La no­che en que se con­ge­la­ron las pan­car­tas

▼ El car­de­nal Oso­ro se reunió la tar­de del lu­nes con un cen­te­nar de re­pre­sen­tan­tes de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les de la Igle­sia en Madrid pa­ra es­cu­char pro­pues­tas y ela­bo­rar un plan de ac­ción in­te­gral an­te la situación de emer­gen­cia que es­tos días de frío int

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - Cris­ti­na Sán­chez Aguilar @csan­che­za­gui­lar

«El car­tel de Bien­ve­ni­dos re­fu­gia­dos es un dis­cur­so re­tó­ri­co. Tam­bién el de “aco­ger y pro­te­ger”, que tan­to pi­de el Pa­pa Fran­cis­co, si no nos po­ne­mos ma­nos a la obra». La reali­dad es que en es­tas no­ches de du­ro in­vierno, en Madrid, «de­ce­nas de per­so­nas sub­saha­ria­nas se han que­da­do en la ca­lle, y las per­so­nas que han es­ta­do a pie del ca­ñón, aco­gien­do y pro­te­gien­do, han si­do las mis­mas de siem­pre. Es­to po­ne so­bre la me­sa la ne­ce­si­dad de po­ner­nos las pi­las co­mo Igle­sia en Madrid. No po­de­mos que­dar­nos en una re­tó­ri­ca re­pe­ti­da, te­ne­mos que dar un pa­so más y es­te es el mo­men­to de ar­ti­cu­lar­lo». José Luis Segovia, vi­ca­rio de Pas­to­ral So­cial e In­no­va­ción, da­ba así co­mien­zo, la tar­de de es­te lu­nes, al en­cuen­tro del car­de­nal Oso­ro con un cen­te­nar de re­pre­sen­tan­tes de di­ver­sas aso­cia­cio­nes, con­gre­ga­cio­nes y tam­bién lai­cos com­pro­me­ti­dos en la ac­ción so­cial en la ar­chi­dió­ce­sis, en el que se dio el pri­mer pa­so de re­co­ger las pro­pues­tas in­di­vi­dua­les y la re­fle­xión an­te la situación de emer­gen­cia. El se­gun­do pa­so se­rá ar­ti­cu­lar, a tra­vés de la Me­sa de Hos­pi­ta­li­dad, una se­rie de lí­neas con las que tra­ba­jar con­jun­ta­men­te.

Pe­pa To­rres, re­li­gio­sa apos­tó­li­ca del Sa­gra­do Co­ra­zón, es miem­bro de Red In­ter­la­va­piés, una de las aso­cia­cio­nes que ha tra­ba­ja­do en la aco­gi­da du­ran­te la cam­pa­ña del frío de los sub­saha­ria­nos que se han que­da­do sin pla­za en los al­ber­gues mu­ni­ci­pa­les. «El 18 de enero –la lla­ma­mos la no­che en que se con­ge­la­ron las pan­car­tas, por que el frío aho­gó has­ta las reivin­di­ca­cio­nes– ha­bía 54 per­so­nas en la ca­lle, en­tre ellas 22 se­ne­ga­le­ses que aca­ba­ban de sa­lir del CIE y que no te­nían dón­de ir. De es­tas per­so­nas, 17 eran so­li­ci­tan­tes de pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal, mu­chos de ellos lle­ga­dos di­rec­ta­men­te des­de An­da­lu­cía, don­de pa­san tres días has­ta que los me­ten en un au­to­bús y los de­jan en Madrid», ex­pli­có. Es­ta cri­sis de aco­gi­da que, des­pués de mu­cha pre­sión al Ayun­ta­mien­to, al De­fen­sor del Pue­blo y al Mi­nis­te­rio de Em­pleo y Se­gu­ri­dad So­cial, «es­tá re­suel­ta ma­la­men­te» –se han am­plia­do pla­zas en los al­ber­gues mu­ni­ci­pa­les–, lo que ha­ce es «po­ner de ma­ni­fies­to que los pro­gra­mas de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria no es­tán fun­cio­nan­do». Pa­ra To­rres, «es ne­ce­sa­rio un pro­gra­ma in­te­gral de acom­pa­ña­mien­to, con per­ma­nen­cia en el tiempo y con ca­li­dad. Y es­to re­quie­re vo­lun­ta­ria­do, pe­ro tam­bién una in­ver­sión eco­nó­mi­ca».

La cam­pa­ña del frío, aña­dió Carmen Ca­bri­llo, tra­ba­ja­do­ra de Ser­ca­de (Ser­vi­cio Ca­pu­chino pa­ra el Desa­rro­llo), «tie­ne unos dis­po­si­ti­vos que no es­tán pen­sa­dos pa­ra la po­bla­ción mi­gran­te re­cién lle­ga­da. Tie­ne más que ver con las per­so­nas sin ho­gar de lar­go re­co­rri­do, y es­ta es una de las ra­zo­nes por las que es­tos chi­cos se han que­da­do fue­ra». Aho­ra, con las pla­zas am­plia­das, «en­tran por la no­che y sa­len por la ma­ña­na; es­to no tie­ne na­da que ver con pro­gra­mas de in­te­gra­ción, lo que pro­vo­ca que se va­yan a Fran­cia o Ale­ma­nia y lue­go vuel­van des­pués de va­rios me­ses, por­que los re­tor­nan, to­da­vía más des­tro­za­dos». Es mo­men­to, afir­mó Ca­bri­llo, «de pen­sar en un plan a medio pla­zo y ofre­cer­les al­go que les dé es­ta­bi­li­dad».

Tras es­cu­char las in­ter­ven­cio­nes de una de­ce­na de asis­ten­tes –va­rios de ellos sub­saha­ria­nos que die­ron su ex­pe­rien­cia de aco­gi­da en aso­cia­cio­nes o fa­mi­lias ma­dri­le­ñas– el car­de­nal Oso­ro agra­de­ció las pa­la­bras de to­dos, «que son tam­bién pa­la­bra de Dios», y re­cal­có que «el co­ra­zón de la Igle­sia y de los que so­mos par­te de la Igle­sia no pue­de es­tar ce­rra­do ab­so­lu­ta­men­te a na­die». An­te las di­ver­sas pro­pues­tas es­cu­cha­das, el ar­zo­bis­po de Madrid rei­te­ró la im­por­tan­cia de «no so­lo abrir la puer­ta y de­jar­las allí, sino de dar to­das las po­si­bi­li­da­des pa­ra que es­tas per­so­nas se que­den», y pu­so co­mo ejem­plo la la­bor de la Co­mu­ni­dad de Sant’Egi­dio en Ro­ma: «Se en­se­ña el idio­ma, pe­ro tam­bién la cul­tu­ra, las cos­tum­bres…». Mo­de­lo que es­tá em­pe­ña­do en im­ple­men­tar en España, co­mo él mis­mo re­co­no­ció. «He ha­bla­do con el Go­bierno y con mi­nis­tros de los co­rre­do­res hu­ma­ni­ta­rios y si­go in­sis­tien­do, por­que creo que son ne­ce­sa­rios». Por eso, in­vi­tó a los pre­sen­tes «a ver qué pro­gra­mas te­ne­mos que ha­cer, no so­lo de aco­gi­da. De­be­mos fun­cio­nar con el co­ra­zón, por­que sin un co­ra­zón gran­de las co­sas no fun­cio­nan, pe­ro hay que fun­cio­nar con la ca­be­za tam­bién».

Cris­ti­na Sán­chez Aguilar

Un mo­men­to del en­cuen­tro del car­de­nal Oso­ro con los re­pre­sen­tan­tes de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les de Madrid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.