Au­di­to­res, los vi­gi­lan­tes que siem­pre tra­ba­jan ba­jo la lu­pa

Dos años des­pués de la en­tra­da en vi­gor de la ley que re­vo­lu­cio­nó su ac­ti­vi­dad, el sec­tor aún es­pe­ra un re­gla­men­to que acla­re as­pec­tos que «crean in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca»

ABC - Empresa - - A Fondo - MA­RI­BEL NÚ­ÑEZ

La Ley de Au­di­to­ría cum­ple aho­ra dos años de apli­ca­ción en Es­pa­ña y se pue­den ha­cer ya las pri­me­ras va­lo­ra­cio­nes. La nue­va nor­ma ha su­pues­to cam­bios muy sus­tan­cia­les en es­te sec­tor, co­mo la ro­ta­ción de más de la mi­tad de los au­di­to­res del Ibex-35 o el con­te­ni­do del nue­vo in­for­me de au­di­to­ría. To­do ello en una pro­fe­sión que en los úl­ti­mos tiem­pos se ha vis­to in­mer­sa en ca­sos re­la­cio­na­dos con la más ra­bio­sa ac­tua­li­dad eco­nó­mi­ca de es­te país, so­bre to­do li­ga­das a las gran­des em­pre­sas co­ti­za­das, de­no­mi­na­das en­ti­da­des de in­te­rés pú­bli­co (EIP) en el ar­got es­pe­cia­li­za­do.

En cual­quier ca­so no hay que per­der de vis­ta que mu­chos de es­tos ca­sos tie­nen su ori­gen en una ma­la ges­tión em­pre­sa­rial y no en ac­tua­cio­nes del au­di­tor, cu­ya mi­sión es la de ve­ri­fi­car y no la de in­ves­ti­gar. En Es­pa­ña se ha­cen 60.000 au­di­to­rías ca­da año, de las que 20.000 tie­nen ca­rác­ter vo­lun­ta­rio al te­ner una fac­tu­ra­ción in­fe­rior a 5,6 mi­llo­nes de eu­ros. Car­los Puig de Travy, pre­si­den­te del Re­gis­tro de Eco­no­mis­tas Au­di­to­res (REA) y má­xi­mo re­pre­sen­tan­te del sec­tor, ase­gu­ra que dos años des­pués si- guen sin com­par­tir to­dos los ex­tre­mos que re­gu­la la nue­va nor­ma, co­mo es que «se aña­die­se el te­ma de as­pec­tos más re­le­van­tes de au­di­to­ría en los in­for­mes que no eran de en­ti­da­des de in­te­rés pú­bli­co (EIP), ni tam­po­co en la ex­ce­si­va re­gu­la­ción de ma­te­rias de in­de­pen­den­cia que se apli­ca a los au­di­to­res que no ha­cen EIP. No­so­tros cree­mos, al igual que la ma­yo­ría de nues­tros co­le­gas en el res­to de Eu­ro­pa, que mu­chos te­mas de in­de­pen­den­cia se pue­den so­lu­cio­nar con el sis­te­ma de ame­na­zas y sal­va­guar­das, ya que no pue­de ha­ber los mis­mos re­qui­si­tos pa­ra ha­cer au­di­to­rías en las gran­des com­pa­ñías que en las pe­que­ñas».

Una de las cues­tio­nes que ha in­ten­ta­do di­ri­mir la nue­va re­gu­la­ción es el es­pi­no­so asun­to de la in­de­pen­den­cia de los au­di­to­res. En es­te asun­to Puig de Travy cree que «cuan­do hay un pro­ble­ma de in­de­pen­den­cia, por ejem­plo, por­que es­tás pres­tan­do un vo­lu­men de ser­vi­cios im­por­tan­te a un mis­mo clien­te en lu­gar de que la ley te des­car­te di­rec­ta­men­te, se pue­de es­ta­ble­cer un sis­te­ma de sal­va­guar­da por ejem­plo se­ña­lan­do que mi tra­ba­jo lo re­vi­se otro au­di­tor».

