La de­mo­cra­ti­za­ción del aho­rro, de la mano de ro­bots y al­go­rit­mos

Ha­ce ape­nas dos años que los ges­to­res au­to­ma­ti­za­dos des­em­bar­ca­ron en Es­pa­ña y ya son his­to­rias de éxi­to. Ana­li­za­mos su apa­ri­ción y evo­lu­ción fu­tu­ra

ABC - Empresa - - Empresa Empresas Y Sectores - RE­GI­NA R. WEBB

Di­fí­cil de ba­tir En la úl­ti­ma dé­ca­da so­lo en 2007 y 2009 fue­ron ca­pa­ces los fon­dos de ges­tión ac­ti­va de ba­tir a los fon­dos li­ga­dos a un ín­di­ce (ETFs)

¿Qué lle­va a un in­ver­sor a po­ner su di­ne­ro en ma­nos de al­guien o «al­go» que so­lo co­no­ce a tra­vés de una pan­ta­lla? La co­mer­cia­li­za­ción y ac­ce­so a vehícu­los pa­ra ren­ta­bi­li­zar el aho­rro en Es­pa­ña ha si­do tra­di­cio­nal­men­te co­to casi ex­clu­si­vo de la ban­ca na­cio­nal, con es­ca­sa ofer­ta de ter­ce­ros y po­ca pre­sión pa­ra ofre­cer va­lor de ver­dad al aho­rra­dor. Al ca­lor del des­con­ten­to cre­cien­te en­tre los aho­rra­do­res es­pa­ño­les, li­mi­ta­dos a pro­duc­tos ca­ros y po­co ren­ta­bles, na­cie­ron en Es­pa­ña ha­ce po­co más de tres años los ges­to­res au­to­ma­ti­za­dos, pla­ta­for­mas que ope­ran ín­te­gra­men­te por In­ter­net y que bus­can su­plir las ca­ren­cias de los ase­so­res de in­ver­sión clá­si­cos.

Pe­ro su au­ge se en­tien­de ver­da­de­ra­men­te mi­ran­do las ci­fras de ren­ta­bi­li­dad me­dia pa­sa­da. Se­gún un es­tu­dio de Fer­nán­dez y del Cam­po (2010), en­tre 1991 y 2009 la ren­ta­bi­li­dad me­dia de los fon­dos de in­ver­sión en Es­pa­ña en los úl­ti­mos 3, 5, y 10 años (del 0,51%, del 2,23% y del 0,85%, res­pec­ti­va­men­te) fue in­fe­rior a la in­ver­sión en bo­nos del Es­ta­do a cual­quier pla­zo y a la in­fla­ción.

Los ex­per­tos de es­ta nue­va in­dus­tria coin­ci­den en un tér­mino pa­ra re­fe­rir­se a la trans­for­ma­ción de la in­ver­sión en Es­pa­ña: de­mo­cra­ti­za­ción. El prin­ci­pal ob­je­ti­vo de es­tos ges­to­res au­to­ma­ti­za­dos es mag­ni­fi­car el ac­ce­so de la po­bla­ción a vehícu­los de aho­rro que, por des­co­no­ci­mien­to o por ba­rre­ras reales, tra­di­cio­nal­men­te han si­do te­rreno de in­ver­so­res pro­fe­sio­na­les o con pa­tri­mo­nio al­to. «La prin­ci­pal mo­ti­va­ción fue el ba­jo ren­di­mien­to que ob­tie­nen los in­ver­so­res en Es­pa­ña a tra­vés de los ban­cos o las ban­cas pri­va­das. El gran cos­te de dis­tri­bu­ción ha­ce que los pro­duc­tos de in­ver­sión en Es­pa­ña sean muy ca­ros y, por lo tan­to, po­co ren­ta­bles en el lar­go pla­zo», cuen­ta Unai An­se­jo, co­fun­da­dor y coCEO de In­de­xa Ca­pi­tal. Con ape­nas dos años y me­ses de vi­da, es­te «ro­bo ad­vi­sor» es­pa­ñol ya es el cuar­to ma­yor en Eu­ro­pa por vo­lu­men ba­jo ges­tión. So­lo por de­trás de pio­ne­ros británicos y ale­ma­nes co­mo Nut­meg, Sca­la­ble Ca­pi­tal y Mo­ney­farm. Vie­ron «un cla­ro hue­co pa­ra la de­sin­ter­me­dia­ción a tra­vés de un ges­tor au­to­ma­ti­za­do que re­du­je­ra al má­xi­mo los cos­tes de in­ver­sión au­to­ma­ti­zan­do los pro­ce­sos don­de las per­so­nas no apor­tan va­lor».

