Días con­ta­dos en la hos­te­le­ría: el 46% de los con­tra­tos du­ra me­nos de una se­ma­na

Σ El año pa­sa­do es­te sec­tor su­mó casi cua­tro mi­llo­nes de con­tra­tos tem­po­ra­les

ABC - Empresa - - Coyuntura - ROBERTO PÉREZ

Casi la mi­tad de los con­tra­tos de tra­ba­jo que se fir­man en el sec­tor de la hos­te­le­ría son pa­ra me­nos de una se­ma­na. El con­tra­to la­bo­ral ti­po, el más ha­bi­tual en el sec­tor, tie­ne una du­ra­ción de sie­te días co­mo má­xi­mo. La al­ta tem­po­ra­li­dad y la acu­sa­da ro­ta­ción en el em­pleo se dan du­ran­te to­do el año, pe­ro se in­cre­men­tan en épo­cas de ma­yor ac­ti­vi­dad co­mo es el ve­rano.

El año pa­sa­do el sec­tor de la hos­te­le­ría –ho­te­les, ba­res, res­tau­ran­tes y si­mi­la­res– die­ron tra­ba­jo en Es­pa­ña a una me­dia de 1,32 mi­llo­nes de asa­la­ria­dos. De ellos, 803.000 eran fi­jos en plan­ti­lla, tra­ba­ja­do­res con con­tra­tos in­de­fi­ni­dos. El res­to, 521.000, eran pues­tos de tra­ba­jo tem­po­ra­les. Y pa­ra cu­brir esos al­go más de me­dio mi­llón de em­pleos tem­po­ra­les, el año pa­sa­do se for- ma­li­za­ron un to­tal de 3,8 mi­llo­nes de con­tra­tos de tra­ba­jo, de los que 1,93 mi­llo­nes fue­ron de una du­ra­ción no su­pe­rior a sie­te días. Y eso que la nor­ma­ti­va vi­gen­te pe­na­li­za los con­tra­tos in­fe­rio­res a una se­ma­na con un re­car­go en las co­ti­za­cio­nes a la Se­gu­ri­dad So­cial.

Se­gún los da­tos del Ser­vi­cio Pú­bli­co de Em­pleo Es­ta­tal (SEPE) a los que ha te­ni­do ac­ce­so ABC, nue­ve de ca­da diez con­tra­tos la­bo­ra­les que fir­ma el sec­tor de la hos­te­le­ría son tem­po­ra­les. Y don­de más abun­dan es en An­da­lu­cía, tan­to por la di­men­sión de su sec­tor hos­te­le­ro co­mo por la al­ta ta­sa de con­tra­ta­ción tem­po­ral que re­gis­tra, un 96,05% en 2017, so­lo por de­trás del 96,31% que se re­gis­tró en la hos­te­le­ría ex­tre­me­ña. La al­ta tem­po­ra­li­dad y la cor­ta du­ra­ción de los con­tra­tos even­tua­les en­cuen­tra ex­pli­ca­ción en las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­ta ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, muy con­di­cio­na­da por la es­ta­cio­na­li­dad y por pun­tas de tra­ba­jo en mo­men­tos muy con­cre­tos –no so­lo por las fe­chas tu­rís­ti­cas, sino tam­bién, por ejem­plo, por las épo­cas más tí­pi­cas de ce­le­bra­ción de ban­que­tes–.

Las pa­tro­na­les del sec­tor afir­man que son esas fuer­tes os­ci­la­cio­nes de ac­ti­vi­dad las que fuer­zan a los em­pre­sa­rios a re­cu­rrir a la con­tra­ta­ción tem­po­ral y de cor­ta du­ra­ción pa­ra mo­men­tos muy con­cre­tos de pun­tas de tra­ba­jo. Des­de los sin­di­ca­tos, sin em­bar­go, con­si­de­ran que se abu­sa de ese ar­gu­men­to, que es ex­ce­si­va la pre­ca­rie­dad la­bo­ral que se da en es­te ám­bi­to. El res­pon­sa­ble de Hos­te­le­ría y Tu­ris­mo de UGT a ni­vel na­cio­nal, Cé­sar Ga­liano, ha­bla in­clu­so de « ex­plo­ta­ción » . De­nun­cia, ade­más, la pro­li­fe­ra­ción de las em­pre­sas mul­ti­ser­vi­cios con las que se sub­con­tra­tan ac­ti­vi­da­des en el sec­tor y que «mul­ti­pli­ca la pre­ca­rie­dad sa­la­rial y de de­re­chos la­bo­ra­les en tra­ba­jos co­mo el de las ca­ma­re­ras de pi­so en ho­te­les».

