El mo­de­lo la­bo­ral de la eco­no­mía di­gi­tal, an­te su Tour­ma­let le­gal

La ge­ne­ra­li­za­ción de la fi­gu­ra, que en­glo­ba a más de 100.000 per­so­nas, cues­ta unos 500 mi­llo­nes al año a la Se­gu­ri­dad So­cial El cer­co so­bre los «ri­ders» de Glo­vo, De­li­ve­roo y Uber Eats en­som­bre­ce el fu­tu­ro de unas firmas que aún no co­no­cen los be­ne­fi­cios

ABC - Empresa - - A Fondo - DA­NIEL CABALLERO

Ta­jan­te y sin con­ce­sio­nes. Así se mos­tró la mi­nis­tra de Tra­ba­jo, Mag­da­le­na Valerio, al re­fe­rir­se a los fal­sos au­tó­no­mos: «Se es­tá usan­do a al­gu­nas per­so­nas que ne­ce­si­tan em­pleo, les es­tán ofre­cien­do tra­ba­jar co­mo au­tó­no­mos en vez de tra­ba­ja­do­res por cuen­ta aje­na, les exi­gen que se com­pren los ma­te­ria­les que ne­ce­si­tan pa­ra ejer­cer y les so­me­ten a con­di­cio­nes la­bo­ra­les ab­so­lu­ta­men­te abu­si­vas». El Go­bierno tie­ne en es­te co­lec­ti­vo una de sus prio­ri­da­des, pe­ro no pa­ra fo­men­tar­los sino pa­ra cor­tar su pro­li­fe­ra­ción de raíz. La Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Aso­cia­cio­nes de Tra­ba­ja­do­res Au­tó­no­mos (ATA) es­ti­ma que en Es­pa­ña hay más de 100.000 per­so­nas ba­jo es­ta fi­gu­ra, la cual ha ex­pe­ri­men­ta­do un crecimiento no­ta­ble des­de la cri­sis. Tal es así que la Se­gu­ri­dad So­cial pier­de al año unos 500 mi­llo­nes por es­te ti­po de em­pleo en el que pe­rio­dis­tas, re­par­ti­do­res, tra­ba­ja­do­res de la in­dus­tria cár­ni­ca y pro­fe­sio­na­les li­be­ra­les (ar­qui­tec­tos, abo­ga­dos...) su­po­nen los ma­yo­res por­cen­ta­jes.

De es­te co­lec­ti­vo, Pe­dro Sán­chez, ha pues­to el fo­co en los re­par­ti­do­res de pla­ta­for­mas co­mo De­li­ve­roo, Glo­vo y Uber Eats, más co­no­ci­dos co­mo «ri­ders». El pre­si­den­te, de he­cho, anun­ció que lu­cha­ría con­tra «la ex­plo­ta­ción la­bo­ral», ci­tan­do a De­li­ve­roo en con­cre­to. Es el mo­de­lo de pre­sun­tos fal­sos au­tó­no­mos de la eco­no­mía di­gi­tal el que cen­tra sus es­fuer­zos, tan en bo­ga hoy por el au­ge de las apli­ca­cio­nes mó­vi­les. A gol­pe de click el con­su­mi­dor ac­ce­de a te­ner cual­quier pro­duc­to en ca­sa en cues­tión de mi­nu­tos gra­cias al «ri­der», aun­que el sis­te­ma de es­tas com­pa­ñías se en­fren­ta a dos gran­des re­tos que cues­tio­nan su via­bi­li­dad: el cer­co de Go­bierno, Jus­ti­cia e Ins­pec­ción de Tra­ba­jo so­bre sus pre­sun­tos fal­sos au­tó­no­mos y las di­fi­cul­ta­des pa­ra ren­ta­bi­li­zar el ne­go­cio.

El 1 de ju­nio el Juz­ga­do de lo So­cial nº6 de Va­len­cia dic­ta­mi­nó por pri­me­ra vez que De­li­ve­roo de­bía read­mi­tir o in­dem­ni­zar a un «ri­der» al que ha­bía des­pe­di­do. La ra­zón: que el re­par­ti­dor era un fal­so au­tó­no­mo. «Se dan en el su­pues­to de he­cho las no­tas ca­rac­te­rís­ti­cas de la re­la­ción la­bo­ral de aje­ni­dad y de­pen­den­cia, ya que la pres­ta­ción de ser­vi­cios del de­man­dan­te a fa­vor de la de­man­da­da pre­sen­ta ras­gos que so­lo son con­ce­bi­bles en el tra­ba­jo de­pen­dien­te y por cuen­ta aje­na», ar­gu­men­ta el fa­llo. Dos con­cep­tos –aje­ni­dad y de­pen­den­cia– nu­clea­res pa­ra de­cre­tar que el «ri­der» era un tra­ba­ja­dor por cuen­ta aje­na. Un va­ra­pa­lo ju­di­cial a un mo­de­lo en el que lo úni­co que va so­bre rue­das son los re­par­ti­do­res.

