LAS ADICCIONES TIE­NEN SO­LU­CIÓN. LOS PRO­FE­SIO­NA­LES RES­PON­DEN

ABC - Empresa - - Remitido -

El Gru­po Doc­tor Oli­ve­ros ofre­ce to­do ti­po de tra­ta­mien­tos de psi­quia­tría, psi­co­te­ra­pia y neu­ro­lo­gía. El Doc­tor Ser­gio Oli­ve­ros es su Di­rec­tor.

¿La adic­ción a los jue­gos on­li­ne es un pro­ble­ma de ado­les­cen­tes o tam­bién de adul­tos? ¿Com­par­te al­gu­na ca­rac­te­rís­ti­ca con otras adicciones com­por­ta­men­ta­les? El im­pac­to de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca en el jue­go pa­to­ló­gi­co ha des­pla­za­do la edad del adic­to des­de los 35-45 años en la lu­do­pa­tía a los 10-35 años en las apuestas on­li­ne con una pre­pon­de­ran­cia mas­cu­li­na abru­ma­do­ra. Co­mo en otras adicciones com­por­ta­men­ta­les, el sus­tra­to es la ac­ti­va­ción de las re­gio­nes ce­re­bra­les que em­plean la do­pa­mi­na y se en­car­gan del re­fuer­zo po­si­ti­vo de la con­duc­ta y la re­com­pen­sa. Ta­les fe­nó­me­nos se ob­ser­van in­clu­so en la adic­ción al amor. ¿Có­mo pue­den sa­ber los pa­dres de un ado­les­cen­te que tie­ne un pro­ble­ma de adic­ción a los jue­gos on­li­ne? De­tec­tan­do un rá­pi­do fra­ca­so es­co­lar, ais­la­mien­to so­cial, mu­cho tiem­po con dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos, irri­ta­bi­li­dad, in­som­nio, ro­bos, deu­das etc. ¿Pue­de una per­so­na su­pe­rar una adic­ción al jue­go on­li­ne sin ayu­da? Es di­fí­cil, co­mo en otras adicciones. El adic­to no pa­ra de ju­gar ni cuan­do pier­de su di­ne­ro. Es im­pres­cin­di­ble la im­pli­ca­ción de la fa­mi­lia con res­tric­ción del ac­ce­so al di­ne­ro me­tá­li­co y tar­je­tas, del ac­ce­so a dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos y mo­ni­to­ri­za­ción de la ac­ti­vi­dad. Los ca­sos más gra­ves ne­ce­si­tan tra­ta­mien­to es­pe­cia­li­za­do pa­ra dis­mi­nuir far­ma­co­ló­gi­ca­men­te el cra­ving y mo­dii­car las cog­ni­cio­nes y la con­duc­ta sobre el jue­go me­dian­te psi­co­te­ra­pia. www.gru­po­doc­to­ro­li­ve­ros.com / Tel. 915 503 256

Ne­ria Mo­ra­les Al­cai­de es mé­di­co psi­quia­tra en Va­len­cia. En su con­sul­ta atien­de to­do ti­po de tras­tor­nos, en­tre los que se en­cuen­tran aque­llos re­la­cio­na­dos con las adicciones.