En la ma­yo­ría de los paí­ses eu­ro­peos, fru­to de la tras­po­si­ción de la men­cio­na­da di­rec­ti­va eu­ro­pea y de su re­gla­men­to, no exis­ten las mis­mas exi­gen­cias en ma­te­ria de in­de­pen­den­cia a la ho­ra de ha­cer tra­ba­jos de au­di­to­ría pa­ra una em­pre­sa gran­de o pe­que­ña.

Así las co­sas, las es­pe­ran­zas de los au­di­to­res es­tán pues­tas en el Re­gla­men­to. «Va­mos a in­ten­tar que se in­ter­pre­te la Ley y, de he­cho, he­mos tra­ba­ja­do es- tre­cha­men­te con el Ins­ti­tu­to de Con­ta­bi­li­dad y Au­di­to­ría de Cuen­tas (ICAC) pa­ra sua­vi­zar al­gu­nos ma­ti­ces. Cree­mos que el ICAC ya ha pro­pues­to el tex­to al Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y es­tá pa­san­do por di­fe­ren­tes co­mi­sio­nes pa­ra sa­lir a ex­po­si­ción pú­bli­ca en bre­ve, cal­cu­la­mos que an­tes del ve­rano. Lue­go no­so­tros te­ne­mos un mes pa­ra po­der su­ge­rir mo­di­fi­ca­cio­nes. So­mos op­ti­mis­tas ya que hay te­mas en la Ley que no es­tán cla­ros». Por su par­te Fe­rrán Ro­drí­guez Arias, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Cen­so­res Ju­ra­dos de Cuen­tas de Es­pa­ña (ICJCE), se mues­tra ne­ga­ti­vo res­pec­to a los efec­tos de la Ley: «se per­dió una gran opor­tu­ni­dad pa­ra re­ti­rar de la Ley con­te­ni­dos que ge­ne­ra­ban, y si­guen ge­ne­ran­do, una gran in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, co­mo los as­pec­tos de in­de­pen­den­cia y la apli­ca­ción ma­si­va del ré­gi­men de san­cio­nes. Aho­ra es­ta­mos a la es­pe­ra del nue­vo re­gla­men­to que desa­rro­lla­rá la Ley y, aun­que es ne­ce­sa­rio es­pe­rar a su apro­ba­ción, es­ta­mos muy preo­cu­pa­dos con los bo­rra­do­res que he­mos vis­to. Ne­ce­si­ta­mos que se re­vi­sen al­gu­nos ar­tícu­los que su­po­nen un in­cre­men­to in­com­pren­si­ble de la car­ga bu­ro­crá­ti­ca y que van en con­tra de la libertad de em­pre­sa».

Nue­vos in­for­mes

El cam­bio más sig­ni­fi­ca­ti­vo que ha su­pues­to la Ley es la mo­di­fi­ca­ción del in­for­me de au­di­to­ría, que se es­tán em­pe­zan­do a pu­bli­car aho­ra, y que son mu­cho más co­mu­ni­ca­ti­vos, que in­clu­ye un cam­bio en la or­den de los pá­rra­fos y, ade­más,

CAM­BIOS La nor­ma su­po­ne la obli­ga­ción de ro­tar a más de la mi­tad de los au­di­to­res de las em­pre­sas del Ibex-35

una sec­ción lla­ma­da «cues­tio­nes cla­ves» y pa­ra las no co­ti­za­das «as­pec­tos más re­le­van­tes». Una de las co­sas que más lla­ma la aten­ción es que se pa­sa de un in­for­me de au­di­to­ría muy cor­to a uno más ex­ten­so o am­plia­do y que ya no hay que ir al úl­ti­mo pá­rra­fo pa­ra bus­car lo más im­por­tan­te, al igual que ocu­rre en las sen­ten­cias ju­di­cia­les, ya que aho­ra lo más im­por­tan­te, la opi­nión del au­di­tor, va al ini­cio, se­gui­do de las cues­tio­nes y as­pec­tos cla­ve de au­di­to­ría que ha iden­ti­fi­ca­do y, ade­más, se de­ta­llan mu­cho más las res­pon­sa­bi­li­da­des de la di­rec­ción de la em­pre­sa así co­mo las del au­di­tor y la for­ma en que ha­ce su tra­ba­jo, de mo­do que los usua­rios, y los gru­pos de in­te­rés en ge­ne­ral, co­noz­can más la com­pa­ñía que se au­di­ta, so­bre to­do los as­pec­tos re­le­van­tes, que pue­den lle­var a una in­co­rrec­ción de es­ta­dos fi­nan­cie­ros.

