El pri­mer cu­ra y pa­cien­te

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Ma­nuel La­gar*

Atan so­lo una se­ma­na de la me­re­ci­da ju­bi­la­ción se en­con­tra­ba mi ami­go Juan Ma­nuel. Eran apro­xi­ma­da­men­te las tres de la ma­ña­na cuan­do al­go le des­per­tó y en­se­gui­da se dio cuen­ta que su cuer­po no le res­pon­día. Muy pron­to su­po que se tra­ta­ba de un ic­tus, y que es­to no for­ma­ba par­te de sus pla­nes. Así em­pe­zó su cal­va­rio y su no­che de Get­se­ma­ní. Las pri­me­ras se­ma­nas de la en­fer­me­dad veía que su cuer­po no me­jo­ra­ba, la evo­lu­ción se ra­len­ti­za­ba y sus li­mi­ta­cio­nes pa­re­cían irre­pa­ra­bles. Pe­ro por fin lle­gó su in­gre­so en la Ca­sa Ver­de, don­de se con­vir­tió en el pri­mer pa­cien­te sa­cer­do­te que han te­ni­do. Allí lle­gó muy to­ca­do, pa­san­do su no­che os­cu­ra co­mo san­ta Te­re­sa, y le to­có sen­tir el aban­dono de Dios.

Bas­ta­ron dos se­ma­nas pa­ra que los pe­que­ños mi­la­gri­tos em­pe­za­ran ha­cer efec­to. Apren­dió a usar za­pa­ti­llas de de­por­te y pan­ta­lón cor­to a su 75 años. Co­mo la son­ri­sa y el ca­rác­ter afa­ble siem­pre los ha­bía lle­va­do pues­tos, pron­to pa­só de sen­tir­se aban­do­na­do de Dios a sen­tir­se aban­do­na­do en Dios. De la ca­ma a la si­lla de rue­das, y al mes y medio al an­da­dor; ¡qué con­ten­to se le veía! Nun­ca de­jó su ora­ción y sus diá­lo­gos con Dios. Ese día, des­pués de co­mul­gar y re­zar jun­tos, le lle­vé un re­ga­li­to: el mi­sal, un cá­liz, vino y for­mas, y le di­je: «Juan Ma­nuel, ya es­ta­mos re­cu­pe­ran­do la per­so­na, aho­ra hay que re­cu­pe­rar al cu­ra».

A las dos se­ma­nas me dio un gran abra­zo y me di­jo: «Es­te do­min­go he di­cho la Mi­sa en mi ha­bi­ta­ción por pri­me­ra vez des­pués de tres me­ses». Y allí es­ta­ba, dos me­ses des­pués, ce­le­bran­do en el sa­lón de ac­tos aba­rro­ta­do por los ami­gos de fue­ra, que siem­pre le acom­pa­ña­ron, y por sus com­pa­ñe­ros de en­fer­me­dad, el per­so­nal di­rec­ti­vo y los tra­ba­ja­do­res del cen­tro. Él, co­mo sa­cer­do­te y pa­cien­te, po­nía so­bre el al­tar el tra­ba­jo y el amor de cuan­tas per­so­nas si­guen sien­do, sin sa­ber­lo, los bra­zos de Je­sús pa­ra obrar los pe­que­ños mi­la­gri­tos de ca­da día. *Ca­pe­llán del hos­pi­tal de Mé­ri­da

«Es­te do­min­go he di­cho la Mi­sa en la ha­bi­ta­ción por pri­me­ra vez des­pués de tres me­ses»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.