«La pla­ta­for­ma ejer­ce las fa­cul­ta­des de or­ga­ni­za­ción, di­rec­ción y con­trol. Su fi­gu­ra en­ca­ja per­fec­ta­men­te den­tro del con­cep­to de tra­ba­ja­dor. Es in­dis­cu­ti­ble. Tie­nen que adap­tar­se a la nor­ma­ti­va la­bo­ral», des­ta­ca An­na Gi­nès, pro­fe­so­ra de De­re­cho de Esa­de. Una te­sis tam­bién man­te­ni­da por la pro­fe­so­ra de De­re­cho La­bo­ral del IE Law School Ma­ría Eu­ge­nia de la Ce­ra: «Es­tán in­ser­tos en la or­ga­ni­za­ción y son una par­te esen­cial».

Igual diag­nós­ti­co apor­ta una se­gun­da sentencia so­bre un mo­de­lo muy si­mi­lar de re­par­tos de la pla­ta­for­ma Ta­ke Eat Easy que se dic­tó a fi­na­les de ma­yo. En­ton­ces, el Juz­ga­do de lo So­cial nº11 de Bar­ce­lo­na de­cre­tó que los «ri­ders» eran fal­sos au­tó­no­mos. Otro ejem­plo de có­mo la Jus­ti­cia aco­rra­la no so­lo a las em­pre­sas en bo­ga hoy día sino que ate­na­za to­do un mo­de­lo de pre­sun­tos fal­sos au- tó­no­mos. La Ins­pec­ción de Tra­ba­jo tam­bién ha pues­to el fo­co en De­li­ve­roo, Glo­vo y Uber Eats. En los pró­xi­mos me­ses, ade­más, el Go­bierno da­rá for­ma­ción es­pe­cia­li­za­da a ins­pec­to­res y sub­ins­pec­to­res den­tro del plan de lu­cha con­tra la ex­plo­ta­ción la­bo­ral idea­do por el Eje­cu­ti­vo de Sán­chez. «De­fen­de­mos que se ha­ga una cam­pa­ña na­cio­nal en las ciu­da­des don­de es­tén es­tas em­pre­sas», ex­pli­ca Fer­mín Ye­be­nes, pre­si­den­te del sin­di­ca­to Unión Pro­gre­sis­ta de Ins­pec­to­res de Tra­ba­jo (UPIT).

De he­cho, el cer­co a es­tas pla­ta­for­mas ya se ha tra­du­ci­do en va­rias ins­pec­cio­nes so­bre las tres com­pa­ñías en va­rias ciu­da­des. Las de Madrid, Va­len­cia y Bar­ce­lo­na a De­li­ve­roo y la de Za­ra­go­za a Glo­vo con­clu­yen que los «ri­ders» es­ta­ban em­plea­dos co­mo fal­sos au­tó­no­mos y, por ello, les re­cla­man las cuo­tas a la Se­gu­ri­dad So­cial no abo­na­das, y los re­car­gos: en Va­len­cia la cuan­tía as­cien­de a 160.814,9 eu­ros y en Bar­ce­lo­na a 1.317.675,71 eu­ros. «La re­la­ción ci­vil que pre­ten­de crear [De­li­ve­roo] es­con­de, en reali­dad, una ver­da­de­ra re­la­ción la­bo­ral», di­ce el ac­ta de la Ins­pec­ción de Va­len­cia, que con­ti­núa: «La na­tu­ra­le­za de los con­tra­tos no se de­ter­mi­na por la de­no­mi­na­ción que le otor­gan las par­tes sino por las fun­cio­nes que ten­gan lu­gar en su vir­tud», es de­cir, que la con­di­ción de tra­ba­ja­dor no se des­pren­de de que am­bos in­tere­sa­dos fir­men un con­tra­to co­mo fal­so au­tó­no­mo. En el ca­so de Madrid, la con­clu­sión de los ins­pec­to­res fue idén­ti­ca: «Se de­du­ce la exis­ten­cia de re­la­ción la­bo­ral en­tre la em­pre­sa y los men­cio­na­dos re­par­ti­do­res». Y pro­si­gue: «El re­par­ti­dor ca­re­ce de or­ga­ni­za­ción o es­truc­tu­ra em­pre­sa­rial pro­pia, no sien­do pro­fe­sio­na­les del ser­vi­cio de re­par­to, aun a pe­sar de que es­tén da­dos de al­ta en el RE­TA».