Des­de la pa­tro­nal, sin em­bar­go, nie­gan que ha­ya un uso abu­si­vo de la con­tra­ta­ción tem­po­ral, sino que va en sin­to­nía con las sin­gu­la­ri­da­des de es­ta ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Va­len­tín Ugal­de, de la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Ho­te­les y Alo­ja­mien­tos Tu­rís­ti­cos, sub­ra­ya que la sub­con­tra­ta­ción es le­gal y apor­ta una «fle­xi­bi­li­dad or­ga­ni­za­ti­va ne­ce­sa­ria» pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad del sec­tor. Y re­mar­ca que es­tán a favor de que las em­pre­sas de ser­vi­cios apli­quen el con­ve­nio de hos­te­le­ría, pa­ra que las per­so- nas que tra­ba­jan en los ho­te­les a tra­vés de esas em­pre­sas ten­gan las mis­mas ga­ran­tías y con­di­cio­nes que los de plan­ti­lla del pro­pio ho­tel.

Ins­pec­cio­nes de tra­ba­jo

En cual­quier ca­so, den­tro del sec­tor de la hos­te­le­ría, la ra­ma de ac­ti­vi­dad en la que se dan ma­yo­res ta­sas de tem­po­ra­li­dad y de con­tra­tos de muy cor­ta du­ra­ción no es en los ho­te­les sino en ba­res y res­tau­ran­tes. «Vie­ne obli­ga­do por las ca­rac­te­rís­ti­cas de nues­tros ne­go­cios; nos gus­ta­ría que siem­pre fue­ra tem­po­ra­da al­ta, de má­xi­ma ac­ti­vi­dad y de con­tra­ta­ción fi­ja, pe­ro la reali­dad es la que es», ex­pli­ca el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Fe­de­ra­ción de Es­pa­ño­la de Hos­te­le­ría y Res­tau­ra­ción, Emi­lio Ga­lle­go. En cual­quier ca­so, nie­ga que se abu­se de la con­tra­ta­ción tem­po­ral. «Te­ne­mos una Ins­pec­ción de Tra­ba­jo du­rí­si­ma a la ho­ra de ve­lar por que esa con­tra­ta­ción tem­po­ral res­pon­de a ra­zo­nes reales y que se ajus­ta a la le­ga­li­dad » , afir­ma. Y sos­tie­ne que la prác­ti­ca mues­tra que el sec­tor no ha­ce un uso tor­ti­ce­ro de la tem­po­ra­li­dad la­bo­ral: «Pe­se a la al­ta ac­ti­vi­dad ins­pec­to­ra, el ni­vel de san­cio­nes es ba­jo y la con­flic­ti­vi­dad la­bo­ral tam­bién», in­di­ca.

Ga­lle­go ase­gu­ra que no se de­be con­fun­dir tem­po­ra­li­dad con pre­ca­rie­dad en el tra­ba­jo. Ase­gu­ra que lo im­por­tan­te es la se­gu­ri­dad de ac­ce­der a un em­pleo cuan­do se pier­de otro, y esa se­gu­ri­dad exis­te –di­ce– en una ac­ti­vi­dad en la que hay con­ti­nua­men­te mu­cha de­man­da de mano de obra. La hos­te­le­ría –sub­ra­ya Emi­lio Ga­lle­go– «ha crea­do casi 300.000 em­pleos ne­tos en Es­pa­ña des­de que sa­li­mos de la cri­sis».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.