GARAICOA O LA BE­LLE­ZA DEL VE­NENO

Ar­qui­tec­tu­ra y uto­pía han si­do siem­pre pun­tos de par­ti­da del tra­ba­jo de Car­los Garaicoa. Tam­bién en su pro­yec­to pa­ra el CGAC

ABC - Cultural - - Arte - MA­RÍA PE­ÑA LOMBAO

Fi­jé­mo­nos en la de­di­ca­to­ria del cu­bano José Le­za­ma Li­ma en Paradiso ( 1966): « Di­go es­to pa­ra que los jó­ve­nes in­sis­tan en lo que no com­pren­den, que vuel­van so­bre lo que no en­tien­den, por­que al fi­nal los ojos se abri­rán an­te un mundo ma­ra­vi­llo­so». El crea­dor Car­los Garaicoa na­cía en La Habana un año des­pués de la pri­me­ra pu­bli­ca­ción del gran ma­ni­fies­to a la vi­da que su­pu­so aque­lla no­ve­la.

A Garaicoa siem­pre le han atraí­do las ma­que­tas y las mi­nia­tu­ras; no tan­to co­mo bo­ce­tos de un pro­yec­to que se eje­cu­ta­rá a gran es­ca­la, sino co­mo pai­sa­jes que se ro­dean y se pien­san desde el mundo del ar­te. A tra­vés de los pro­to­ti­pos, di­se­ña su dis­cur­so co­mo un ar­qui­tec­to que eli­ge es­té­ti- ca­men­te la exu­be­ran­cia in­ver­ti­da, el mi­ni­ma­lis­mo, pues sus obras pa­re­cen el ne­ga­ti­vo de su ciudad na­tal. El ai­re nór­di­co, sin­té­ti­co, la lim­pie­za y el blan­co ale­jan sus obras de La Habana, de cual­quier en­cuen­tro con sus raí­ces. Co­mo si qui­sie­ra la­var­le la ca­ra a un mundo can­sa­do, co­mo si qui­sie­ra res­tau­rar­lo, dar­le un sen­ti­do más hu­mano y me­nos gran­dio­so, Car­los Garaicoa des­ti­la los lu­ga­res que ima­gi­na.

Im­pri­mir una hue­lla

El CGAC de San­tia­go de Com­pos­te­la aco­ge la mues­tra que via­ja desde Tu­rín –ciudad en la que sur­ge el pro­yec­to– El Pa­la­cio de las tres his­to­rias. En ella se dan ci­ta obras de nue­va crea­ción y tra­ba­jos an­te­rio­res, fo­to­gra­fías, ins­ta­la­cio­nes de ma­yor y me­nor for­ma­to. Imá­ge­nes de lu­ga­res aban­do­na­dos y es­pa­cios va­cíos, en­tre las que des­ta­ca la ins­tan­tá­nea de una me­sa con un fi­gu­rín de ma­de­ra tra­tan­do de sos­te­ner el pin­cel de un la­pi­ce­ro con to­da su fuer­za. El ar­tis­ta cu­bano im­pri­me su hue­lla o su in­ter­pre­ta­ción de la His­to­ria, del Mo­der­nis­mo, del ca­pi­ta­lis­mo o de la opre­sión en sus tra­ba­jos, y en esa ima­gen po­de­mos leer la fuer­za sim­bó­li­ca del hombre con­tra el man­da­to de hie­rro. El mo­de­lo hu­mano que aguan­ta el pe­so de la His­to­ria, o tal vez el hom­bre­ci­to que no quie­re que lo pin­ten más. Hombre lim­pio, bri­llan­te e inú­til.

Car­los Garaicoa cons­tru­ye es­ce­na­rios re­la­cio­na­dos con el po­der y la po­lí­ti­ca en los que la au­sen­cia de in­di­vi­duos es no­to­ria. Ese hom­bre­ci­to de ma­de­ra an­tes men­cio­na­do re­pre­sen­ta la mis­ma alma con for­ma hu­ma­na que apa­re­ce en

Lim­pio, bri­llan­te, inú­til (2017), tí­tu­lo de sus va­llas pu­bli­ci­ta­rias, aquí pre­sen­tes, de cin­co me­tros de al­tu­ra; una si­tua­da a la en­tra­da del mu­seo y otra en el ves­tí­bu­lo. Car­te­les de pris­mas gi­ra­to­rios –a mo­do de pro­pa­gan­da es­té­ti­ca– del es­pa­cio pú­bli­co, arra­sa­do por el con­trol de la in­for­ma­ción ba­jo una dic­ta­du­ra.