¿Qué ti­po de adicciones tra­tan en su cen­tro? En la con­sul­ta tra­ta­mos cual­quier ti­po de pro­ble­ma re­la­cio­na­do con las adicciones: con­su­mo de al­cohol, co­caí­na, can­na­bis y otras sus­tan­cias, tan­to des­de el pun­to de vis­ta far­ma­co­ló­gi­co co­mo des­de el pun­to de vis­ta psi­co­te­ra­péu­ti­co, por lo que tra­ba­ja­mos en co­la­bo­ra­ción con psi­có­lo­gos es­pe­cia­lis­tas en con­duc­tas adic­ti­vas. ¿De qué de­pen­de el éxi­to cuan­do se tra­ta un pro­ble­ma de adic­ción? Con­cien­cia de pro­ble­ma y mo­ti­va­ción pa­ra su­pe­rar­lo: que el pa­cien­te sea cons­cien­te de su pro­ble­ma y quie­ra sa­lir de la es­pi­ral de la adic­ción son fac­to­res que de­ter­mi­nan una ma­yor pro­ba­bi­li­dad de éxi­to del tra­ta­mien­to. La im­pli­ca­ción del pa­cien­te en la te­ra­pia y su de­seo de cu­ra­ción son fun­da­men­ta­les pa­ra su­pe­rar una adic­ción. ¿Có­mo pue­de sa­ber al­guien que real­men­te su­fre una adic­ción? La adic­ción exis­te cuan­do quien la su­fre no es ca­paz de pres­cin­dir del con­su­mo de una sus­tan­cia o de lle­var a ca­bo una de­ter­mi­na­da con­duc­ta si ha­bla­mos de adicciones sin sus­tan­cia. Que el com­por­ta­mien­to adic­ti­vo con­lle­ve una re­per­cu­sión ne­ga­ti­va en al­gún ám­bi­to de la vi­da del pa­cien­te (la­bo­ral, so­cial o fa­mi­liar) es otro fac­tor de­ter­mi­nan­te: con­lic­tos fa­mi­lia­res, des­pi­dos la­bo­ra­les o pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. ne­ria­mo­ra­les­psi­quia­tra.com / Tel. 684 396 612

Ma­dicct es un cen­tro de adicciones ubi­ca­do en Je­rez de la Fron­te­ra, for­ma­do por un equi­po de pro­fe­sio­na­les, con una gran ex­pe­rien­cia en el ám­bi­to de las dro­go­de­pen­den­cias. Mar­cos Fuen­tes Tor­ca es su di­rec­tor y coor­di­na­dor te­ra­péu­ti­co.

¿Cuál es el ob­je­ti­vo de mad­dict al tra­tar una adic­ción? Nues­tro ob­je­ti­vo es con­se­guir la rein­ser­ción so­cial, fa­mi­liar y la­bo­ral del pa­cien­te pa­ra al­can­zar una vi­da ple­na y sa­tis­fac­to­ria. Nues­tro pro­pó­si­to es que los fa­mi­lia­res en­tien­dan la en­fer­me­dad y pue­dan par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en la re­cu­pe­ra­ción del pa­cien­te y nor­ma­li­zar la vi­da fa­mi­liar. Se tra­ta de que el pa­cien­te de­je de con­su­mir, com­pren­da la en­fer­me­dad y apren­da a vi­vir bien sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a la droga. ¿Cuá­les son las adicciones que más tra­tan en el cen­tro? Tra­ta­mos cual­quier ti­po de adic­ción, sin em­bar­go la ma­yo­ría de los pa­cien­tes tie­nen pro­ble­mas de adic­ción al al­cohol o la co­ca. La adic­ción vie­ne siem­pre de la mano una se­rie de con­duc­tas, ta­les co­mo, la men­ti­ra, la ma­ni­pu­la­ción, etc... que son muy im­por­tan­tes de tra­tar du­ran­te el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción.

¿Qué es lo más im­por­tan­te del tra­ta­mien­to? El pe­ril del pa­cien­te, unos ne­ce­si­tan un in­gre­so y otros con un cen­tro de día es sui­cien­te. Pa­ra Ma­dicct es im­por­tan­te el se­gui­mien­to, de­jar de con­su­mir “es fá­cil”; pe­ro no con­su­mir nun­ca más re­quie­re rea­li­zar un cam­bio de ac­ti­tu­des y eso con­lle­va tiem­po. Es fun­da­men­tal pro­por­cio­nar a los pa­cien­tes las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra no vol­ver a con­su­mir, ayu­dar­los a cam­biar las ac­ti­tu­des de ries­go y en­se­ñar al pa­cien­te a re­lle­nar los va­cíos que de­ja la droga. www.ma­dicct.es / in­fo@ma­dicct.es / Tel. 600 330 018

APEAP es la Aso­cia­ción de Psi­có­lo­gos pa­ra el Es­tu­dio de las Adicciones Psi­co­ló­gi­cas, con se­de en Ma­drid, fun­da­da y di­ri­gi­da por el Dr. Car­los Vi­llo­ria Ló­pez, doc­tor y pro­fe­sor en psi­co­lo­gía, uno de los ma­yo­res es­pe­cia­lis­tas con más de 20 años de ex­pe­rien­cia en el tra­ta­mien­to gru­pal e in­di­vi­dual de las adicciones.

