RI­ÑA DE AMOR EN AL­SA­SUA

Ima­gi­ne­mos a los ma­ni­fes­tan­tes de Al­sa­sua lla­man­do pe­lea de enamo­ra­dos a ocho acu­sa­dos de vio­len­cia de gé­ne­ro

ABC (Galicia) - - OPINIÓN - EDURNE URIARTE

ME pon­go a ima­gi­nar lo que ocu­rri­ría en Es­pa­ña si los ocho ul­tras de Al­sa­sua juz­ga­dos por dar una pa­li­za a dos guar­dias ci­vi­les y a sus pa­re­jas hu­bie­ran da­do esa mis­ma pa­li­za a sus pro­pias mu­je­res. Y que fue­ran juz­ga­dos de acuer­do a la ley de vio­len­cia de gé­ne­ro, por vio­len­cia ma­chis­ta. Y que el Go­bierno, el Par­la­men­to de Na­va­rra, los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas y los dos de ex­tre­ma iz­quier­da, Po­de­mos e Iz­quier­da-Ezkerra, hu­bie­ran he­cho una ma­ni­fes­ta­ción el pa­sa­do sá­ba­do pa­ra pe­dir la li­be­ra­ción de los acu­sa­dos con la pan­car­ta «Los que­re­mos en ca­sa». Y que tan­to esos par­ti­dos co­mo al­gu­nas per­so­nas re­le­van­tes de la so­cie­dad na­va­rra ar­gu­men­ta­ran que se tra­tó de «una pe­lea de enamo­ra­dos» y no de vio­len­cia de gé­ne­ro.

Pues eso es exac­ta­men­te lo que ha ocu­rri­do y si­gue ocu­rrien­do con el ata­que a los guar­dias ci­vi­les y a sus pa­re­jas. Que to­dos los an­te­rio­res lo lla­man «pe­lea de bar» y exi­gen su li­be­ra­ción sin que les im­por­te lo más mí­ni­mo que los he­chos es­tén cla­ra­men­te pro­ba­dos. Y sin que tam­po­co les pa­rez­ca re­le­van­te que for­men par­te de un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co proeta­rra pa­ra la expulsión de los guar­dias ci­vi­les de «Eus­kal He­rria». O co­mo si tam­po­co fue­ra re­le­van­te en un jui­cio de vio­len­cia de gé­ne­ro que los acu­sa­dos fue­ran, ade­más, ac­ti­vis­tas de un mo­vi­mien­to so­cial en fa­vor de la su­mi­sión de las mu­je­res a sus ma­ri­dos y de la le­gi­ti­mi­dad del uso de la vio­len­cia con­tra ellas en ca­so de desobe­dien­cia. És­tos, los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas y Po­de­mos lo se­gui­rían lla­man­do pe­lea de enamo­ra­dos.

Cier­to es que al­go he­mos avan­za­do. Ha­ce to­da­vía po­cos años es­tos mis­mos par­ti­dos le­gi­ti­ma­ban a ETA sin tan­to di­si­mu­lo. Aho­ra, se to­man la mo­les­tia de ha­cer el ri­dícu­lo ar­gu­men­tal con la ex­cu­sa de la «pe­lea de bar». Pe­ro el fon­do ideo­ló­gi­co es el mis­mo, la jus­ti­fi­ca­ción de cual­quier ac­ción del en­torno proeta­rra, in­clui­da la vio­len­cia con­tra cua­tro per­so­nas con el ob­je­ti­vo po­lí­ti­co de la expulsión de la Guar­dia Ci­vil. Y con es­ca­sa reac­ción en el res­to de Es­pa­ña y en el res­to de par­ti­dos, so­bre to­do en los que ne­go­cian y pac­tan con Po­de­mos en los par­la­men­tos, en los go­bier­nos o en los mo­vi­mien­tos cí­vi­cos. Co­mo si es­te apo­yo ex­plí­ci­to a una vio­len­cia te­rro­ris­ta fue­ra un asun­to me­nor, irre­le­van­te.

Si Po­de­mos hu­bie­ra es­ta­do el pa­sa­do sá­ba­do en una ma­ni­fes­ta­ción pa­ra exi­gir la li­be­ra­ción de ocho acu­sa­dos por vio­len­cia de gé­ne­ro con el ar­gu­men­to de que la pa­li­za a sus mu­je­res fue una ri­ña de enamo­ra­dos, no ha­bría otro ti­tu­lar en los me­dios es­pa­ño­les. Has­ta las or­ga­ni­za­cio­nes fe­mi­nis­tas ha­bla­rían, a pe­sar del pe­so de los po­de­mi­tas en ellas. ¿Que la vio­len­cia de gé­ne­ro es una pe­lea de enamo­ra­dos? ¿Que los jue­ces de­ben li­be­rar a los vio­len­tos y man­dar­los de vuel­ta a Al­sa­sua? No me cues­ta ima­gi­nar la con­mo­ción na­cio­nal. La mis­ma que no exis­te en es­te ca­so. Ni si­quie­ra una pa­la­bra de las or­ga­ni­za­cio­nes fe­mi­nis­tas en de­fen­sa de las mu­je­res de los guar­dias ci­vi­les.

Si los po­de­mi­tas y los na­cio­na­lis­tas hu­bie­ran es­ta­do en esa ma­ni­fes­ta­ción ima­gi­na­ria, la con­clu­sión ma­yo­ri­ta­ria se­ría que apo­yan el ma­chis­mo y la vio­len­cia de gé­ne­ro, que lo jus­ti­fi­can. Exac­ta­men­te lo mis­mo que ca­si na­die se atre­ve a de­cir de la ma­ni­fes­ta­ción real, la que sí se pro­du­jo, su apo­yo a la vio­len­cia te­rro­ris­ta. De­jé­mo­nos de di­va­ga­cio­nes es­tú­pi­das so­bre la pa­la­bra te­rro­ris­mo, de­fi­ni­da en los ma­nua­les de to­do el pla­ne­ta de la mis­ma en in­con­fun­di­ble ma­ne­ra: uso de la vio­len­cia y el te­rror pa­ra con­se­guir ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos. Es de­cir, lo que se hi­zo en Al­sa­sua y lo que ha­cen los CDR en Ca­ta­lu­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.