LAS CRÓ­NI­CAS DEL BUEN HU­MOR DE JOA­QUÍN XAUDARÓ

Fue el hu­mo­ris­ta grá­fi­co por an­to­no­ma­sia de los años vein­te. El Mu­seo ABC se apun­ta el tan­to de ce­le­brar su pri­me­ra an­to­ló­gi­ca

ABC - Cultural - - Arte - JA­VIER RU­BIO NOMBLOT

Ha­bla­mos de un di­bu­jan­te que ini­cia su ca­rre­ra a fi­na­les del XIX y, sin em­bar­go, en esos gran­des car­te­les que nos dan la bien­ve­ni­da a la ex­po­si­ción del Mu­seo ABC lo que ten­de­mos a ver, o a re­co­no­cer, son esos mis­mos con­tra­pi­ca­dos –esa lí­nea cla­ra sin con­ce­sio­nes– con los que Gi­raud-Moe­bius rein­ven­tó el ar­te del di­bu­jo ochen­ta años más tar­de en su Ga­ra­je Her­mé­ti­co. Es­pe­jis­mos de la –con­ta­mi­na­da– mi­ra­da mo­der­na.

Se tra­ta de vi­ñe­tas de la se­rie El ve­ra­neo a vis­ta de pá­ja­ro, de 1905, y des­ta­can una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más ce­le­bra­das del ofi­cio de Joa­quín Xaudaró (Fi­li­pi­nas, 1872-Ma­drid, 1933): ese ex­pe­ri­men­to, ese re­to, el del es­cor­zo y la vi­sión cua­si ce­ni­tal de per­so­nas y co­sas y que da la medida de un di­bu­jan­te, lo afron­tó ya Xaudaró en al­gu­nos de sus di­bu­jos tem­pra­nos pa­ra la re­vis­ta Bar­ce­lo­na Có­mi­ca, ha­cia 1896. Se tra­ta, a fin de cuen­tas, de una for­ma au­daz e in­te­li­gen­te de tra­tar la pa­no­rá­mi­ca, de re­pre­sen­tar es­ce­nas com­ple­jas, co­mo ver­be­nas y otras aglo­me­ra­cio­nes que hoy, inevi­ta­ble­men­te, su­pe­ra­da la con­quis­ta del cie­lo y ya en la era del sa­té­li­te, se nos an­to­ja van­guar­dis­ta o vi­sio­na­ria.

Con exac­ti­tud

De to­dos mo­dos, lo que im­por­ta es la for­ma de re­sol­ver el pro­ble­ma, la exac­ti­tud, la ele­gan­cia, el sen­ti­do: un es­cor­zo tan for­za­do ani­qui­la el ob­je­to, lo vuel­ve irre­co­no­ci­ble, y las fa­mo­sas vis­tas aé­reas de Xaudaró son, co­mo to­da su obra, cla­ras, fá­ci­les de leer.

Y la otra ima­gen que nos in­tro­du­ce en la ex­po­si­ción es, evi­den­te­men­te, la del fa­mo­so pe­rri­to chihuahua de Xau- da­ró, mas­co­ta de una épo­ca, que apa­re­ce por pri­me­ra vez en 1921, na­da más reanu­dar el ilus­tra­dor su co­la­bo­ra­ción con Blan­co y Ne­gro y que desde en­ton­ces fi­gu­ra­rá –¡por or­den ex­pre­sa de Don Tor­cua­to Lu­ca de Te­na!– en to­das las vi­ñe­tas del ar­tis­ta.

Tam­bién es ob­vio, pa­ra el lec­tor/es­pec­ta­dor ac­tual, que ese pe­rro sin nom­bre re­pre­sen­ta, co­mo se­ña­ló ya el ar­tis­ta, la fi­gu­ra del sa­bio: «Sin ha­blar, sub­ra­ya con su pre­sen­cia los sar­cas­mos y las iro­nías... [...] Es un pe­rro pa­ya­so. Ocu­pa, en los di­bu­jos, la po­si­ción men­tal del fi­ló­so­fo que se sien­ta en un dan­cing. Hu­ma­na­men­te se­rio, po­see la co­rrec­ción de los be­bés mo­der­nos que en el cir­co con­tem­plan con lás­ti­ma la ale­gría de los hom­bres ma­du­ros. Es un pe­rro muy digno. Si él qui­sie­ra, ha­ría ver­sos, dis­cur­sos, His­to­ria, go­bierno. Pe­ro no se me­te nun­ca en pe­rre­rías. Pre­fie­re con­ser­var su lí­nea de con­duc­ta; va­le de­cir, su pos­tu­ra pie­tis­ta de sa­bio que asis­te a la fun­ción del mundo, con sus ojos pa­ra­li­za­dos por el asom­bro inú­til de las co­sas que ha vis­to».