Dr. Vi­llo­ria, ¿có­mo se tra­ta una adic­ción psi­co­ló­gi­ca? Lo más im­por­tan­te de un tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co es que es­té ba­sa­do en la evi­den­cia cien­tíi­ca y que el re­sul­ta­do sea ei­caz y du­ra­de­ro. En el ca­so de las adicciones, el pa­cien­te de­be apren­der có­mo se com­por­ta su en­fer­me­dad y có­mo se afron­tan las si­tua­cio­nes de ries­go pa­ra pre­ve­nir re­caí­das. Ade­más, es ne­ce­sa­rio sa­ber re­sol­ver los pro­ble­mas y ma­ne­jar las emo­cio­nes pa­ra no re­cu­rrir a con­duc­tas de es­ca­pe que re­sul­tan muy per­ju­di­cia­les, por la pér­di­da de con­trol y por las con­se­cuen­cias a ni­vel per­so­nal, fa­mi­liar, eco­nó­mi­co, la­bo­ral y so­cial.

¿Qué ser­vi­cios pres­ta APEAP? Des­de 2002, en APEAP pre­ten­de­mos ayu­dar al­truis­ta­men­te y me­dian­te te­ra­pias ei­ca­ces, prin­ci­pal­men­te a per­so­nas con pro­ble­mas de jue­go pa­to­ló­gi­co y a sus fa­mi­lias. Ade­más de las te­ra­pias y el ase­so­ra­mien­to te­le­fó­ni­co a pa­cien­tes y pro­fe­sio­na­les, tam­bién ha­ce­mos ac­ti­vi­dad do­cen­te e in­ves­ti­ga­do­ra, co­la­bo­ran­do con dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas y sa­ni­ta­rias.

¿Cuál es el ma­yor re­to en el fu­tu­ro res­pec­to a la lu­do­pa­tía? Sin du­da lo más im­por­tan­te es con­se­guir que cien­tos de mi­les de per­so­nas que pue­dan su­frir un pro­ble­ma de jue­go o apuestas, lo acep­ten y sin mie­do bus­quen ayu­da pro­fe­sio­nal. Re­sul­ta más fá­cil de lo que pa­re­ce y tan só­lo se re­quie­re es­fuer­zo y cons­tan­cia. www.apeap.es / Tel. 610 619 361

Sin­con­su­mir es un cen­tro de des­in­to­xi­ca­ción es­pe­cia­li­za­do en el tra­ta­mien­to de las adicciones y el se­gui­mien­to te­ra­péu­ti­co de la re­cu­pe­ra­ción.

El ob­je­ti­vo del cen­tro es ayu­dar a las per­so­nas adic­tas pa­ra que pue­dan aban­do­nar su adic­ción, y que de es­ta for­ma ellas y sus fa­mi­lias de­jen de su­frir. Sin­con­su­mir cuen­ta con un equi­po de pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos en adicciones, for­ma­do por psi­quia­tras, psi­có­lo­gos, te­ra­peu­tas, edu­ca­do­res so­cia­les, mo­ni­to­res y en­fer­me­ras. Dis­po­nen de la me­to­do­lo­gía más avan­za­da y las he­rra­mien­tas im­pres­cin­di­bles pa­ra que el pa­cien­te pue­da re­cu­pe­rar su ca­li­dad de vi­da, sin con­su­mir nin­gu­na cla­se de sus­tan­cia. Ofre­cen ase­so­ra­mien­to pa­ra la fa­mi­lia y la pa­re­ja de ma­ne­ra in­di­vi­dual o en gru­po. Ayu­dan a que las per­so­nas que ro­dean al pa­cien­te com­pren­dan la en­fer­me­dad, y pue­dan te­ner la se­re­ni­dad ne­ce­sa­ria pa­ra afron­tar la si­tua­ción. Ade­más, su Cen­tro de Se­gui­mien­to y Re­cu­pe­ra­ción Sin­con­su­mir da al pa­cien­te la po­si­bi­li­dad de em­pe­zar el tra­ta­mien­to, in­gre­san­do pa­ra des­in­to­xi­car­se, en el cen­tro de día, en un pi­so tu­te­la­do y tam­bién de for­ma am­bu­la­to­ria. Con es­tos ser­vi­cios in­te­gra­dos con­si­guen un tra­ta­mien­to ei­caz que se adap­ta­do a la de­man­da ac­tual. Sin­con­su­mir ofre­ce la ca­li­dad asis­ten­cial de un tra­ta­mien­to in­te­gral de te­ra­pia cog­ni­ti­va pa­ra pro­mo­ver el cam­bio con­duc­tual y emo­cio­nal, abor­dan­do las cua­tro fa­ses de la re­cu­pe­ra­ción; des­in­to­xi­ca­ción, des­ha­bi­tua­ción, reha­bi­li­ta­ción y rein­ser­ción. www.sin­con­su­mir.com / Tel. 935 166 409

