El mue­ble es­pa­ñol con­so­li­da una ro­bus­ta re­cu­pe­ra­ción gra­cias a las ex­por­ta­cio­nes

La fac­tu­ra­ción del sec­tor si­gue le­jos del pe­rio­do pre­cri­sis, pe­ro acu­mu­la tres ejer­ci­cios con­se­cu­ti­vos al al­za

ABC - Empresa - - Portada - M. J. PÉ­REZ- BAR­CO

Mue­bles es­pa­ño­les hay has­ta en Cos­ta de Mar­fil, Gha­na, Ca­me­rún, Ni­ge­ria, An­go­la, Gui­nea Ecua­to­rial, Azer­bai­yán, Geor­gia, Emi­ra­tos Ára­bes y Co­rea del Sur. Son los nue­vos mer­ca­dos en los que es­tos pro­duc­tos se abren ca­mino. La ex­por­ta­ción ha si­do el ba­lón de oxí­geno que ha lo­gra­do man­te­ner la­ten­te, y a du­ras pe­nas, el sec­tor del mue­ble mien­tras la cri­sis azo­ta­ba con fuer­za. La de­ba­cle eco­nó­mi­ca « se lle­vó por de­lan­te a más de 4.000 fa­bri­can­tes, con sus ma­qui­na­rias, ins­ta­la­cio­nes, na­ves... Eran em­pre­sas ge­ne­ra­do­ras de em­pleo. Por no ha­blar de la in­dus­tria au­xi­liar: ta­lle­res que es­ta­ban a su ser­vi­cio, bar­ni­za­do­res, em­ba­la­do­res.... De eso, no te­ne­mos da­tos», cuen­ta Am­pa­ro Ber­to­meu, di­rec­to­ra de Anie­me, la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Ex­por­ta­do­res del Mue­ble de Es­pa­ña.

Los ma­los tiem­pos pa­re­cen que ya se van. Y el sec­tor del mue­ble vuel­ve a re­na­cer. Aho­ra in­clu­so ba­jo un con­cep­to más in­no­va­dor y am­bi­cio­so. Se lla­ma há­bi­tat. Y es un ma­cro­sec­tor don­de tie­nen ca­bi­da mi­les de em­pre­sas y to­da una gran in­dus­tria que gi­ran en torno al mue­ble, a la ilu­mi­na­ción, a la de­co­ra­ción, al tex­til, al ho­gar... Pro­vee­do­res, fa­bri­can­tes, dis­tri­bui­do­res, co­mer­cios, equi­pa­mien­to do­més­ti­co, pla­ta­for­mas on­li­ne, ar­qui­tec­tos, in­terio­ris­tas, di­se­ña­do­res... for­man par­te de es­ta mas­to­dón­ti­ca área eco­nó­mi­ca que va le­van­tan­do ca­be­za.

Se­gún da­tos del Ob­ser­va­to­rio Es­pa­ñol del Mer­ca­do del Mue­ble-Ai­dim­me, en 2016 la fac­tu­ra­ción de la pro­duc­ción mobiliaria lle­gó a 4.227 mi­llo­nes de eu­ros, un 5,9% más que en 2015, y por en­ci­ma del 3,6% del PIB in­ter­anual re­gis­tra­do en 2016. Ya van tres años con­se­cu­ti­vos de cre­ci­mien­to. Aún así, le­ja­nos que­dan los 7.274 mi­llo­nes de eu­ros de 2008.

Tras una dé­ca­da de ajus­tes, el em­pleo cre­ció tam­bién en es­te sec­tor: un 3,6% en 2016 (con 59.275 tra­ba­ja­do­res). Aun­que hay me­nos em­pre­sas: de 7.144 en 2015 a 6.895 al año si­guien­te. Cuan­do co­men­zó la cri­sis, exis­tían 12.968 cor­po­ra­cio­nes de­di­ca­das a la fa­bri­ca­ción de es­tos pro­duc­tos y 100.168 em­plea­dos. Se tra­ta so­bre to­do de mi­cro­em­pre­sas ( 75,1%) y py­mes ( 22,1%), que reúnen el 54% de los in­gre­sos de ex­plo­ta­ción. Las me­dia­nas em­pre­sas ape­nas al­can­zan un 2,4% y las gran­des un 0,4%, y tie­nen en sus ma­nos el res­to del pas­tel.

A la vez, las ex­por­ta­cio­nes que fue­ron una vál­vu­la de es­ca­pe pa­ra mu­chas em­pre­sas du­ran­te la cri­sis, tam­bién au­men­ta­ron y han ti­ra­do de la pro­duc- ción des­de 2010. La ven­ta de mue­bles a otros paí­ses se in­cre­men­tó un 8,47% en 2016 has­ta los 1.847 mi­llo­nes de eu­ros y su­pu­sie­ron al­go más del 43% del to­tal de la pro­duc­ción es­pa­ño­la, sien­do el mer­ca­do eu­ro­peo el pri­mer des­tino. Por es­te or­den, Fran­cia, Por­tu­gal, Ale­ma­nia, Reino Uni­do y Es­ta­dos Uni­dos son nues­tros prin­ci­pa­les com­pra­do­res. Ya ex­por­ta el 62% de las em­pre­sas es­pa­ño­las que fa­bri­can mue­bles y el 94,7% de ellas los pro­du­cen ín­te­gra­men­te en te­rri­to­rio es­pa­ñol.