La bue­na gen­te es hasta la fe­cha la ma­yor ex­po­si­ción de­di­ca­da a Joa­quín Xaudaró, sin du­da, el hu­mo­ris­ta grá­fi­co más po­pu­lar de los años vein­te. El Mu­seo ABC ate­so­ra más de sie­te mil ori­gi­na­les su­yos, de los que se han ex­pues­to dos­cien­tos, se­lec­cio­na­dos por el co­mi­sa­rio, guio­nis­ta y crí­ti­co Fe­li­pe Her­nán­dez Ca­va, au­tor tam­bién de la ri­gu­ro­sa sem­blan­za del ar­tis­ta que fi­gu­ra en el ca­tá­lo­go.

Un tí­tu­lo que alu­de al ca­rác­ter siem­pre ama­ble, res­pe­tuo­so (se ha ha­bla­do de un hu­mor «cas­ti­zo», por opo­si­ción al re­fi­na­mien­to ba­rro­co de la ilus­tra­ción fran­ce­sa), nun­ca áci­do ni sa­tí­ri­co, de su ex­ten­sa obra: Xaudaró di­bu­jó vi­ñe­ta a vi­ñe­ta una cró­ni­ca de la ac­tua­li­dad y de la vi­da ho­ga­re­ña, un re­tra­to de las cla­ses so­cia­les de su épo­ca, de sus dis­pa­res preo­cu­pa­cio­nes y vi­cios, sin caer ja­más en la acri­tud; bus­can­do, li­te­ral­men­te, el buen hu­mor (cier­ta­men­te se le ha con­si­de­ra­do co­mo «el maes­tro del chis­te ma­lo » , pe­ro no hay na­da más pa­cí­fi­co y re­la­jan­te que un chis­te ma­lo). Y es esa bon­ho­mía –que evi­den­te­men­te hoy, en la edad de la de­silu­sión ra­di­cal bau­dri­llar­dia­na, nos re­sul­ta ex­ce­si­va­men­te inocen­te– la que a la pos­tre le de­fi­ne co­mo ar­tis­ta y co­mo per­so­na. Con­cep­tual­men­te es, de he­cho, el pi­lar del cor­pus crea­ti­vo de Xaudaró.

Éxi­to ful­gu­ran­te

Es­ta an­to­ló­gi­ca, co­mo el tex­to, si­gue un or­den es­tric­ta­men­te cro­no­ló­gi­co y se di­vi­de en tres ca­pí­tu­los: los ini­cios de su ca­rre­ra (1898-1908), los años de bohe­mia en Pa­rís (1908-1916) y el éxi­to de­fi­ni­ti­vo en Ma­drid (1921-1933). Xaudaró, digno nie­to de Ra­món Xaudaró y Fá­bre­gas (1802-1837; Ba­ro­ja le ci­ta en Me­mo­rias de un hombre de ac­ción), li­be­ral y cons­pi­ra­dor irre­den­to, des­te­rra­do, exi­lia­do y en­car­ce­la­do en múl­ti­ples oca­sio­nes –y paí­ses– y fu­si­la­do a los trein­ta y cin­co años, na­ce en Fi­li­pi­nas (don­de es­ta­ba des­ti­na­do su pa­dre, co­ro­nel de In­ge­nie­ros), don­de des­cu­bre su vo­ca­ción mer­ced al con­tac­to con el ar­te orien­tal y, pro­ba­ble­men­te, con las in­flu­yen­tes es­tam­pas ja­po­ne­sas de Kono Ba­rei e Imao Kei­nen.

Es­tu­dia di­bu­jo en Bar­ce­lo­na, don­de em­pie­za a pu­bli­car, y en 1898 es con­tra­ta­do co­mo re­dac­tor ar­tís­ti­co por Blan­co y Ne­gro y se ins­ta­la en Ma­drid. En es­te pri­mer epí­gra­fe de la ex­po­si­ción hay una gran va­rie­dad de obras y apro­xi­ma­cio­nes es­ti­lí­si­cas: Xaudaró ilus­tra li­bros, crea his­to­rie­tas y es­ce­no­gra­fías, y rea­li­za, pa­ra Blan­co y

Ne­gro, ABC (fun­da­do en 1903) y Gen­te Me­nu­da (1904), to­do ti­po de tra­ba­jos, desde his­to­rie­tas grá­fi­cas hasta or­las, pa­san­do por ilus­tra­cio­nes, ca­ri­ca­tu­ras y di­bu­jos pu­bli­ci­ta­rios.

