Los lí­de­res del «pro­cés» lle­van al TS la ofen­si­va del Par­la­ment con­tra Lla­re­na

El dipu­tado Jordi Sàn­chez desafía al ins­truc­tor: «No se pue­de ser juez y víc­ti­ma»

ABC (Galicia) - - ESPAÑA - NA­TI VI­LLA­NUE­VA MA­DRID

De ser ca­paz de re­nun­ciar has­ta a la cau­sa na­cio­na­lis­ta, a plan­tar ca­ra al juez cuan­do ya se sa­be que no hay na­da que ha­cer y lo que to­ca es en­va­len­to­nar­se de ca­ra a los su­yos. La com­pa­re­cen­cia de los pri­me­ros pro­ce­sa­dos por re­be­lión que es­tán en pri­sión pre­ven­ti­va des­ta­pó ayer en el Tri­bu­nal Su­pre­mo la ver­da­de­ra es­tra­te­gia de los lí­de­res del «pro­cés» y vino a co­rro­bo­rar los ar­gu­men­tos del juez Pa­blo Lla­re­na pa­ra man­te­ner­los en pri­sión: el ries­go de reite­ra­ción de­lic­ti­va. Tam­bién que es­te ma­gis­tra­do es­tá sien­do ob­je­to de una cam­pa­ña de aco­so por par­te del in­de­pen­den­tis­mo.

Prue­ba de ello fue­ron las de­cla­ra­cio­nes del ex­vi­ce­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Oriol Jun­que­ras, del ex­pre­si­den­te de la ANC y ac­tual dipu­tado de JpC Jordi Sàn­chez, y del ex­lí­der de Òm­nium Cul­tu­ral Jordi Cui­xart. Los tres inauguraron el turno de in­da­ga­to­rias an­te Lla­re­na, un trá­mi­te pro­ce­sal en el que el ins­truc­tor co­mu­ni­ca al pro­ce­sa­do por qué pro­po­ne juz­gar­le y en el que es­te, a su vez, pue­de ma­ni­fes­tar su pos­tu­ra frente a ese pro­ce­sa­mien­to.

Le­jos de cen­trar­se en cues­tio­nes ju­rí­di­cas, los tres lí­de­res se­ce­sio­nis­tas, en es­pe­cial Jun­que­ras y Sàn­chez, apro­ve­cha­ron es­te úl­ti­mo en­cuen­tro con el juez ins­truc­tor pa­ra ha­cer un dis­cur­so po­lí­ti­co, y es­pe­cial­men­te en el ca­so de Sàn­chez, pa­ra desafiar­le cues­tio­nan­do su ob­je­ti­vi­dad en es­ta cau­sa, el mis­mo plan­tea­mien­to que ha lle­va­do a la ma­yo­ría in­de­pen­den­tis­ta del Par­la­ment a anun­ciar una que­re­lla con­tra él por su de­ci­sión de no per­mi­tir su in­ves­ti­du­ra co­mo can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat.

Sàn­chez, el mis­mo que ha­ce me­nos de un mes co­mu­ni­ca­ba al juez que si le po­nía en li­ber­tad es­ta­ba dis­pues­to a de­jar su es­ca­ño y vol­ver a la do­cen­cia, ayer cam­bió ra­di­cal­men­te su dis­cur­so, y mi­rán­do­le a los ojos desafian­te, le es­pe­tó: «No se pue­de ser juez y víc­ti­ma». Se re­fe­ría a un pa­sa­je del au­to de pro­ce­sa­mien­to en el que Lla­re­na se in­clu­ye co­mo par­te del Es­ta­do de De­re­cho uti­li­zan­do la pri­me­ra per­so­na del plu­ral al de­cir «su­fri­mos».

Fuen­tes ju­rí­di­cas pre­sen­tes en la de­cla­ra­ción se­ña­la­ron que el ma­gis­tra­do, víc­ti­ma de ame­na­zas en las úl­ti­mas se­ma­nas, le con­tes­tó que si te­nía al­go que ob­je­tar con­tra sus re­so­lu­cio­nes acu­die­ra a la Sa­la de Ape­la­cio­nes del Su­pre­mo.

El ex­lí­der de la ANC ca­li­fi­có el pro­ce­di­mien­to an­te el juez co­mo una «cau­sa ge­ne­ral» que no va con­tra per­so­nas con­cre­tas, sino «con­tra la ideo­lo­gía in­de­pen­den­tis­ta».

En la mis­ma idea in­sis­tió el ex­vi­ce­pre­si­den­te Oriol Jun­que­ras, en pri­sión tam­bién des­de el pa­sa­do no­viem­bre. Jun­que­ras ne­gó an­te el ins­truc­tor la acu­sa­ción de mal­ver­sa­ción y señaló que la Ge­ne­ra­li­tat no des­ti­nó «un eu­ro» al re­fe­rén­dum ile­gal. El que fue nú­me­ro dos de Puig­de­mont in­sis­tió en su com­pro­mi­so con las vías pa­cí­fi­cas y ne­gó cual­quier ti­po de vio­len­cia en los pre­pa­ra­ti­vos y desen­la­ce del 1-O. A su jui­cio, la con­vo­ca­to­ria de la con­sul­ta, prohi­bi­da por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, no cons­ti­tu­yó nin­gún de­li­to.

Por su par­te, Cui­xart, cu­ya com­pa­re­cen­cia du­ró apenas quin­ce mi­nu­tos, tam­bién re­pro­chó a Lla­re­na lo que en­tien­de co­mo una «per­se­cu­ción po­lí­ti­ca». Fi­na­li­za­das las de­cla­ra­cio­nes, las de­fen­sas de los tres pro­ce­sa­dos in­sis­tie­ron an­te los me­dios en que el 1-O no hu­bo vio­len­cia y que si la hu­bo, es­ta fue po­li­cial.

La acu­sa­ción po­pu­lar que ejer­ce Vox de­di­có sus pri­me­ras pa­la­bras ya fue­ra del tri­bu­nal a la de­fen­sa del juez Lla­re­na. An­te los me­dios, Javier Ortega ex­pre­só su «más enér­gi­co re­cha­zo» por las ame­na­zas que tan­to el juez co­mo su fa­mi­lia es­tán re­ci­bien­do. «Es in­to­le­ra­ble que en un Es­ta­do de De­re­cho un ma­gis­tra­do del Tri­bu­nal Su­pre­mo ten­ga que es­tar su­frien­do es­te ti­po de ame­na­zas en una cau­sa co­mo es­ta». Por ello, Vox ex­pre­só to­do su «apo­yo, so­li­da­ri­dad y re­cha­zo a esas prác­ti­cas to­ta­li­ta­rias que pre­ten­den in­ti­mi­dar a quien es­ta cum­plien­dio con su de­ber pro­fe­sio­nal».

«Prác­ti­cas to­ta­li­ta­rias» Ya fue­ra del TS, Vox mos­tró to­do su apo­yo al juez al con­si­de­rar «in­to­le­ra­ble» las ame­na­zas que su­fre

JAI­ME GAR­CÍA

Oriol Jun­que­ras

IG­NA­CIO GIL

Jordi Cui­xart

IG­NA­CIO GIL

Jordi Sàn­chez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.