TO­DAS LAS PRO­FE­SIO­NES Y LOS PRO­FE­SIO­NA­LES SON «DIGITALIZABLES»

ABC - Empresa - - Empresas Y Sectores - CAR­LOS BALADO

n la ma­yor par­te de los aná­li­sis so­bre el fu­tu­ro del tra­ba­jo y de las pro­fe­sio­nes se ase­gu­ra que la di­gi­ta­li­za­ción pro­por­cio­na­rá au­men­tos de pro­duc­ti­vi­dad y crecimiento eco­nó­mi­co. Sin em­bar­go, lo cier­to es que no se han ma­te­ria­li­za­do, no exis­ten pre­vi­sio­nes fia­bles al res­pec­to, pe­ro to­das las pro­fe­sio­nes sin ex­cep­ción es­tán ame­na­za­das por la re­con­ver­sión y trans­for­ma­ción en mar­cha. Has­ta los pro­fe­sio­na­les más en­tu­sias­tas de es­tos avan­ces, in­clu­so las éli­tes, se ve­rán sor­pren­di­dos por esos im­pac­tos.

Tras es­ta pro­me­sa de nue­vas opor­tu­ni­da­des sub­ya­cen as­pec­tos sus­tan­cia­les a los que se les pres­ta po­ca aten­ción, co­mo la apro­ba­ción nor­ma­ti­va so­bre es­ta ma­te­ria o la reac­ción de los usua­rios, pe­ro es fun­da­men­tal ha­cer­lo por­que las per­so­nas se pue­den sen­tir in­có­mo­das en un nue­vo mun­do don­de las má­qui­nas re­em­pla­zan la in­ter­ac­ción hu­ma­na, in­clu­so en si­tua­cio­nes de la vi­da per­so­nal co­mo en un hos­pi­tal.

Aun­que po­cas pro­fe­sio­nes son hoy to­tal­men­te au­to­ma­ti­za­bles, el 60 por cien­to de to­das ellas tie­nen por lo me­nos un 30 por cien­to de ac­ti­vi­da­des que sí son sus­cep­ti­bles de di­gi­ta­li­zar­se. In­clu­so un 20 por cien­to de las ac­ti­vi­da­des del 73 por cien­to de los pre­si­den­tes eje­cu­ti­vos de las em­pre­sas se pue­den au­to­ma­ti­zar, y al­re­de­dor de un 25 por cien­to del tra­ba­jo de los al­tos eje­cu­ti­vos, tam­bién. En Eu­ro­pa, el equi­va­len­te a 54 mi­llo­nes de em­plea­dos a tiem­po com­ple­to o 1.700 mi­llo­nes de eu­ros en sa­la­rios es­tán aso­cia­dos con ac­ti­vi­da­des rea­li­za­bles de for­ma au­to­má­ti­ca en paí­ses co­mo Francia, Ale­ma­nia, Ita­lia, Es­pa­ña y Reino Uni­do.

El va­lor de los be­ne­fi­cios po­ten­cia­les, cal­cu­la­dos co­mo por­cen­ta­je de los gas­tos ope­ra­ti­vos que pro­por­cio­na­rían es­tos pro­ce­sos, va del 10 al 15 por cien­to pa­ra los ser­vi­cios de ur­gen­cias hos­pi­ta­la­rias, un 25 por cien­to pa­ra el man­te­ni­mien­to de ae­ro­na­ves y más del 90 por cien­to pa­ra la crea­ción de hi­po­te­cas.

Ha­ce muy po­co tiem­po los pro­fe­sio­na­les se re­la­cio­na­ban de tres ma­ne­ras: ca­ra a ca­ra, por es­cri­to y por te­lé­fono. Tra­di­cio­nal­men­te, el co­no­ci­mien­to prác­ti­co se con­ser­va­ba en la ca­be­za de las per­so­nas, los li­bros de tex­to y los ar­chi­vos; hoy, las op­cio­nes han au­men­ta­do y, des­de el co­rreo elec­tró­ni­co has­ta la te­le­pre­sen­cia, des­de los men­sa­jes de tex­to has­ta las re­des so­cia­les, des­de los chats en tiem­po real

Ehas­ta la co­la­bo­ra­ción por In­ter­net, se han he­cho im­pres­cin­di­bles.

Por tan­to, el co­no­ci­mien­to se ma­ne­ja, com­par­te y re­uti­li­za de for­ma dis­tin­ta y to­das las pro­fe­sio­nes han per­di­do la he­ge­mo­nía en la crea­ción, uso y di­fu­sión del co­no­ci­mien­to. Eric To­pol di­ce que « es­ta­mos ini­cian­do una épo­ca en la que ca­da in­di­vi­duo ten­drá sus pro­pios da­tos mé­di­cos y el po­der compu­tacio­nal pa­ra pro­ce­sar­los des­de el úte­ro has­ta la tum­ba, in­clu­so pa­ra pre­ve­nir una en­fer­me­dad an­tes de que apa­rez­ca».

Ya sea en la me­di­ci­na, la edu­ca­ción, la re­li­gión, el de­re­cho, el pe­rio­dis­mo, la con­sul­to­ría de di­rec­ción, los im­pues­tos, las au­di­to­rias o la ar­qui­tec­tu­ra, la ten­den­cia a en­con­trar nue­vas y me­jo­res for­mas de com­par­tir el co­no­ci­mien­to es cre­cien­te y las pro­fe­sio­nes, co­mo las he­mos co­no­ci­do has­ta hoy, se des­man­te­lan de for­ma gra­dual.