Aún con da­tos tan po­si­ti­vos la di­rec­to­ra de Anie­me es cau­ta. «No es­tán cre­cien­do las ven­tas del mer­ca­do na­cio­nal —afir­ma—. Es­tá cre­cien­do la fac­tu­ra­ción por­que se des­ti­na ma­yor par­te de la pro­duc­ción a la ex­por­ta­ción». Sin em­bar­go, al­go en el mer­ca­do se mue­ve. «Po­co a po­co se va dan­do una re­cu­pe­ra­ción pe­ro no he­mos lle­ga­do a los ni­ve­les de 2007» , co­men­ta Li­gia Ro­dri­go, se­cre­ta­ria ge­ne­ral de Co­me­rç Mo­ble, la Aso­cia­ción de Co­mer­cios del Mue­ble de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, la re­gión re­fe­ren­te en es­te ám­bi­to, con ma­yor tra­di­ción y ac­ti­vi­dad. Y así lo co­rro­bo­ra Vicente Sa­les, ana­lis­ta de mer­ca­dos y es­tra­te­gia de Ai­dim­me ( el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co Me­tal­me­cá­ni­co, Mue­ble, Ma­de­ra, Em­ba­la­je y Afi­nes): «El en­torno ma­cro­eco­nó­mi­co —di­ce— y de mer­ca­do fa­vo­ra­ble, con la re­cu­pe­ra­ción de la de­man­da de los ho­ga­res y la me­jo­ra del sec­tor de la cons­truc­ción y la com­pra­ven­ta de viviendas » es­tán con­tri­bu­yen­do a la re­cu­pe­ra­ción.

Ca­li­dad y buen pre­cio

Los mue­bles es­pa­ño­les tie­nen mu­cha ca­li­dad y bue­nos pre­cios. Aun­que lo que más les di­fe­ren­cia es su al­to ni­vel de crea­ti­vi­dad y di­se­ño. «Se ven­den en to­do el mun­do y su ca­li­dad es re­co­no­ci­da por to­das las mar­cas y fa­bri­can­tes. Ne­ce­si­ta­mos cre­cer con nues­tros clien­tes, ser­vir­les allí don­de es­tán y ade­más pro­te­ger­nos fren­te al ries­go que su­pon­dría te­ner so­lo ac­ti­vi­dad en un país», ex­pli­ca Ig­na­cio Ruiz, di­rec­tor ge­ne­ral de Fol­de­co. De ahí que el fu­tu­ro del sec­tor pa­se por ex­por­tar. De ello es muy cons­cien­te la di­rec­to­ra de Anie­me. «Ca­da año tra­ta­mos de abrir nue­vos mer­ca­dos (Gha­na, Ni­ge­ria, Cos­ta de Mar­fil...) — di­ce— y con­so­li­dar los exis­ten­tes (avan­za­mos en Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co). De es­ta for­ma in­ten­tas com­pen­sar. No to­dos los mer­ca­dos van a caer a la vez: si cae uno hay otros que van bien. Aho­ra nos ha fa­lla­do Ru­sia: la de­va­lua­ción del ru­blo ha si­do bru­tal, las ten­sio­nes geo­po­lí­ti­cas y los cam­bios en el gus­to del con­su­mi­dor». En el sec­tor del há­bi­tat no so­lo ca­be el he­cho de ves­tir una ca­sa. Mue­bles de ofi­ci­na, so­lu­cio­nes in­te­gra­les pa­ra em­pre­sas, ins­ti­tu­cio­nes... Has­ta el tu­ris­mo pue­de dar un gran im­pul­so al sec­tor, co­mo se­ña­la Ber­to­meu. « En

Fran­cia, Por­tu­gal y Ale­ma­nia son los prin­ci­pa­les des­ti­nos de nues­tras ex­por­ta­cio­nes

Tras una dé­ca­da de ajus­tes, el em­pleo cre­ció un 3,6% en 2016 lle­gan­do ca­si a 60.000 tra­ba­ja­do­res

los ho­te­les hay que re­po­ner mue­bles. Por ejem­plo, ca­da cin­co años cam­bian los col­cho­nes. Las po­si­bi­li­da­des de re­no­var mo­bi­lia­rio son muy al­tas en zo­nas con fre­cuen­tes desas­tres na­tu­ra­les co­mo el Ca­ri­be», ex­pli­ca.

