A CHA­VES TAM­BIÉN LE FALLA LA ME­MO­RIA

ABC (Galicia) - - EDITORIALES - To­do el ca­so ERE des­pi­de un des­agra­da­ble olor a ci­nis­mo, me­mo­ria se­lec­ti­va y de­ri­va­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des ha­cia los su­bor­di­na­dos

AL igual que ocu­rrió días atrás con Jo­sé An­to­nio Gri­ñán, el que fue­ra pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía Ma­nuel Cha­ves tam­po­co co­no­cía ab­so­lu­ta­men­te na­da so­bre el sis­te­ma de re­par­to de las ayu­das so­cio­la­bo­ra­les con­ver­ti­das en fal­sos ERE du­ran­te más de diez años. Du­ran­te to­da su de­cla­ra­ción ayer an­te el tri­bu­nal, Cha­ves re­pi­tió in­ce­san­te­men­te­men­te que o bien no co­no­cía los de­ta­lles de ca­da una de esas ope­ra­cio­nes frau­du­len­tas o bien no re­cor­da­ba na­da. «Yo no en­tra­ba –di­jo–, no co­rres­pon­día a mi ám­bi­to de de­ci­sión». Los vein­ti­dós exal­tos car­gos de la Jun­ta que se en­fren­tan a dis­tin­tas pe­nas, in­clu­so de pri­sión, por el des­fal­co con­ti­nua­do de has­ta 855 mi­llo­nes de eu­ros son com­ple­ta­men­te am­né­si­cos: na­die sa­be na­da, na­die oyó na­da y na­die in­tu­yó na­da del es­cán­da­lo de co­rrup­ción ins­ti­tu­cio­nal más gra­ve co­me­ti­do en de­mo­cra­cia. Es le­gí­ti­mo que ca­da acu­sa­do re­cu­rra a cual­quier ar­ma de de­fen­sa pa­ra elu­dir su con­de­na, pe­ro to­do el ca­so ERE des­pi­de un des­agra­da­ble olor a ci­nis­mo, me­mo­ria se­lec­ti­va y de­ri­va­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des en cas­ca­da ha­cia los su­bor­di­na­dos. Lo re­le­van­te en un jui­cio oral es pa­re­cer creí­ble. Y ni Cha­ves ni Gri­ñán lo han si­do en los úl­ti­mos días an­te los ma­gis­tra­dos.

Ca­da res­pues­ta de Cha­ves fue orientada a de­mos­trar al tri­bu­nal que no hu­bo, en nin­gún ca­so, pre­de­ter­mi­na­ción en la crea­ción de un ins­tru­men­to pre­su­pues­ta­rio ile­gal pa­ra de­lin­quir de­li­be­ra­da o cons­cien­te­men­te. «Era im­po­si­ble que en los Con­se­jos de Go­bierno de­ba­tié­se­mos mi­les de apli­ca­cio­nes pre­su­pues­ta­rias», adu­jo. Sin em­bar­go, las ad­ver­ten­cias que hi­zo de mo­do pro­lon­ga­do en el tiem­po la In­ter­ven­ción Ge­ne­ral so­bre la nu­la fis­ca­li­za­ción pre­via de las ayu­das de­bió po­ner so­bre avi­so al Go­bierno an­da­luz en pleno, em­pe­zan­do por sus pre­si­den­tes y ter­mi­nan­do por el úl­ti­mo director ge­ne­ral im­pli­ca­do. No pa­re­ce asu­mi­ble que du­ran­te diez años se es­tu­vie­se co­me­tien­do de mo­do con­ti­nua­do una ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va y na­die en la cú­pu­la del Go­bierno an­da­luz tu­vie­ra si­quie­ra la mí­ni­ma sos­pe­cha de có­mo se asig­na­ban las ayu­das so­cio­la­bo­ra­les. El es­can­da­lo­so tren de vi­da de al­gu­nos de los im­pli­ca­dos y con­se­gui­do­res, uni­do al vo­lu­men del di­ne­ro ma­ne­ja­do en esas par­ti­das pre­su­pues­ta­rias, exigía de los res­pon­sa­bles un ce­lo ex­tre­mo que nun­ca se pro­du­jo. So­lo en el ca­so de que de­li­be­ra­da­men­te se qui­sie­ra ocul­tar el es­cán­da­lo tie­ne ra­zón de ser la abul­ta­da ci­fra de di­ne­ro des­via­da ha­cia la red clien­te­lar del PSOE, y no ha­cia los pa­ra­dos an­da­lu­ces. An­da­lu­cía lle­va años sien­do la re­gión eu­ro­pea más cas­ti­ga­da por el des­em­pleo, y en los cua­ren­ta años de de­mo­cra­cia so­lo ha co­no­ci­do un par­ti­do en el po­der, el PSOE. An­da­lu­cía era y es una in­men­sa te­la de ara­ña las­tra­da por el ne­po­tis­mo, los pri­vi­le­gios ex­clu­si­vos de mi­li­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes, y el ami­guis­mo más ran­cio. Pe­ro nin­gún al­to car­go re­cuer­da na­da por­que no era su res­pon­sa­bi­li­dad. Po­bre ar­gu­men­to an­te un tri­bu­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.