LA DOCTORA ANA­BEL GON­ZA­LEZ PU­BLI­CA UN NUE­VO LI­BRO Ana­bel González Vázquez es Psi­quia­tra y Psi­co­te­ra­peu­ta. Tra­ba­ja en el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de A Co­ru­ña don­de coor­di­na un pro­gra­ma orien­ta­do a pa­cien­tes con his­to­rias trau­má­ti­cas gra­ves. Ha im­par­ti­do nu­me­ro­sas con­fe­ren­cias y cur­sos sobre las con­se­cuen­cias del trau­ma y los tras­tor­nos di­so­cia­ti­vos, y es en­tre­na­do­ra en te­ra­pia EMDR

Aca­bas de pu­bli­car un nue­vo li­bro “No soy yo”, ¿a quién

va di­ri­gi­do? Es­te li­bro tra­ta de las co­sas de no­so­tros mis­mos que no en­ten­de­mos, de nues­tras con­tra­dic­cio­nes y nues­tros con­lic­tos in­ter­nos. Mu­chas ve­ces ha­ce­mos co­sas que real­men­te no que­re­mos ha­cer o que no nos ha­cen bien, pe­ro pe­se a sa­ber que es así, no sa­be­mos có­mo evi­tar­lo. Es co­mo si fué­ra­mos nues­tros peo­res enemi­gos o nos atas­cá­ra­mos siem­pre en las mis­mas si­tua­cio­nes. La idea cen­tral del li­bro es que to­do es­to tie­ne sen­ti­do si mi­ra­mos nues­tra his­to­ria en su con­jun­to. La in­luen­cia de lo que he­mos vi­vi­do en nues­tra in­fan­cia, de las per­so­nas sig­nii­ca­ti­vas de nues­tra vi­da, pue­de se­guir es­tan­do ahí aun­que es­te­mos con­ven­ci­dos de ha­ber su­pe­ra­do esas si­tua­cio­nes. El li­bro tra­ta de ayu­dar a com­pren­der to­do es­to, pe­ro sobre to­do de ver có­mo po­de­mos cam­biar­lo.

¿Es­te li­bro tie­ne que ver con la te­ra­pia EMDR? Lo que ex­pli­ca­ba an­tes tie­ne mu­cho que ver con el mo­de­lo de tra­ba­jo en EMDR. Con es­ta te­ra­pia po­de­mos in­clu­so ir más allá, pro­ce­san­do los re­cuer­dos di­fí­ci­les has­ta que de­jan afec­tar­nos por com­ple­to. Se­ría lar­go de ex­pli­car aquí, por­que fun­cio­na de mo­do dis­tin­to a otras te­ra­pias, pe­ro hay mu­chos es­tu­dios cien­tíi­cos en los que se ha com­pro­ba­do es­to. Nos per­mi­te sol­tar mu­chos las­tres an­ti­guos, va­ciar nues­tra mo­chi­la del pe­so de ex­pe­rien­cias acu­mu­la­das, y fun­cio­nar de otro mo­do en el pre­sen­te. www.anabel­gon­za­lez.es / www.emdr-es.org / Tel. 981 175 030

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.