Hay que ba­jar

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Ernestina Ál­va­rez*

Ami pa­dre y a mí nos gus­ta­ba mu­cho ir al cam­po a co­ger nís­ca­los en oto­ño. En una oca­sión le pro­pu­se ver quién en­con­tra­ba más, y acep­tó el re­to. Co­gi­mos ca­da uno una ces­ta y em­pe­za­mos afa­no­sa­men­te a lle­nar­la. Cuan­do ha­bía trans­cu­rri­do cier­to tiempo, le­van­té la vis­ta y no vi a mi pa­dre. Co­men­cé a lla­mar­le: «¡Pa­pá, pa­pá!», pe­ro no ob­tu­ve res­pues­ta. In­sis­tí, pe­ro no oí nin­gu­na voz. Me em­pe­zó a en­trar mie­do y an­gus­tia. Es­ta­ba so­la, per­di­da en medio de un mon­te des­co­no­ci­do. Re­cor­dé en­ton­ces al­go que me ha­bía en­se­ña­do: «Si te pier­des en la mon­ta­ña no ca­mi­nes ha­cia arri­ba sino ha­cia aba­jo, por­que al pie de ella se en­cuen­tra al­gún ca­mino». Así lo hi­ce y, efec­ti­va­men­te, lo en­con­tré. Me sen­té a es­pe­rar, a ver si lle­ga­ba al­guien. De pron­to apa­re­ció un co­che: ¡Era pa­pá!

Con fre­cuen­cia, y so­bre to­do cuan­do lle­ga un tiempo li­túr­gi­co fuer­te, es­pe­cial­men­te el de Cua­res­ma, pien­so que ten­go que me­jo­rar, es­for­zar­me en cam­biar, su­bir el ni­vel es­pi­ri­tual en mi vi­da, no ba­jar el lis­tón, te­ner más fuer­za de vo­lun­tad… Me pre­pa­ro un pro­gra­ma. Pe­ro he com­pro­ba­do que mis bue­nos pro­pó­si­tos sue­len aca­bar en fra­ca­sos y, an­te esa gran mon­ta­ña es­pi­ri­tual que se me pre­sen­ta pa­ra es­ca­lar y que me pro­du­ce mie­do y an­gus­tia, qui­zás de­ba apli­car el con­se­jo de mi pa­dre y tra­tar de ba­jar.

Ba­jar por la hu­mil­dad y re­pe­tir con el sal­mis­ta: «Se­ñor, mi co­ra­zón no es am­bi­cio­so, no pre­ten­do gran­de­zas que su­pe­ran mi ca­pa­ci­dad». Y, an­cla­da en las pro­fun­di­da­des de es­ta ac­ti­tud, sen­tar­me a es­pe­rar. Creo que es la me­jor ora­ción y ac­ción. To­da mi es­pe­ran­za es­tá en que, per­se­ve­ran­do en es­ta ac­ti­tud, de pron­to apa­rez­ca un co­che: ¡el de Dios! Su gra­cia es lo úni­co que pue­de sal­var­me ven­cien­do mis os­cu­ras ti­nie­blas y abrién­do­me ca­mi­nos de vi­da nue­va. Mi pro­gra­ma de Cua­res­ma quie­ro que sea el cons­tan­te agra­de­ci­mien­to y ad­mi­ra­ción al re­cor­dar que «es­toy sal­va­da por la gra­cia y me­dian­te la fe y que no se de­be a na­da mío, sino que es un don de Dios, y que tam­po­co se de­be a mis obras pa­ra que no pue­da pre­su­mir». Gra­cias, Se­ñor, por tu gra­cia. *Mon­jas Be­ne­dic­ti­nas. Mo­nas­te­rio de San­ta Ma­ría de Car­ba­jal de León

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.