No obs­tan­te, el sec­tor del há­bi­tat, muy in­dus­tria­li­za­do, tie­ne mu­chos re­tos por de­lan­te. De­be ga­nar tam­bién com­pe­ti­ti­vi­dad, a tra­vés de la in­no­va­ción y di­gi­ta­li­za­ción. « El mue­ble es una in­dus­tria tra­di­cio­nal por lo que es­ta­mos tan so­lo en una eta­pa muy ini­cial pa­ra afron­tar es­tos re­tos», ase­gu­ra el ana­lis­ta Sa­les, que se­ña­la al­gu­nas de las me­tas: di­gi­ta­li­zar los pro­ce­sos in­ter­nos de las em­pre­sas (la in­dus­tria 4.0); in­no­var los ca­na­les de ven­ta pa­ra adap­tar­los a la om­ni­ca­na­li­dad y el di­se­ño de los pro­duc­tos pa­ra que sean ca­da vez más «in­ter­ve­ni­bles» por los con­su­mi­do­res.

Por­que las re­glas del jue­go tam­bién es­tán cam­bia­do en el há­bi­tat, co­mo en mu­chos otros sec­to­res. In­ter­net, las nue­vas tec­no­lo­gías, las re­des so­cia­les... tie­nen mu­cho que ver. El con­su­mi­dor es más im­pre­vi­si­ble, exi­gen­te, re­quie­re in­me­dia­tez, ca­li­dad y trans­pa­ren­cia en el pre­cio. La om­ni­ca­na­li­dad tam­bién de­be lle­gar al co­mer­cio del mue­ble, aun­que la ven­ta on­li­ne de es­tos pro­duc­tos to­da­vía se en­cuen­tra en sus ini­cios. Trans­por­tar pro­duc­tos de gran ta­ma­ño y pe­so a ba­jo pre­cio no re­sul­ta fá­cil. Y eso que «de ca­da cin­co con­su­mi­do­res que bus­can mue­bles, cua­tro mi­ran an­tes en in­ter­net pa­ra in­for­mar­se», afir­ma Li­gia Ro­dri­go.

«El clien­te se ha di­ver­si­fi­ca­do mu­cho —con­ti­núa— y el mue­ble no es un pro­duc­to fá­cil de ven­der on­li­ne. Nues­tra prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca es que so­mos un ser­vi­cio per­so­na­li­za­do. El clien­te quie­re que le to­mes me­di­das, que sal­ves una vi­ga pa­ra co­lo­car el ar­ma­rio, que le in­for­mes de ten­den­cias y co­lo- res, que le mon­tes los mue­bles, se los lle­ves a ca­sa... Por eso el fu­tu­ro es dar un ser­vi­cio muy es­pe­cia­li­za­do y per­so­na­li­za­do en la tien­da fí­si­ca, don­de hay pro­fe­sio­na­les que ayu­dan y ase­so­ran. Y com­par­tir­lo con el es­ca­pa­ra­te on­li­ne. La ma­yo­ría de las tien­das de mue­bles tie­nen web, pe­ro hay que dar un pa­so más: in­cor­po­rar pro­gra­mas de di­se­ño, un ser­vi­cio de aten­ción te­le­fó­ni­ca pa­ra ase­so­rar y des­pués que el con­su­mi­dor ven­ga a la tien­da a ver y to­car».

Des­de lue­go, el mue­ble lle­va im­pre­sas en su ADN una se­rie de ca­rac­te­rís­ti­cas que le ha­cen un pro­duc­to úni­co y más di­fí­cil de sa­lir ade­lan­te: no es un pro­duc­to de pri­me­ra ne­ce­si­dad, tam­po­co pe­re­ce­de­ro, y «ne­ce­si­ta­mos mu­cha lo­gís­ti­ca, es­pa­cios y su­per­fi­cies muy gran­des pa­ra ex­po­ner, ade­más es ne­ce­sa­rio sa­ber de­co­rar muy bien pa­ra dar emo­ción... Ese ser­vi­cio lo­gís­ti­co en­ca­re­ce mu­cho el pro­duc­to. Por ejem­plo, un mue­ble que lle­gue a cual­quier des­tino eu­ro­peo ese en­ca­re­ce un 10% por el trans­por­te», ex­pli­ca Ber­to­meu.

Mien­tras, otros mo­de­los de ne­go­cio emer­gen­tes mi­ran ha­cia el sec­tor del mue­ble co­mo un mer­ca­do más pa­ra ex­plo­tar, cuen­ta Sa­les. «Su im­pac­to es to­da­vía irre­co­no­ci­ble —aña­de—, pe­ro no se pue­de des­pre­ciar su po­ten­cial pa­ra cam­biar los há­bi­tos de com­pra y las pre­fe­ren­cias de la de­man­da. Son ac­to­res co­mo em­pre­sas de eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va y pla­ta­for­mas de ven­ta o de pres­crip­ción on­li­ne. Otros mo­de­los ofre­cen al usua­rio la po­si­bi­li­dad de in­ter­ac­tuar con el pro­duc­to an­tes de com­prar­lo (di­se­ñar­lo des­de ca­sa, por ejem­plo), pe­ro son ne­go­cios to­da­vía po­co desa­rro­lla­dos » , que el fu­tu­ro trae­rá con­si­go. Por aho­ra, los tres años con­se­cu­ti­vos de cre­ci­mien­to au­gu­ran un buen pa­no­ra­ma pa­ra el há­bi­tat, eso sí sin per­der de vis­ta su re­to tec­no­ló­gi­ca y de in­ter­na­cio­na­li­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.