¿VI­SI­BI­LI­DAD O CEGUERA?

«En las di­fe­ren­cias sa­la­ria­les in­flu­yen in­fi­ni­ta­men­te más que el gé­ne­ro otras va­ria­bles, co­mo las in­te­rrup­cio­nes la­bo­ra­les o el ma­yor o me­nor apre­cio por la pro­gre­sión pro­fe­sio­nal»

ABC (Galicia) - - OPINIÓN - POR JOA­QUÍN LEGUINA JOA­QUÍN LEGUINA FUE PRE­SI­DEN­TE DE LA CO­MU­NI­DAD DE MA­DRID

EL pres­ti­gio­so es­ta­dís­ti­co An­to­nio Azo­rín de­jó por es­cri­to una nor­ma que de­be­ría re­gir en la ca­be­za de cual­quier ana­lis­ta: «Con­cep­tos am­bi­guos siem­pre dan lu­gar a me­di­das in­co­rrec­tas», y eso es lo que les ocu­rre a «con­cep­tos» tan am­bi­guos co­mo «um­bral de po­bre­za» o «bre­cha sa­la­rial de gé­ne­ro (BSG)».

¿Qué sig­ni­fi­ca BSG? Eu­ros­tat de­fi­ne la BSG co­mo la di­fe­ren­cia entre el sa­la­rio bru­to por ho­ra de los va­ro­nes y el de las mu­je­res (só­lo se tie­ne en cuenta a quie­nes tra­ba­jan en cen­tros con más de 10 asa­la­ria­dos) y se­gún Eu­ros­tat, en 2014 esa bre­cha era del 16,7% a fa­vor de los va­ro­nes (en Es­pa­ña 14,9%). Pe­ro es­te in­di­ca­dor no re­fle­ja la di­fe­ren­cia sa­la­rial entre tra­ba­jos de igual va­lor. En otras pa­la­bras, es­te in­di­ca­dor no sir­ve pa­ra de­mos­trar nin­gu­na dis­cri­mi­na­ción an­ti­fe­me­ni­na, que se pue­de re­su­mir en la si­guien­te fra­se: «Te pa­go me­nos só­lo por­que eres mu­jer».

En las di­fe­ren­cias sa­la­ria­les in­flu­yen in­fi­ni­ta­men­te más que el gé­ne­ro otras va­ria­bles, co­mo las in­te­rrup­cio­nes la­bo­ra­les, el ma­yor o me­nor apre­cio por la pro­gre­sión pro­fe­sio­nal o, sim­ple­men­te, la me­nor pre­sen­cia de las mu­je­res en los es­tu­dios de in­ge­nie­ría, que son las es­pe­cia­li­za­cio­nes me­jor pa­ga­das. En la UE, só­lo una de ca­da cin­co ti­tu­la­dos en in­ge­nie­ría es mu­jer, ci­fra cho­can­te si se tie­ne en cuenta que las mu­je­res ob­tie­nen me­jo­res ca­li­fi­ca­cio­nes aca­dé­mi­cas en el Ba­chi­lle­ra­to; y, des­de lue­go, las di­fe­ren­cias en la elección pro­fe­sio­nal na­da tie­nen que ver con cual­quier dis­cri­mi­na­ción ma­chis­ta. Ade­más, hay otros fac­to­res que in­flu­yen en la exis­ten­cia de di­fe­ren­cias sa­la­ria­les entre hom­bres y mu­je­res, co­mo son los ras­gos psi­co­ló­gi­cos o ha­bi­li­da­des no cog­ni­ti­vas que pue­den in­fluir en los re­sul­ta­dos la­bo­ra­les a tra­vés de sus pre­fe­ren­cias o ac­ti­tu­des. O en pa­la­bras de Hi­pó­li­to Si­món, «si bien las mu­je­res pre­sen­tan ven­ta­jas en cier­tas áreas, co­mo las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, los hom­bres pa­re­cen pre­sen­tar una me­nor aver­sión al ries­go y una ma­yor pro­pen­sión a ne­go­ciar y a com­pe­tir, lo que po­dría fa­vo­re­cer sus sa­la­rios […] in­clu­yen­do la elección de ocu­pa­cio­nes y cam­pos de estudio con me­jo­res re­mu­ne­ra­cio­nes».

