Amo tu au­sen­cia

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Ma­nuel La­gar* *Ca­pe­llán del hos­pi­tal de Mé­ri­da

Cuan­do me dis­pon­go a sa­lir de ur­gen­cias, me di­ce una au­xi­liar de enfermería: «Un pa­dre y su hi­jo aca­ban de traer a su es­po­sa y ma­dre en parada car­dia­ca. Aca­ba de fa­lle­cer». Allí me fui y le ad­mi­nis­tré el sa­cra­men­to de la Un­ción de en­fer­mos por si aún vi­vía, como di­cen los cu­ras an­ti­guos.

Sa­lí a la puer­ta a en­con­trar­me con su des­con­so­la­do es­po­so, he­cho un mar de lá­gri­mas y la­men­tos, y so­lo me pu­se a su la­do pa­ra que pu­die­ra desaho­gar­se y ex­pre­sar su do­lor. Des­pués de diez mi­nu­tos sin ha­blar, so­lo sin­tien­do su llan­to y sus­pi­ros, co­men­zó a ex­pre­sar sus re­cuer­dos, a sus hi­jos, como tu­vie­ron que vi­vir como emi­gran­tes y que la vi­da allí no les re­sul­tó sen­ci­lla… Tu­vie­ron que vol­ver a su tie­rra y vi­vir con una pe­que­ña pen­sión de su mu­jer y la ayu­da de Cá­ri­tas. Pe­ro, so­bre to­do, me con­ta­ba có­mo la ama­ba y có­mo ha­bían com­par­ti­do sus mejores años de vi­da, sien­do el con­sue­lo y el apo­yo el uno del otro en me­dio de tan­tos sin­sa­bo­res que les ha­bía to­ca­do vi­vir. Aho­ra, a los se­sen­ta y po­cos y de­lan­te de su es­po­sa fa­lle­ci­da se en­con­tra­ba muy so­lo; ca­si po­dría de­cir­se que es­ta­ba vi­vien­do el do­lor de la au­sen­cia, cul­pan­do a su es­po­sa muer­ta de su pro­pia so­le­dad.

«Qué so­lo me has que­da­do», re­pe­tía. «No sien­to tan­to el que te ha­yas muer­to sino el do­lor que tu au­sen­cia produce en mi co­ra­zón y lo so­lo que me de­jas ca­si sin avi­sar­me». Qué ver­dad es esta y cuán­to do­lor produce, aunque sea­mos un po­co ego­cén­tri­cos, pe­ro quién no lo es an­te tan­ta an­gus­tia y de­s­es­pe­ran­za de vi­vir sin la per­so­na a la que amas y, so­bre to­do, sin el amor que ella te apor­tó.

Los acom­pa­ñó has­ta que lle­van el ca­dá­ver a ne­crop­sia y tien­do mi mano, que es co­rres­pon­di­da con el abra­zo de An­to­nio, con un «gra­cias, ami­go, por su com­pa­ñía»; le res­pon­dí: «de na­da, ami­go, ya ves que so­lo es­tu­ve ahí, a vues­tro la­do, sin de­cir pa­la­bra. So­lo pa­ra­fra­sean­do al­gu­na de las tu­yas pa­ra que su­pie­ras que eras es­cu­cha­do y apo­ya­do». Por­que el do­lor por la au­sen­cia so­lo pue­de ex­pe­ri­men­tar­lo aquel que ha ama­do, go­za­do y com­par­ti­do la vi­da con el que se fue.

Es­ta­ba cul­pan­do a su es­po­sa muer­ta de su so­le­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.