Ro­drí­guez Arias con­si­de­ra en re­la­ción con los nue­vos in­for­mes que «han su­pues­to un gran reto pa­ra la pro­fe­sión que, con es­ca­so mar­gen de tiem­po y sin re­fe­ren­cias in­ter­na­cio­na­les -Es­pa­ña es el úni­co país de la UE que ha im­ple­men­ta­do es­te for­ma­to de in­for­me en em­pre­sas de me­nor di­men­sión- ha sa­bi­do res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de sus clien­tes con éxi­to».

La cues­tión de fon­do es, so­bre to­do, que las au­di­to­rías re­fle­jen de ma­ne­ra fiel la sa­lud fi­nan­cie­ra de las em­pre­sas, co­sa que no siem­pre su­ce­de y en oca­sio­nes pue­de ser un fa­llo del pro­pio au­di­tor, en el sen­ti­do de que no ha en­fo­ca­do bien el tra­ba­jo o, en otras oca­sio­nes, pue­de que ha­ya una in­ten­ción de­li­be­ra­da de la com­pa­ñía au­di­ta­da de ocul­tar in­for­ma­ción pa­ra de­frau­dar de al­gu­na ma­ne­ra, en mu­chos ca­sos re­co­no­cien­do in­gre­sos que no son ta­les o con es­ti­ma­cio­nes con­ta­bles exa­ge­ra­das. Y es en es­te pun­to de la au­di­to­ría, cuan­do el pro­fe­sio­nal es­tam­pa su firma en el tra­ba­jo de aná­li­sis, cuan­do em­pie­za de ver­dad a prac­ti­car el de­por­te de al­to ries­go que es es­ta pro­fe­sión ya que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, son es­tos pro­fe­sio­na­les los que tie­nen

que dar fe, una vez com­pro­ba­dos to­dos los da­tos, de que las cuen­tas, siem­pre per­te­ne­cien­tes al pa­sa­do, re­fle­jan la reali­dad eco­nó­mi­ca de la em­pre­sa au­di­ta­da.

En cual­quier ca­so, y aun­que los ca­sos en los que los au­di­to­res han de­tec­ta­do frau­des ha­yan ocu­pa­do por­ta­das de pe­rió­di­cos en to­do el mun­do, los da­tos se­ña­lan que en el ca­so de Es­pa­ña, por ejem­plo, las san­cio­nes a es­tos pro­fe­sio­na­les por par­te del ICAC son mí­ni­mas en com­pa­ra­ción con las 60.000 au­di­to­rías que ha­cen ca­da año.

Se­gún el úl­ti­mo in­for­me del Plan de Con­trol del or­ga­nis­mo re­gu­la­dor, co­rres­pon­dien­te a 2014, de las 196 ac­tua­cio­nes de con­trol téc­ni­co rea­li­za­das el 87% que­da­ron ar­chi­va­das y el 13% res­tan­te fue­ron por in­di­cios de in­cum­pli­mien­to de la la­bor de ro­ta­ción que tie­nen las fir­mas au­di­to­ras ca­da 7 años en las em­pre­sas con ci­fras de ne­go­cio su­pe­rio­res a 50 mi­llo­nes de eu­ros. En cual­quier ca­so, las san­cio­nes a au­di­to­res son mí­ni­mas, y la ma­yo­ría son ad­mi­nis­tra­ti­vas, en pro­por­ción a las 60.000 au­di­to­rías que se rea­li­zan al año.

El má­xi­mo re­pre­sen­tan­te de los au­di­to­res en Es­pa­ña ase­gu­ra en re­la­ción con las san­cio­nes que «to­dos nos acor­da­mos de ca­sos muy fa­mo­sos co­mo En­ron, Worl­dCom, Par­ma­lat y en Es­pa­ña tam­bién en Pes­ca­no­va y al­gu­nos otros pe­ro na­da en com­pa­ra­ción con las 1.500 em­pre­sas de in­te­rés pú­bli­co que hay en Es­pa­ña que se au­di­tan ca­da año».