El tra­ba­jo pro­fe­sio­nal ya no es un en­tra­ma­do in­di­vi­si­ble de ac­ti­vi­dad, sino que se tro­cea en ta­reas que se asig­nan a otros sis­te­mas y per­so­nas me­jor si­tua­dos pa­ra rea­li­zar ese tra­ba­jo al me­nor cos­te po­si­ble.

Exis­ten pre­ce­den­tes de es­ta mag­ni­tud de cam­bio. En Es­ta­dos Uni­dos la par­ti­ci­pa­ción del em­pleo agrí­co­la ca­yó del 40 por cien­to en 1960 al 2 por cien­to en el año 2000, mien­tras que la par­ti­ci­pa­ción del em­pleo en la ma­nu­fac­tu­ra des­cen­dió de al­re­de­dor del 25 por cien­to en 1950 a me­nos del 10 por cien­to en 2010. En es­tos ca­sos, nue­vos em­pleos y ac­ti­vi­da­des sur­gie­ron pa­ra com­pen­sar los que des­apa­re­cie­ron, aun­que mien­tras los cam­bios ocu­rrían no fue po­si­ble pre­de­cir cuá­les se­rían esos em­pleos y ac­ti­vi­da­des.

Ade­más de la re­con­ver­sión, la trans­for­ma­ción di­gi­tal ace­le­ra esa ten­den­cia por­que las tec­no­lo­gías cre­cen de ma­ne­ra ex­po­nen­cial. Un or­de­na­dor de so­bre­me­sa ten­drá pron­to la mis­ma po- ten­cia de pro­ce­sa­mien­to que el ce­re­bro hu­mano, diez ele­va­do a die­ci­séis cálcu­los por se­gun­do. Asi­mis­mo, los dis­po­si­ti­vos es­ta­rán más ge­ne­ra­li­za­dos: en 2020 en­tre 40.000 y 50.000 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos es­ta­rán co­nec­ta­dos a In­ter­net; el big da­ta, la ro­bó­ti­ca, la compu­tación afec­ti­va o la Wat­son IBM ilus­tran, co­mo di­ce Pa­trick Wins­ton, acer­ca de que « hay mu­chas for­mas de ser in­te­li­gen­tes que no son igua­les a las nues­tras».

Si un pro­fe­sio­nal pien­sa que el cam­bio no le al­can­za­rá y no le so­bre­pa­sa­rá, y que hu­ma­nos y má­qui­nas co­la­bo­ra­rán, se equi­vo­ca. Se di­ce que la au­to­ma­ti­za­ción pue­de con­tri­buir al crecimiento del PIB per cá­pi­ta de to­dos los paí­ses si hu­ma­nos y ro­bots co­la­bo­ran.

Dos ra­zo­nes in­vi­tan al es­cep­ti­cis­mo. La pri­me­ra es la creen­cia en que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial re­pli­ca­rá el pro­ce­so de pen­sa­mien­to de los es­pe­cia­lis­tas hu­ma­nos, cuan­do, de he­cho, los sis­te­mas ac­tua­les no imi­tan a per­so­nas con al­to ren­di­mien­to, sino que ex­plo­tan las ca­pa­ci­da­des pro­pias de las nue­vas tec­no­lo­gías; un he­cho que re­ba­te la idea de que los or­de­na­do­res no pue­den pen­sar por sí mis­mos. Es la fa­la­cia de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, su­po­ner que las má­qui­nas van a pen­sar co­mo los hu­ma­nos. Por otra par­te, es­tas má­qui­nas ca­da vez más pen­san­tes, más ca­pa­ces, de al­to ren­di­mien­to, ¿pa­ra qué van a ne­ce­si­tar con­tar con los pro­fe­sio­na­les co­mo co­la­bo­ra­do­res?.

Apro­ve­char es­tas trans­for­ma­cio­nes pue­de eliminar mu­chos pues­tos de tra­ba­jo, por lo que se­rá obli­ga­do crear un mapa de ries­gos que iden­ti­fi­que el po­ten­cial de la au­to­ma­ti­za­ción y pen­sar dón­de re­ubi­car esa mano de obra, tan­to pa­ra me­jo­rar el desem­pe­ño co­mo pa­ra ac­tuar co­mo una em­pre­sa so­cial­men­te res­pon­sa­ble.

Los hu­ma­nos po­seen ca­pa­ci­da­des que a las má­qui­nas les cues­ta mu­cho apli­car, co­mo el pen­sa­mien­to ló­gi­co, la so­lu­ción de pro­ble­mas, las com­pe­ten­cias so­cia­les y emo­cio­na­les, apor­tar pe­ri­cia, dar en­tre­na­mien­to, desa­rro­llar a otros y, so­bre to­do, la crea­ti­vi­dad. Co­mo de­cía el fi­ló­so­fo del len­gua­je John Sear­le, «IBM Wat­son ga­nó un con­cur­so a los dos me­jo­res con­cur­san­tes hu­ma­nos, pe­ro des­pués de su gran triun­fo no su­po que ha­bía ga­na­do, no tu­vo una vi­si­ble ten­den­cia a llo­rar, a reír, a to­mar una cer­ve­za pa­ra ce­le­brar­lo, a com­par­tir el mo­men­to con un ami­go ín­ti­mo o char­lar so­bre lo que sin­tió».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.