Los «ro­bo ad­vi­sors», co­mo se co­no­ce en in­glés a los ges­to­res au­to­ma­ti­za­dos, ela­bo­ran car­te­ras de vehícu­los de in­ver­sión, ca­da uno a me­di­da si­guien­do una es­ca­la de ries­go, en ba­se a un sen­ci­llo cues­tio­na­rio que se re­lle­na di­gi­tal­men­te y que lue­go es pro­ce­sa­do o bien por al­go­rit­mos pro­pios o por un co­mi­té de in­ver­sión hu­mano. En el ca­so de al­go­rit­mos, co­mo el de Fi­ni­zens, se nu­tren del es­tu­dio his­tó­ri­co de las ren­ta­bi­li­da­des y co­rre­la­cio­nes de las di­ver­sas cla­ses de ac­ti­vos ( bo­nos, Bol­sa, oro, ma­te­rias pri­mas, etc.) con el ob­je­ti­vo de crear una se­lec­ción di­ver­si­fi­ca­da. La asig­na­ción de ac­ti­vos se «re­ba­lan­cea» (re­co­lo­ca) ca­da cier­to pe­rio­do de tiem­po o tras mo­vi­mien­tos fuer­tes de mer­ca­do pa­ra pre­ser­var la asig­na­ción de ac­ti­vos óp­ti­ma. Otros, co­mo en in­bes­tMe, se apo­yan tam­bién en un co­mi­té de in­ver­sión hu­mano. Es un gra­do mí­ni­mo de per­so­na­li­za­ción ya que la pro­pues­ta se ajus­ta al ries­go que pue­de asu­mir el in­ver­sor y a sus ob­je­ti­vos con el aho­rro, pe­ro man­tie­nen los cos­tes tan ba­jos por­que no ofre­cen una aten­ción de­di­ca­da y ex­clu­si­va de un ase­sor hu­mano.

Por lo ge­ne­ral, las ces­tas que cons­tru­yen es­tos ges­to­res se com­po­nen con ETFs o fon­dos in­de­xa­dos ya que, se­gún múl­ti­ples es­tu­dios, ra­ra vez los fon­dos de ges­tión ac­ti­va ba­ten al ín­di­ce de re­fe­ren­cia y, ade­más, son más ca­ros. Co­mo re­co­ge un in­for­me de Deuts­che Bank, en la úl­ti­ma dé­ca­da, los fon­dos de ges­tión ac­ti­va ame­ri­ca­nos so­lo lo­gra­ron ba­tir a los ETFs li­ga­dos a los ín­di­ces es­ta­dou­ni­den­ses en 2007 y 2009.

En con­tras­te, lo hi­cie­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te peor en 2008 y 2012. De he­cho, so­lo el 40% de los fon­dos de ges­tión ac­ti­va fue ca­paz de ba­tir los re­tor­nos de los ETFs en­tre 2014 y 2016, lo que se­gún los ex­per­tos de la en­ti­dad «su­po­ne que sea muy com­pli­ca­do pa­ra el in­ver­sor de a pie ele­gir el fon­do ‘‘co­rrec­to’’». En otros ges­to­res au­to­ma­ti­za­dos, co­mo Feel­ca­pi­tal, en cam­bio, un equi­po de se­lec­to­res rea­li­za una cri­ba de lo que a su en­ten­di­mien­to son los me­jo­res fon­dos de ges­tión ac­ti­va pa­ra cu­brir ca­da ni­cho; co­mo lo ha­ría un ase­sor fi­nan­cie­ro tra­di­cio­nal.