Obli­ga­ción de ro­tar

En cuan­to a la ro­ta­ción del au­di­tor pa­ra evi­tar la ame­na­za de la ex­ce­si­va fa­mi­lia­ri­dad con la em­pre­sa au­di­ta­da la ley in­tro­du­ce el cam­bio obli­ga­to­rio ca­da diez años. Puig de Travy cree que «el asun­to se ha de­ba­ti­do mu­cho y al fi­nal se ha op­ta­do por la obli­ga­ción de ro­tar en las en­ti­da­des de in­te­rés pú­bli­co por­que en las otras no es ne­ce­sa­rio. Es­toy a fa­vor y el sec­tor lo ha asu­mi­do y a las que les to­ca ro­tar ya lo han he­cho. El pro­ble­ma es la con­cen­tra­ción del sec­tor de la au­di­to­ría que hay en Es­pa­ña ya que cua­tro com­pa­ñías ha­cen el 65% de los in­for­mes de au­di­to­ría y el pro­ble­ma es pa­ra las em­pre­sas ya que a la ho­ra de ro­tar so­lo pue­des ele­gir a tres y pue­de ser que de ellas una sea el au­di­tor de tu prin­ci­pal com­pe­ti­dor, co­mo pue­de su­ce­der en el ca­so de los gran­des ban­cos, con lo que la des­car­tas, vas al si­guien­te y caes en la cuen­ta en que te hi­zo un tra­ba­jo de ex­per­tos ha­ce un tiem­po que es in­com­pa­ti­ble con ser aho­ra mi au­di­tor y en­ton­ces me que­da so­lo uno al que po­der ele­gir, y a ve­ces no te que­da ni ese uno. En es­ta si­tua­ción una de las po­si­bi­li­da­des que plan­tea­mos no­so­tros es que hu­bie­ran am­plia­do la coau­di­to­ría ya que con la ley ac­tual hay que ro­tar a los 10 años pe­ro si ha­ces coau­di­to­ría pue­des alar­gar 4 más, y en Es­pa­ña se de­ci­dió de­jar­lo en 10 pe­se a que la coau­di­to­ría hu­bie­ra abier­to el mer­ca­do ya que, nor­mal­men­te, se ha­ce con un au­di­tor de una de las gran­des y con uno me­diano».

Otra de las cues­tio­nes que pe­san en es­te sec­tor es su ato­mi­za­ción ya que hay cua­tro gran­des, las co­no­ci­das co­mo «big four» en el ar­got (PwC, De­loit­te, KPMG y EY) que co­pan ca­si to­do el mer­ca­do, y lue­go es­tán las me­dia­nas que ade­más no son muy gran­des, lo que en la prác­ti­ca su­po­ne que hay mu­chos pro­ble­mas pa­ra ro­tar de au­di­tor. Al­gu­nos ex­per­tos plan­tean que la so­lu­ción pa­sa­ría por in­ten­tar que las com­pa­ñías me­dia­nas cre­cie­ran pa­ra que el mer­ca­do de au­di­to­ría au­men­te y ha­ya más ac­to­res en el mer­ca­do, y por tan­to más po­si­bi­li­dad de ro­tar pa­ra las em­pre­sas que tie­nen que ser au­di­ta­das.

El pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Cen­so­res Ju­ra­dos de Cuen­tas de Es­pa­ña cree que «la ro­ta­ción es uno de los te­mas enl os que la re­dac­ción e la nor­ma eu­ro­pea y es­pa­ño­la ha ge­ne­ra­do in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, y es muy imor­tan­te que Es­pa­ña si­ga las in­ter­pre­ta­cio­nes eu­ro­peas al res­pec­to y que no se obli­gue a un gru­po in­ter­na­cio­nal a ro­tar an­tes en Es­pa­ña que en el res­to­de paí­ses eu­ro­peos. Se­ría inex­pli­ca­ble y nos vol­ve­ría a co­lo­car co­mo un país atí­pi­co en el en­torno eu­ro­peo de au­di­to­ría».

NO­VE­DA­DES El nue­vo in­for­me del au­di­tor es aho­ra más ex­ten­so y des­ta­ca las cues­tio­nes cla­ve del aná­li­sis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.