Sa­ru­ca

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Jaime No­gue­ra (@no­gue­ra_­jai­me)* *Diá­cono per­ma­nen­te

Des­de no­vios te­ne­mos cuen­ta con­jun­ta. Nun­ca nos he­mos plan­tea­do quién ga­na qué, ni cuán­to pa­ga ca­da uno, ni qué re­par­to de res­pon­sa­bi­li­da­des ha­bía que or­ga­ni­zar pa­ra la ca­sa, las ni­ñas, los co­le­gios… Siem­pre ha sa­li­do to­do de ma­ne­ra na­tu­ral: o sea, con dis­cu­sio­nes a veces, con «pa­re­ce que, no se da cuen­ta de…» mu­tuos y, en oca­sio­nes, re­cí­pro­cos. Es de­cir, so­mos una pa­re­ja nor­mal, del mon­tón, de la que no es­ta­ble­ce es­ca­las de va­lo­ra­ción pa­ra los ac­tos del día a día ni po­ne el acen­to en reivin­di­ca­cio­nes –re­cla­ma­cio­nes–, aunque sí en asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des.

Re­cuer­do el cum­plea­ños de la hi­ja ma­yor de unos ami­gos, ¿ha­rá 20 años? Ca­si to­das ellas ha­blan­do de sus in­ci­pien­tes ca­rre­ras profesionales, des­can­san­do de ni­ños, no por­que hu­bie­ra pa­ya­sos ni na­da con­tra­ta­do, sino por­que Sa­ru­ca es­ta­ba ju­gan­do con ellos –a uno es­pe­cial­men­te re­vol­to­so le sol­tó un «pór­ta­te bien, ca­ram­ba»… y se acer­ca­ron va­rios más a de­cir que ellos tam­bién que­rían ser ca­ram­ba–; las de­más, du­ran­te la me­rien­da, em­pe­za­ron a ha­blar de es­tu­dios, de cua­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal –que, by the way, no es lo mis­mo– y, ro­dan­do lle­ga­ron don­de que­rían: «Tú, Sa­ra, ¿qué es­tu­dias­te?» «Yo no hi­ce ca­rre­ra, me que­dé en COU; bueno, hi­ce da­ma de sa­ni­dad mli­tar». Si­len­cio. Con­ti­nuó Sa­ru­ca: «Aho­ra ya en­ten­déis por qué me de­di­co a la ca­sa y a mi fa­mi­lia, por­que no val­go pa­ra otra co­sa…». Ru­bor ge­ne­ra­li­za­do, si­len­cio es­pe­so. Con­ti­nuó Sa­ra: «Yo que­ría ser mi­li­tar, pe­ro en­ton­ces las chi­cas no po­día­mos opo­si­tar a las aca­de­mias, no ele­gí se­cond best – se ca­lló el «como pro­ba­ble­men­te mu­chas de vo­so­tras»– y de­ci­dí bus­car tra­ba­jos que me gus­ta­sen has­ta que me ca­sa­ra. A mí me gus­ta la ca­sa, me gus­tan los ni­ños y quie­ro a mi ma­ri­do». Si­len­cio to­da­vía más es­pe­so. Re­cuer­do como mi ami­go Ri­car­do la co­gió en vo­lan­das y le di­jo: «Joer, Sa­ri­ta, con un par».

Sa­ru­ca es una mu­jer cul­ta, pre­pa­ra­da, di­ver­ti­da, com­ple­ta, tra­ba­ja en un co­le: en el co­me­dor con los pe­ques, en el pa­tio con las ma­yo­res y or­ga­ni­za las ru­tas, vein­ti­tan­tas. Se le­van­ta y se acues­ta de buen hu­mor. Como de­cía uno de mis ído­los, Fo­rrest Gump, es­to es to­do lo que te­nía que de­cir so­bre es­te te­ma tan mo­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.