Un des­equi­li­brio que ame­na­za el fu­tu­ro

ABC - Empresa - - Sumario -

La de­sigual­dad es un ger­men de frus­ta­ción que pue­de alen­tar los po­pu­lis­mos

Las si­re­nas han de­ja­do de ulu­lar. La eco­no­mía glo­bal pa­re­ce ha­ber pues­to tie­rra por me­dio con ese abis­mo ha­cia el que fue arras­tra­da por el co­lap­so fi­nan­cie­ro y los años de ex­ce­sos y des­equi­li­brios. Las gran­des po­ten­cias han re­cu­pe­ra­do el pul­so en ma­yor o me­nor me­di­da y el FMI, abo­nán­do­se al op­ti­mis­mo ge­ne­ra­li­za­do, re­vi­sa­ba es­ta se­ma­na la pre­vi­sión del cre­ci­mien­to mun­dial has­ta el 3,9% es­te año y el pró­xi­mo. Las se­ña­les de reac­ti­va­ción pa­re­cen só­li­das, pe­ro las es­ta­dís­ti­cas, que no son más que una fo­to­gra­fía mo­vi­da de un mun­do en per­ma­nen­te mu­dan­za, no son ca­pa­ces de re­fle­jar un nue­vo ger­men de ines­ta­bi­li­dad que se agi­gan­ta en el pre­sen­te y ame­na­za el fu­tu­ro: la de­sigual­dad en el re­par­to de la ri­que­za, un ger­men de frus­tra­ción y con­vul­sio­nes que pue­de aca­bar alen­tan­do nue­vos y re­for­za­dos po­pu­lis­mos.

Cu­rio­sa­men­te, ha si­do el Fo­ro Eco­nó­mi­co de Da­vos, el quién es quién anual de las éli­tes em­pre­sa­ria­les y po­lí­ti­cas glo­ba­les, el que ha pues­to ci­fras y voz a esa sen­sa­ción ge­ne­ra­li­za­da de que la re­cu­pe­ra­ción ape­nas se ha no­ta­do en mu­chos bol­si­llos. Ya el le­ma del even­to, «Crear un fu­tu­ro com­par­ti­do en un mun­do frac­tu­ra­do», es bas­tan­te ex­plí­ci­to so­bre los ries­gos de per­pe­tuar so­cie­da­des en las que se avan­za a dis­tin­tas ve­lo­ci­da­des. O en la que mu­chos si­guen en pun­to muer­to. Es­te Fo­ro, na­da sos­pe­cho­so de al­ber­gar vo­ca­cio­nes an­ti­sis­te­ma, ela­bo­ra ca­da año un Ín­di­ce de Desa­rro­llo In­clu­si­vo (IDI) que, ade­más del re­cu­rren­te PIB, reúne otros in­di­ca­do­res pa­ra tra­tar de me­dir el es­ta­do de la sa­lud eco­nó­mi­ca de un país: es­pe­ran­za de vi­da, in­gre­sos me­dios de los ho­ga­res, des­equi­li­bros ge­ne­ra­cio­na­les, aho­rro... Dis­tin­tas va­ria­bles pa­ra in­ten­tar con­se­guir una ima­gen al­go más ní­ti­da del mo­men­to. Y la ins­tan­tá­nea no es bo­ni­ta: mien­tras que las eco­no­mías más avan­za­das ex­pe­ri­men­ta­ron un cre­ci­mien­to del PIB del 5,3% en­tre 2012 y 2016, el ín­di­ce de in­clu­sión ape­nas me­jo­ró un 0,01%. «Dé­ca­das de prio­ri­zar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co so­bre la igual­dad so­cial han lle­va­do a ni­ve­les his­tó­ri­cos de de­sigual­dad de ri­que­za e in­gre­sos», re­cal­can los au­to­res del in­for­me, en el que Es­pa­ña no sa­le bien pa­ra­da: en­tre las 29 eco­no­mías más avan­za­das ocu­pa el pues­to 26. El in­for­me no ofre­ce mu­chas so­lu­cio­nes, pe­ro al me­nos ac­ti­va las alar­mas. Y las si­re­nas de­ben ha­cer­se oír en­tre el es­truen­do de la au­to­com­pla­cen­cia. Co­mo sub­ra­ya­ba Felipe VI en su pri­me­ra in­ter­ven­ción en Da­vos, «el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co no so­lo de­be lle­var a lu­char efec­ti­va­men­te con­tra el des­em­pleo, sino tam­bién a re­du­cir las di­fe­ren­cias eco­nó­mi­cas».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.