La «ca­ja de are­na» que va­le 500 mi­llo­nes

Es­pa­ña se­rá pio­ne­ra en Eu­ro­pa en im­plan­tar el «sand­box», un sis­te­ma de prue­bas pa­ra que las «fin­tech» sa­quen al mer­ca­do nue­vos mo­de­los de ne­go­cio que es­tén en el lim­bo re­gu­la­to­rio

ABC - Empresa - - Empresas Y Sectores - DA­NIEL CABALLERO

«Sand­box» es un tér­mino has­ta aho­ra des­co­no­ci­do en Es­pa­ña. Una pa­la­bra in­gle­sa so­lo uti­li­za­da en el mun­do an­glo­sa­jón. Sin ape­nas tras­cen­den­cia en la Unión Eu­ro­pea y mu­cho me­nos en Amé­ri­ca. Sin em­bar­go, su po­pu­la­ri­dad po­dría cam­biar de ca­ra a 2019 por la nor­ma que pre­pa­ra el Go­bierno. Una ley que trae­rá ba­jo el bra­zo 500 mi­llo­nes de eu­ros en in­ver­sión y 4.000 nue­vos pues­tos de tra­ba­jo, se­gún ci­fras de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Fin­tech e In­sur­tech (AEFI).

Un «sand­box» o «ca­ja de are­na» se tra­ta de un en­torno con­tro­la­do en el que una star­tup pue­de po­ner a prue­ba un pro­yec­to in­no­va­dor que ha­ya de­sa­rro­lla­do ba­jo la tu­te­la de un su­per­vi­sor. Y en Es­pa­ña el ob­je­ti­vo es crear un mar­co pa­ra que las «fin­tech», em­pre­sas del sec­tor fi­nan­cie­ro que apli­can las nue­vas tec­no­lo­gías, pue­dan desa­rro­llar su po­ten­cial an­te la fal­ta de re­gu­la­ción. Un ám­bi­to re­gu­la­to­rio en el que ex­pe­ri­men­tar. To­do ello de­bi­do a que los avan­ces di­gi­ta­les ca­mi­nan mu­cho más rá­pi­do que la le­gis­la­ción, a me­nu­do ob­so­le­ta y sin ca­bi­da pa­ra las in­no­va­cio­nes. En de­fi­ni­ti­va, se tra­ta de brin­dar el es­pa­cio – me­ta­fó­ri­ca­men­te ha­blan­do– pa­ra que las star­tups fi­nan­cie­ras y las au­to­ri- da­des ana­li­cen la via­bi­li­dad de un mo­de­lo de ne­go­cio con­cre­to.

Ro­dri­go Gar­cía de la Cruz, pre­si­den­te de AEFI, se­ña­la que la apro­ba­ción de es­ta ley que am­pa­re el nue­vo « sand­box » es una opor­tu­ni­dad pa­ra nues­tro país. Con­cre­ta­men­te, por el Bre­xit. Has­ta la fe­cha, en Eu­ro­pa, tan so­lo Reino Uni­do cuen­ta con un sis­te­ma de prue­bas pa­ra sus em­pre­sas fi­nan­cie­ras tec­no­ló­gi­cas, lo que atrae allí to­da la in­ver­sión de las «fin­tech». Su pro­ble­ma: que una vez sal­gan de la UE, el mer­ca­do co­mu­ni­ta­rio echa­rá el cie­rre pa­ra ellas.

« El ob­je­ti­vo es apro­ve­char el Bre­xit», apun­ta Gar­cía de la Cruz, al tiem­po que des­ta­ca que Es­pa­ña es el «puen­te per­fec­to pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca», don­de so­lo Mé­xi­co apues­ta re­la­ti­va­men­te por la in­no­va­ción en las fi­nan­zas.

Más allá de los be­ne­fi­cios cuan­ti­fi­ca­bles eco­nó­mi­ca­men­te, el «sand­box» de las «fin­tech» es tam­bién una cues­tión de ima­gen; de ven­der que nues­tro país es ami­go de las in­no­va­cio­nes. «Que Es­pa­ña se po­si­cio­ne pa­ra lan­zar el pri­mer ‘‘sand­box’’ es un hi­to muy im­por­tan­te que po­si­cio­na a nues­tro país en la in­no­va­ción fi­nan­cie­ra», afir­ma el pre­si­den­te de AEFI, pa­ra pro­se­guir con que es­ti­man que en­tre en fun­cio­na­mien­to el pró­xi­mo año.

Des­de es­ta or­ga­ni­za­ción ce­le­bran la pre­dis­po­si­ción tan­to del Go­bierno an­te­rior co­mo el ac­tual por apos­tar por es­te mo­de­lo. El Eje­cu­ti­vo de Ma­riano Ra­joy sen­tó las ba­ses de es­te novedoso en­torno re­gu­la­to­rio en el que las em­pre­sas po­drán pro­bar el fun­cio­na­mien­to de sus in­no­va­cio­nes fi­nan­cie­ras y el de Pe­dro Sán­chez ha re­co­gi­do el tes­ti­go. Un pun­to de en­cuen­tro que to­da­vía se en­cuen­tra en fa­se de an­te­pro­yec­to de ley.

Trá­mi­tes

Aun­que AEFI cons­ta­ta la in­ten­ción de los dos gran­des par­ti­dos por apos­tar por el «sand­box», no se fían de su apro­ba­ción. En los pró­xi­mos me­ses las Cor­tes ha­brán de dar luz ver­de al pro­yec­to de ley, en lo que Gar­cía de la Cruz con­si­de­ra que se­rá una for­ma de «de­mo­cra­ti­za­ción fi­nan­cie­ra». De he­cho, ani­ma a to­das las com­pa­ñías del sec­tor, tan­to tra­di­cio­na­les co­mo star­tups, a su­mar­se a in­no­var. Se­gún las pre­vi­sio­nes de es­ta pa­tro­nal, las «fin­tech» ge­ne­ra­rán en los pró­xi­mos do­ce me­ses unos 4.500 em­pleos, fren­te a la des­truc­ción de 15.000 pues­tos de tra­ba­jo que arras­tra el sec­tor tra­di­cio­nal, se­gún ci­fras de la or­ga­ni­za­ción.

Pe­se a to­do, es­te en­torno de prue­bas no es­ta­rá abier­to a to­dos. Las com­pa­ñías pre­sen­ta­rán sus pro­pues­tas y se­rán las au­to­ri­da­des quie­nes de­ci­dan qué pro­yec­tos par­ti­ci­pa­rán en la pri­me­ra fa­se del «sand­box». Se­rá en­ton­ces cuan­do ba­jo la su­per­vi­sión del re­gu­la­dor co­rres­pon­dien­te en ca­da ca­so – Ban­co de Es­pa­ña, Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res, etc.– co­men­za­rá la pues­ta en mar­cha del en­sa­yo-error.

Asi­mis­mo, las prue­bas no se­rán ili­mi­ta­das. Una vez se re­ci­ba el vis­to bueno del su­per­vi­sor, am­bas par­tes ce­le­bra­rán un pro­to­co­lo en el que se es­ta­ble­ce­rá el pla­zo pa­ra su eje­cu­ción, las fa­ses, el vo­lu­men de ne­go­cio acep­ta­do y los re­cur­sos con los que se con­ta­rá, en­tre otras cues­tio­nes. To­do ello se­gún apa­re­ce re­fle­ja­do en el an­te­pro­yec­to de ley que re­gu­la­rá el «sand­box» de es­tas em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas, el cual pue­de va­riar una vez se tra­mi­te en las Cor­tes Ge­ne­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.