La ins­ta­la­ción ha­bla el len­gua­je del cine, de la pu­bli­ci­dad, y re­me­mo­ra la in­for­ma­ción ses­ga­da e im­po­si­ti­va que ca­rac­te­ri­za a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de un país ba­jo un ré­gi­men dic­ta­to­rial.

Dia­man­te en bru­to

Allí un hombre di­bu­ja­do se ele­va so­bre el sky­li­ne de una fá­bri­ca jun­to al le­ma: « Lim­pio co­mo un dia­man­te». Garaicoa re­cuer­da esa frase de Mus­so­li­ni: « La ar­qui­tec­tu­ra de­be ser lim­pia co­mo un dia­man­te», y la con­ti­núa con sus pro­pias pa­la­bras: «Bri­llan­te co­mo un cu­chi­llo e inú­til co­mo to­da ideo­lo­gía». De ahí el tí­tu­lo de la ins­ta­la­ción. El ur­ba­nis­mo es un cam­po en el que Garaicoa se mue­ve có­mo­da­men­te, rediseñando emo­cio­nes plás­ti­cas, in­tro­du­cien­do ele­men­tos que a es­ca­la hu­ma­na se­rían ca­si im­po­si­bles de rea­li­zar. La obra cla­ve, que lle­va por tí­tu­lo El pa­la­cio de las tres his­to­rias, con­sis­te en la re­pre­sen­ta­ción de tres edi­fi­cios ita­lia­nos ra­cio­na­lis­tas, em­ble­mas del fas­cis­mo, en­tre los que so­bre­sa­len for­mas or­gá­ni­cas de vi­drio. Co­mo en su día tra­ba­jó so­bre La Habana, Garaicoa trae aho­ra Tu­rín a San­tia­go de Com­pos­te­la, en pa­la­bras de Clau­dia Gioia, la co­mi­sa­ria de es­ta ci­ta: «Tu­rín es una ciudad em­ble­má­ti­ca en cuan­to a con­ca­te­na­cio- nes y acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos. Da­da su re­la­ción con la in­dus­tria, ha vi­vi­do la pa­rá­bo­la del si­glo XX: del desa­rro­llo y la ace­le­ra­ción a la su­mi­sión y la pri­va­ti­za­ción, hasta lle­gar a la trans­for­ma­ción ac­tual».

His­to­rias por leer

Las tres ma­que­tas poe­ti­za­das, en­ce­rra­das en cris­tal, ha­bi­tan una mis­ma vi­tri­na so­por­ta­da por «do­bles T», vigas de me­tal co­mu­nes en la cons­truc­ción, em­be­lle­ci­das de blan­co pa­ra la pre­sen­ta­ción en sa­la. O tal vez pin­ta­das a pro­pó­si­to pa­ra bo­rrar su na­tu­ra­le­za in­dus­trial, cons­truc­ti­va, ele­men­tal. El ar­tis­ta de­fi­ne es­tos edi­fi­cios ita­lia­nos co­mo «be­lle­za lle­na de ve­neno, de ideo­lo­gía».

Las obras de Car­los Garaicoa es­tán repletas de his­to­rias por leer, el ob­je­ti­vo de­cla­ra­do en su tra­ba­jo es la de­fen­sa del pen­sa­mien­to pro­pio, par­ti­cu­lar, emo­ti­vo, anó­ni­mo y sen­si­ble. Aun­que en ellas no apa­rez­can per­so­nas re­pre­sen­ta­das fí­si­ca­men­te, hay to­do un mundo hu­mano pa­ra aque­llos ojos que quie­ran des­cu­brir­lo.

EL UR­BA­NIS­MO ES UN CAM­PO EN EL QUE SE MUE­VE CÓ­MO­DA­MEN­TE, REDISEÑANDO EMO­CIO­NES PLÁS­TI­CAS

Car­los Garaicoa El pa­la­cio de

las tres his­to­rias CGAC. San­tia­go de Com­pos­te­la. C/ Va­lle In­clán, 2. Co­mi­sa­ria: Clau­dia Gioia. Http://cgac.xun­ta.gal/. Hasta el 1 de ju­lio

Obras de «Fo­tó­gra­fo de do­min­go». En la otra pá­gi­na, «El pa­la­cio de las tres his­to­rias»

El ar­tis­ta Car­los Garaicoa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.