­ta­do si te­nía­mos al­go en Vi­go, en As­tu­rias… pe­ro cual­quie­ra pue­de po­ner­lo en mar­cha, so­lo hay que que­rer».

Fa­mi­lia Aber­ta

Fotos: Fa­mi­lia Aber­ta

El gru­po fa­mi­liar que se reúne, de mo­men­to, los lu­nes pa­ra desayunar. A la iz­da. el pa­dre Lis­ta y Antía Lei­ra, la tra­ba­ja­do­ra so­cial

Ra­món, uno de los usua­rios de Fa­mi­lias Aber­tas, en la te­rra­za del con­ven­to be­tan­cei­ro de San Fran­cis­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.