Se mar­cha a Pa­rís –co­mo to­dos– en 1908 pa­ra to­mar con­tac­to con la van­guar­dia, pro­bar suer­te y, fun­da­men­tal­men­te, vi­vir la bohe­mia (sus gran­des ami­gos allí fue­ron Ju­lio Cam­ba y Fran­cis­co San­cha). De es­ta eta­pa se ex­po­nen las cu­bier­tas e ilus­tra­cio­nes que hi­zo pa­ra edi­to­ria­les tan im­por­tan­tes co­mo Flam­ma­rion, Ollen­dorff ( Los cin­co pun­tos. El di­bu­jo ins­truc­ti­vo y di­ver­ti­do pa­ra pe­que-

SU LÁ­PIZ SIN­TIÓ PRE­DI­LEC­CIÓN POR DES­TA­CAR LAS PE­QUE­ÑAS TRA­GE­DIAS DEL HO­GAR

ños ño y ma­yo­res, 1912) y Gar­nier (porp ejem­plo, Las pe­ri­pe­cias de la avia­ción, 1911), así co­mo los dib­di­bu­jos que se­guía en­vian­do a Blan­co Bla y Ne­gro.

A su re­gre­so, cen­tra­do ya en las co­la­bo­ra­cio­nes con Pren­sa Es­pa­ño­la, Es al­can­za la fa­ma de in­me­dia­to in (con su po­pu­lar pe­rri­to rri de 1921 y el no me­nos fa­mo­so m Hombre de la bar­ba de

1927). 19 De 1921 es tam­bién El Se­ño­ñor Ber­na­bé en la Ru­sia Co­lo

ra­ra­da, la úni­ca con­ce­sión a la ideo­lo­gía id que hi­zo en su vi­da, e hhis­to­rie­ta en la que se ha que­ri­do rid ver un pre­ce­den­te del Tin­tín­tín en el país de los só­viets de HeHer­gé (1929). A lo lar­go de es­ta etae­ta­pa, la más fe­cun­da de su ca­rre­rre­ra, Xaudaró de­pu­ra su di­bu­jo,jo, al­can­za la maes­tría, rea­li­za in­fin­fi­ni­dad de ilus­tra­cio­nes pa­ra mmul­ti­tud de re­vis­tas, se con­vie­vier­te en un per­so­na­je pú­bli­co (es pre­si­den­te de la Unión de DiDi­bu­jan­tes Es­pa­ño­les...).

E in­clu­so se aden­tra en el mundo de la ani­ma­ción y fun­da la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Di­bu­jos Ani­ma­dos ( SE­DA), un pro­yec­to que no po­día pros­pe­rar fren­te a la in­dus­tria nor­te­ame­ri­ca­na. A su muer­te, su ami­go K- Hi­to re­su­mió: «Joa­quín Xaudaró sig­ni­fi­ca en la ca­ri­ca­tu­ra es­pa­ño­la el im­pe­rio de la

bon­ho­mie, del hu­mor sano y bon­da­do­so. Su lá­piz sin­tió es­pe­cial pre­di­lec­ción por des­ta­car las pe­que­ñas tra­ge­dias del ho­gar, que ad­qui­rían irre­sis­ti­ble co­mi­ci­dad a tra­vés de su fino es­pí­ri­tu ob­ser­va­dor».

Joa­quín Xaudaró La bue­na gen

te Mu­seo ABC. Ma­drid. C/ Ama­niel, 29-31. Co­mi­sa­rio: Fe­li­pe Her­nán­dez Ca­va. Http://www.mu­seoabc.es/ Hasta el 16 de sep­tiem­bre

MUCHO MÁS QUE UN PE­RRI­TO. De arri­ba aba­jo, de­ta­lle de «¿Para quién es esta na­ran­ja?» (1913); ilustración de la se­rie «El ve­ra­neo a vis­ta de pá­ja­ro»; y frag­men­to de «En las ca­lles de Pa­rís» (1913)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.