NAR­CO­TRA­FI­CAN­TES

San­tos, ge­ne­ro­sa­men­te, otor­gó diez es­ca­ños a los tra­fi­can­tes de dro­ga co­mo San­trich. Eso es lo que ava­ló Es­pa­ña

ABC (Galicia) - - OPINIÓN - RA­MÓN PÉ­REZ-MAU­RA

ES­TA­MOS tan cen­tra­dos en las mi­se­rias de nues­tra po­lí­ti­ca na­cio­nal que nos cues­ta re­cor­dar al­gu­nos de los asun­tos en los que nos he­mos vis­to en­vuel­tos co­mo país en los úl­ti­mos años. Nues­tra po­lí­ti­ca de Es­ta­do que di­ri­gió Jo­sé Ma­nuel Gar­cía-Mar­ga­llo im­pli­có a la Co­ro­na en un fal­so pro­ce­so de paz con los nar­co­te­rro­ris­tas de las FARC an­tes de es­cu­char la voz del pue­blo. Lle­va­ron a Don Juan Car­los al úl­ti­mo ac­to de cam­pa­ña del ple­bis­ci­to apo­yan­do a San­tos y a la gue­rri­lla. Al­go inau­di­to. Y, co­mo es ló­gi­co, los co­lom­bia­nos di­ji­mos que no –y a mí bien que me do­lió vo­tar en con­tra de lo que fue a apo­yar a mi Rey Juan Car­los.

Co­mo to­dos me­nos Mar­ga­llo sa­bía­mos, y creo que soy ge­ne­ro­so con­ce­dién­do­le esa ig­no­ran­cia, los víncu­los de las FARC con el nar­co­trá­fi­co vol­vie­ron a po­ner­se de ma­ni­fies­to la pa­sa­da se­ma­na cuan­do fue de­te­ni­do a ins­tan­cias de la Justicia nor­te­ame­ri­ca­na el lu­gar­te­nien­te de la gue­rri­lla Je­sús San­trich, pi­lla­do con las ma­nos en la co­ca jun­to a Mar­lon Marín, so­brino de Iván Már­quez, que es el se­gun­do de la gue­rri­lla tras Ti­mo­chen­ko. Has­ta ahí tie­ne po­co de no­ve­do­so. Lo ver­da­de­ra­men­te no­ta­ble del ca­so es que gra­cias al acuer­do que Mar­ga­llo hi­zo ava­lar a Es­pa­ña y a su Rey Juan Car­los, San­trich es uno de los diez miem­bros del Congreso co­lom­biano ele­gi­do el pa­sa­do 11 de mar­zo. Y no lo es por de­ci­sión po­pu­lar. Por­que las FARC, entre las dos cá­ma­ras, lo­gra­ron el 0,8 por cien­to de los su­fra­gios. Pe­ro San­tos, ge­ne­ro­sa­men­te, otor­gó cin­co miem­bros en ca­da cá­ma­ra a los tra­fi­can­tes de dro­ga co­mo San­trich. Eso es lo que ava­ló Es­pa­ña.

Frente a es­te des­ca­la­bro mo­ral de Co­lom­bia las en­cues­tas pa­re­cen apun­tar una vic­to­ria del cen­tro de­re­cha co­lom­biano en la can­di­da­tu­ra de Iván Du­que y Mar­ta Lucía Ra­mí­rez. Los más de­ses­pe­ra­dos se pre­ci­pi­tan a des­ca­li­fi­car a Du­que por ser el can­di­da­to del ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be que con An­drés Pas­tra­na fue­ron las pie­zas cla­ve de la de­rro­ta del acuer­do de paz de La Ha­ba­na en el ple­bis­ci­to del 2 de oc­tu­bre de 2016. Pe­ro San­tos se fu­mó el re­sul­ta­do de aque­lla con­sul­ta con lo que le pro­por­cio­na­ron los nar­co­tra­fi­can­tes. Sus men­guan­tes se­gui­do­res adu­cen que tam­bién Uri­be fir­mó la paz con los pa­ra­mi­li­ta­res. Por su­pues­to que es ver­dad. La pe­que­ña di­fe­ren­cia re­si­de en que en mi­tad de su se­gun­do man­da­to, Uri­be ex­tra­di­tó a Estados Unidos a ca­si to­dos los ca­be­ci­llas de las ban­das cri­mi­na­les pa­ra­mi­li­ta­res por­que des­de la pri­sión se­guían de­lin­quien­do. Bro­mas, las jus­tas.

Juan Ma­nuel San­tos ne­go­ció la paz con una ban­da de se­cues­tra­do­res, te­rro­ris­tas, vio­la­do­res de ni­ñas y nar­co­tra­fi­can­tes que se­gún él adu­cía que te­nían un gran res­pal­do po­pu­lar. Eso le va­lió el No­bel de la Paz más in­digno de la his­to­ria –y eso sí que tie­ne mé­ri­to. Afor­tu­na­da­men­te cuan­do lle­gue la ho­ra de ex­tra­di­tar a San­trich, San­tos es­ta­rá ya vi­vien­do en Lon­dres y co­rres­pon­de­rá a otro pre­si­den­te, lim­pio de pol­vo y pa­ja, fir­mar la or­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.