En «La pa­ra­do­ja se­xual» (Pai­dós Ibé­ri­ca, 2009), la psi­có­lo­ga Su­san Pin­ker abun­da en la mis­ma di­rec­ción. La au­to­ra po­ne en cla­ro las di­fe­ren­cias bio­ló­gi­cas entre los ce­re­bros mas­cu­lino y fe­me­nino, las di­fe­ren­cias en cuan­to al apren­di­za­je y el desa­rro­llo y en cuan­to a las po­si­bles pro­fe­sio­nes. Y ci­to: «Ne­gar­se a re­co­no­cer los da­tos cien­tí­fi­cos so­bre las di­fe­ren­cias se­xua­les es co­mo ne­gar­se a ad­mi­tir el cam­bio cli­má­ti­co. Que tú no quie­ras ver un re­sul­ta­do o que no te gus­te por mo­ti­vos ideo­ló­gi­cos no quiere de­cir que no exis­te».

Ocu­rre que la vi­si­bi­li­dad apa­bu­llan­te que se ha he­cho de la BSG entre va­ro­nes y mu­je­res ocul­ta y cie­ga los ver­da­de­ros pro­ble­mas que aque­jan a la igual­dad de opor­tu­ni­da­des, entre los cua­les ci­ta­ré el que pa­ra mí es el más re­le­van­te y a la vez el más di­fí­cil de so­lu­cio­nar, el cual, por cier­to, na­da tie­ne que ver con el se­xo, per­dón, con el gé­ne­ro. Los ana­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos Betty Hart y Tod Ries­ley rea­li­za­ron, ya en 1995, un tra­ba­jo de un lar­go tí­tu­lo (en es­pa­ñol): «Di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas en la ex­pe­rien­cia co­ti­dia­na de los ni­ños pe­que­ños». La in­ves­ti­ga­ción es­tu­dió du­ran­te un año a 126 fa­mi­lias con ni­ños de cua­tro años y mo­vi­li­zó a un am­plio gru­po de es­tu­dian­tes. Es­tos se li­mi­ta­ban a es­cu­char una ho­ra (ca­da quin­ce días) y a con­ta­bi­li­zar las pa­la­bras que se pro­nun­cia­ban en pre­sen­cia de los ni­ños. Los ni­ños de cla­se cul­tu­ral y eco­nó­mi­ca­men­te ba­ja es­cu­cha­ron du­ran­te ese año mu­chas me­nos pa­la­bras que los na­ci­dos en un am­bien­te su­pe­rior. Esas di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les pro­du­cen lo que los au­to­res lla­man «La ca­tás­tro­fe tem­pra­na», con­cre­ta­men­te, los ni­ños de fa­mi­lias con más ni­vel eco­nó­mi­co y cul­tu­ral ha­bían es­cu­cha­do una me­dia de 48 mi­llo­nes de pa­la­bras, mien­tras que los ni­ños de las fa­mi­lias en el otro ex­tre­mo es­cu­cha­ron 13 mi­llo­nes.

To­dos los pro­ge­ni­to­res se com­por­ta­ban co­rrec­ta­men­te con los ni­ños, pe­ro se­gún la vi­sión de su pro­pio mun­do. Las fa­mi­lias con más po­der ad­qui­si­ti­vo ins­ta­ban a sus pe­que­ños a desa­rro­llar ca­pa­ci­da­des ana­lí­ti­cas, por lo que en sus con­ver­sa­cio­nes apa­re­cía una ma­yor va­rie­dad de pa­la­bras. Por otro la­do, los pa­dres con me­nos es­ta­tus eco­nó­mi­co en­se­ña­ban va­lo­res co­mo en­ca­jar en el gru­po y obe­de­cer, por lo que la ga­ma de pa­la­bras se re­du­cía mu­cho. Pe­ro lo más gra­ve fue que tam­bién en­con­tra­ron di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas en los coe­fi­cien­tes in­te­lec­tua­les, unas di­fe­ren­cias que fue­ron de 75 a 119 en el ín­di­ce IQ. La con­clu­sión re­sul­ta ob­via: las di­fe­ren­cias de cla­se se trans­mi­ten des­de la in­fan­cia. En pa­la­bras de los au­to­res: «Es­ta es la ba­se de un círcu­lo con­ti­nuo de de­sigual­dad, ya que la ca­tás­tro­fe tem­pra­na im­pli­ca que des­de la in­fan­cia se va fra­guan­do un gran abis­mo entre unos y otros ni­ños».

Una bre­cha so­cial muy di­fí­cil de ce­rrar in­clu­so con la me­jor es­cue­la pú­bli­ca. Pon­dré un ejem­plo: es ca­si im­po­si­ble que en una ca­sa don­de no hay un so­lo li­bro los hi­jos de esa fa­mi­lia le to­men afi­ción a la lec­tu­ra. La Es­cue­la pue­de atem­pe­rar esas di­fe­ren­cias, pe­ro ¿has­ta qué pun­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.