La Igle­sia so­bre el nar­co­trá­fi­co

ABC - Alfa y Omega Madrid - - España -

La Igle­sia siem­pre ha man­te­ni­do una pos­tu­ra fir­me con­tra las dro­gas. Con­de­na a los «tra­fi­can­tes de la muer­te» y aco­gi­da a aque­llas per­so­nas que por las pri­me­ras y por cir­cuns­tan­cias es­pe­cia­les aca­ba­ron en la adic­ción. Bas­ta echar un vis­ta­zo a la ex­ten­sión del Pro­yec­to Hom­bre o a las nu­me­ro­sas ini­cia­ti­vas de con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas en es­te sen­ti­do. En con­cre­to, en la zo­na del Cam­po de Gi­bral­tar se en­cuen­tran las Hi­jas de la Ca­ri­dad, en cu­ya re­si­den­cia atien­den a per­so­nas con si­da, la ma­yor par­te pro­ce­den­tes de la dro­ga. Allí la so­cie­dad ci­vil se or­ga­ni­zó, ade­más, pa­ra de­nun­ciar la si­tua­ción y la ini­cia­ti­va par­tió de un sa­cer­do­te, acom­pa­ña­do por cris­tia­nos de a pie. Aten­di­das las per­so­nas, los Pa­pas y la Igle­sia en ge­ne­ral siem­pre han de­nun­cia­do las gra­ves con­se­cuen­cias del nar­co­trá­fi­co, con la co­rrup­ción de po­lí­ti­cos, Po­li­cía y so­cie­dad en ge­ne­ral, con la pér­di­da de vi­das hu­ma­nas… En con­cre­to, el Pa­pa Francisco es­tá muy preo­cu­pa­do por esta cues­tión y son ya va­rios los en­cuen­tros ce­le­bra­dos en el Va­ti­cano que han abor­da­do esta reali­dad –don­de in­clu­so se plan­teó la ex­co­mu­nión de los nar­cos–, ade­más de sus re­cu­rren­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes tan­to des­de la Se­de de Pe­dro en el Va­ti­cano como en sus via­jes, es­pe­cial­men­te a paí­ses gol­pea­dos más in­ten­sa­men­te por la dro­ga como México, su Ar­gen­ti­na na­tal o Co­lom­bia. En es­te úl­ti­mo país, a don­de via­jó ha­ce seis me­ses, di­jo: «Con­deno con fir­me­za esta la­cra que ha pues­to fin a tan­tas vi­das y que es man­te­ni­da y sos­te­ni­da por hom­bres sin es­crú­pu­los. No se pue­de ju­gar con la vi­da de nues­tro her­mano ni ma­ni­pu­lar su dig­ni­dad. Ha­go un lla­ma­mien­to pa­ra que se bus­quen los mo­dos pa­ra ter­mi­nar con el nar­co­trá­fi­co que lo úni­co que ha­ce es sem­brar muer­te por do­quier, trun­can­do tan­tas es­pe­ran­zas y des­tru­yen­do tan­tas fa­mi­lias».

Y dio pis­tas del pa­pel que de­be ju­gar la co­mu­ni­dad cris­tia­na: A no­so­tros, cris­tia­nos, «se nos exige ge­ne­rar des­de aba­jo un cam­bio cul­tu­ral: a la cul­tu­ra de la muer­te, de la vio­len­cia, res­pon­der con la cul­tu­ra de la vi­da y del en­cuen­tro».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.