TRI­BU­NA­LES En ju­nio la Jus­ti­cia dic­tó por pri­me­ra vez que De­li­ve­roo uti­li­za­ba fal­sos au­tó­no­mos con sus «ri­ders»

De­li­ve­roo, en ple­na ins­pec­ción en Madrid, cam­bió el con­tra­to que les vin­cu­la­ba a los re­par­ti­do­res pe­ro, aun así, és­ta dic­ta­mi­nó que el nue­vo acuer­do «no de­jan de ser cir­cuns­tan­cias im­pues­tas por la em­pre­sa, que es quien tie­ne el po­der de de­ter­mi­na­ción de las con­di­cio­nes. Se ob­ser­va la pro­gre­si­va des­apa­ri­ción de ele­men­tos de la­bo­ra­li­dad, con la úni­ca fi­na­li­dad de des­vir­tuar, en apa­rien­cia, la reali­dad del víncu­lo en­tre las par­tes». Y el úl­ti­mo re­vés lle­gó es­ta se­ma­na de la Ins­pec­ción de Bar­ce­lo­na, tam­bién a De­li­ve­roo, que tum­ba­ba otro cam­bio en las con­di­cio­nes con­trac­tua­les que im­pu­so la com­pa­ñía. Ese do­cu­men­to echa por tie­rra la con­si­de­ra­ción de los «ri­ders» co­mo Tra­de, es de­cir, au­tó­no­mos eco­nó­mi­ca­men­te de­pen­dien­tes que per­ci­ben un 75% de sus in­gre­sos de un mis­mo pa­ga­dor. Una fi­gu­ra a la que se afe­rra­ban es­tas com­pa­ñías pe­se a que es un ca­so ya re­suel­to in­clu­so an­tes de que és­tas exis­tie­ran.

«En 1986 el Tri­bu­nal Su­pre­mo ya di­jo que los re­par­ti­do­res eran la­bo­ra­les. Ahora re­par­ten con una apli­ca­ción y eso a efec­tos le­ga­les no es re­le­van­te. Hay sen­ten­cias an­te­rio­res que van en es­ta lí­nea con otras em­pre­sas», se­ña­la Adrián To­do­lí, pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor de De­re­cho del Tra­ba­jo en la Uni­ver­si­tat de Va­lèn­cia, quien apun­ta tam­bién a la po­si­bi­li­dad de que es­tas com­pa­ñías, uti­li­zan­do fal­sos au­tó­no­mos, in­cu­rran en com­pe­ten­cia des­leal con otras que sí cum­plan la nor­ma­ti­va la­bo­ral.

Los ex­per­tos apun­tan a dos so­lu­cio­nes. Una, que cum­plan con la le­gis­la­ción la­bo­ral y den de al­ta co­mo em­plea­dos a sus re­par­ti­do­res; y dos, la crea­ción de una nue­va fi­gu­ra ju­rí­di­ca. «Crear otra fi­gu­ra im­pli­ca una pre­ca­ri­za­ción del mer­ca­do», des­ta­ca la pro­fe­so­ra Gi­nès. Des­de ATA, su vi­ce­pre­si­den­ta, Ce­lia Ferrero, man­tie­ne que «te­ne­mos que avan­zar en de­li­mi­tar bien esas fi­gu­ras y fle­xi­bi­li­zar­las. No po­de­mos ni arries­gar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca ni la pro­tec­ción so­cial de los tra­ba­ja­do­res».

El au­ge de De­li­ve­roo, Glo­vo y Uber Eats con­tras­ta con su pre­sen­te eco­nó­mi­co. De mo­men­to, las pér­di­das son la tó­ni­ca ge­ne­ral de es­tas firmas. Las pla­ta­for­mas se es­cu­dan en que ahora es­tán en una fa­se de in­ver­sión. Una si­tua­ción que ha de unir­se a la de la Ins­pec­ción de Tra­ba­jo. « Al re­ca­li­fi­car­se la re­la­ción la­bo­ral, las com­pa­ñías van a te­ner que abo­nar las co­ti­za­cio­nes de­ven­ga­das en los cua­tro años pre­vios o cuan­do se ini­ció la re­la­ción la­bo­ral. Y ten­drían que pa­gar un re­car­go del 20%, los in­tere­ses de de­mo­ra y una san­ción del 150% de la cuan­tía de­ja­da de abo­nar», pun­tua­li­za la pro­fe­so­ra De la Ce­ra. Es­to po­ne en pe­li­gro la via­bi­li­dad de unos ne­go­cios con el car­tel de in­no­va­do­res pe­ro tam­bién de pre­ca­rios por el uso de los pre­sun­tos fal­sos au­tó­no­mos.

jdv

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.