Mu­je­res con­sa­gra­das mi­sio­ne­ras

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Ra­fael Cob* *Obis­po de Pu­yo. Ecua­dor

Alo lar­go de la his­to­ria la mu­jer ha es­ta­do pre­sen­te como pro­ta­go­nis­ta de gran­des ges­tas que de­ja­ron hue­llas im­bo­rra­bles. Dios qui­so es­co­ger pa­ra la en­car­na­ción de Cris­to a una mu­jer, la Vir­gen Ma­ría; mu­je­res fue­ron como los hom­bres ar­tí­fi­ces de gran­des re­for­mas, como san­ta Teresa de Je­sús, y a lo lar­go del ca­mino mar­ca­ron hi­tos y son pun­tos re­fe­ren­cia­les don­de po­ner nues­tra mi­ra­da.

Hoy quie­ro re­fe­rir­me a to­das esas mu­je­res que pa­san des­aper­ci­bi­das, que con gran va­len­tía die­ron un pa­so al fren­te con un sí ge­ne­ro­so que las lle­vó a atra­ve­sar fron­te­ras, sur­car los ma­res y vo­lar muy al­to, que ate­rri­za­ron en el de­sier­to de Áfri­ca o en la sel­va ama­zó­ni­ca de Amé­ri­ca, o en las in­fi­ni­tas is­las de Asia. ¡Ellas son las mu­je­res mi­sio­ne­ras con­sa­gra­das!

No se de­tu­vie­ron a pen­sar por qué el do­lor en el mun­do, por qué la vio­len­cia y las di­fe­ren­cias. Ellas con­tem­pla­ron una ne­ce­si­dad, un va­cío, una in­jus­ti­cia, una mi­se­ria, un ni­ño que muere de ham­bre o un an­ciano que muere en so­le­dad. Quie­ren ser como el buen sa­ma­ri­tano, que no pre­gun­ta al que es­tá mal­tre­cho en el ca­mino por qué le apa­lea­ron. Más bien sa­nan sus he­ri­das, son como el ci­re­neo del vía cru­cis an­te tan­tos que ca­mi­nan al cal­va­rio con su pe­sa­da cruz a cues­tas. Son como la Ve­ró­ni­ca lim­pian­do y en­ju­gan­do los ros­tros des­fi­gu­ra­dos, mu­je­res va­lien­tes que rom­pen pro­to­co­los y atra­vie­san ba­rre­ras, fir­mes jun­to a la cruz y fie­les a la ver­dad, con un co­ra­zón des­bor­dan­te de amor, que ha­cen de ma­dres y her­ma­nas.

Me qui­to el som­bre­ro an­tes es­tas mu­je­res que han da­do la vi­da acom­pa­ñan­do a los más po­bres en nues­tros pue­blos in­dí­ge­nas. Con una vo­lun­tad tenaz, ca­paz de desafiar el pa­so de los años, po­nen su mi­ra­da en lo al­to, pi­san­do el lo­do en la tro­cha de la sel­va, en­se­ñan­do el ca­te­cis­mo en la ca­sa co­mu­nal o en la ca­pi­lla del po­bla­do, so­co­rrien­do y vi­si­tan­do a los en­fer­mos, sem­bran­do sue­ños en el co­ra­zón de los jó­ve­nes. ¿Qué se­ría de la evan­ge­li­za­ción ad gen­tes sin las mu­je­res?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.