Pe­ro la ban­ca tra­di­cio­nal no se es­tá que­dan­do atrás. Prác­ti­ca­men­te to­dos los prin­ci­pa­les agen­tes fi­nan­cie­ros de Es­pa­ña han lan­za­do, o al me­nos anun­cia­do su in­ten­ción, un ges­tor au­to­ma­ti­za­do tan­to pu­ro co­mo de ges­tión mix­ta que se com­ple­men­ta con de­par­ta­men­tos de aná­li­sis de fon­dos, co­mo es el ca­so de Pop­coin, de Ban­kin­ter. «El ob­je­ti­vo fun­da­men­tal de las car­te­ras de Pop­coin es vin­cu­lar su ren­ta­bi­li­dad a la evo­lu­ción de las Bol­sas, cuan­do el con­tex­to de mer­ca­do es fa­vo­ra­ble, pe­ro siem­pre con la prio­ri­dad de pre­ser­var el pa­tri­mo­nio en los años en los que los prin­ci­pa­les ín­di­ces adop­ten un tono ba­jis­ta», ex­pli­can des­de la en­ti­dad. BBVA, Cai­xa­bank, Evo Ban­co, etc. ya cuen­tan pa­ra sus clien­tes de me­nor pa­tri­mo­nio ser­vi­cios de ase­so­ra­mien­to di­gi­tal.

Una ten­den­cia im­pa­ra­ble

Uno de los prin­ci­pa­les mo­to­res de su cre­ci­mien­to ha si­do pre­ci­sa­men­te una ma­yor re­gu­la­ción del sec­tor. Las nue­vas nor­ma­ti­vas, cu­ya fi­na­li­dad era me- jo­rar la trans­pa­ren­cia de los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, pro­pi­ció el efec­to se­cun­da­rio de «de­jar fue­ra» del ase­so­ra­mien­to fi­nan­cie­ro in­de­pen­dien­te a los aho­rra­do­res con pa­tri­mo­nios pe­que­ños. Se­gún da­tos de la Fi­nan­cial Con­duct Aut­ho­rity (la CNMV bri­tá­ni­ca) re­co­gi­dos por Deuts­che Bank, en 2016 la mi­tad de los ase­so­res fi­nan­cie­ros de Reino Uni­do re­cha­za­ron clien­tes por el ta­ma­ño de su in­ver­sión. Y un 30-50% de los con­su­mi­do­res afir­ma que pa­ga­ría por di­chos ser­vi­cios si fue­ran más ase­qui­bles. El pre­cio es pre­ci­sa­men­te la ba­za con la que jue­gan es­tas pla­ta­for­mas. Los «ro­bo ase­so­res» eu­ro­peos co­bran de me­dia un 0,8% por sus ser­vi­cios; muy por de­ba­jo de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras tra­di­cio­na­les, pe­ro tam­bién por en­ci­ma de sus ho­mó­lo­gos nor­te­ame­ri­ca­nos, que se mue­ven en el 0,4%.

La ve­lo­ci­dad de cre­ci­mien­to ha sor­pren­di­do in­clu­so a los pro­pios agen­tes de la in­dus­tria. In­de­xa Ca­pi­tal al­can­zó re­cien­te­men­te los 100 mi­llo­nes de ac­ti­vos ba­jo ges­tión, un hi­to que se ha­bían mar­ca­do pa­ra den­tro de nue­ve me­ses. Y des­de la ges­to­ra con­fían en que el rit­mo si­ga. De ca­ra a la pró­xi­ma dé­ca­da ven a los ges­to­res au­to­ma­ti­za­dos co­pan­do en­tre 10.000 y 20.000 mi­llo­nes ges­tio­na­dos, de los cua­les en­tre 5.000 y 10.000 es­ta­rían con la pro­pia In­de­xa. Y es que el ob­je­ti­vo de In­de­xa es ser en 10 años la ma­yor ges­to­ra no ban­ca­ria de Es­pa­ña. Un ob­je­ti­vo am­bi­cio­so, re­co­no­ce An­se­jo, pe­ro ape­nas se­ría en­tre el 1,5 y el 3% del mer­ca­do de fon­dos y pla­nes de pen­sio­nes en Es­pa­ña en ese mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.