UN PRO­BLE­MA PER­SO­NAL

ABC (Galicia) - - ESPAÑA - «Puig­de­mont no sa­be qué ha­cer pa­ra alar­gar el tris­te va­gar in­cier­to al que él mis­mo se con­de­nó» SAL­VA­DOR SOSTRES

En Puig­de­mont hay ya más cir­co que ele­fan­tes, más hui­da que des­tino y más pro­pa­gan­da que cual­quier idea con­cre­ta so­bre qué ha­cer y có­mo ha­cer­lo. En la entrevista del do­min­go, aun­que ju­ga­ba en ca­sa, no con­tes­tó nin­gu­na de las pre­gun­tas que se le hi­cie­ron, y has­ta se pu­so im­per­ti­nen­te con el en­tre­vis­ta­dor, Vi­cent San­chis, director de TV3, cu­ya ca­be­za ofre­ció a Es­que­rra ha­ce un par de me­ses a pe­sar de que su nom­bra­mien­to fue pro­pues­to por Con­ver­gèn­cia. Es una de­mos­tra­ción más de có­mo el ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ha to­ma­do a Ca­ta­lu­ña de rehén en su de­ses­pe­ro –ca­da vez más de­li­ran­te y sec­ta­rio– de ver có­mo el mar­gen pa­ra alar­gar la co­me­dia es­tá muy cerca de ago­tár­se­le.

Más acá de los ex­ce­sos de tres jue­ces ale­ma­nes, Ca­ta­lu­ña es un pro­ble­ma in­terno es­pa­ñol; y muy por en­ci­ma de una vic­to­ria elec­to­ral que Ciu­da­da­nos, des­apa­re­ci­do del ma­pa, es­tá de­mos­tran­do que no sa­be ad­mi­nis­trar, la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na es­tá sien­do re­du­ci­da a un pro­ble­ma per­so­nal de Car­les Puig­de­mont.

Xa­vi Do­mè­nech, que no es pre­ci­sa­men­te nues­tra pri­me­ra in­te­li­gen­cia, es­tu­vo sin em­bar­go acer­ta­do ayer cuan­do di­jo que no sa­bía muy bien a qué ve­nía la entrevista, ni qué qui­so ex­pli­car exac­ta­men­te el fo­ra­ji­do. De he­cho qui­so ex­pli­car que no ex­pli­ca­ba na­da, que no sa­be qué ha­cer pa­ra alar­gar el tris­te va­gar in­cier­to al que él mis­mo se con­de­nó cuan­do en lu­gar de con­vo­car elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas, co­mo te­nía pre­vis­to, ce­dió a la de­ma­go­gia más in­ver­te­bra­da.

Puig­de­mont quiere ga­nar tiem­po pa­ra ver qué ha­ce con su vi­da, que es lo úni­co que le preo­cu­pa. Lo de­jó cla­ro el do­min­go al de­cir que no hay pri­sa pa­ra for­mar go­bierno, con el evi­den­te atra­so y em­po­bre­ci­mien­to que con­lle­va te­ner la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra­li­za­da.

Pe­ro que so­bre to­do los in­de­pen­den­tis­tas, que se su­po­ne que quieren la se­pa­ra­ción por­que «Es­pa­ña nos ro­ba», no reac­cio­nen an­te tal des­fa­cha­tez y con­ti­núen vién­do­le co­mo un már­tir, en lu­gar de co­mo un ver­du­go, in­di­ca que el de­li­rio de Puig­de­mont es só­lo la me­tá­fo­ra de nues­tro de­li­rio co­lec­ti­vo, tal co­mo la in­hi­bi­ción de Ciu­da­da­nos, y la fal­ta de res­pe­to a su pro­pia e im­por­tan­tí­si­ma vic­to­ria, es la me­tá­fo­ra de tan­tos es­pa­bi­la­dos que se creían más lis­tos que los de­más, y que a la ho­ra de de­mos­trar su au­da­cia, su co­ra­je y su su­pe­rio­ri­dad se han es­con­di­do con la mis­ma ba­je­za con que Puig­de­mont hu­yó a los cin­co mi­nu­tos de re­be­lar­se. Aban­do­nó a los su­yos el fu­ga­do tal co­mo Rivera y Arri­ma­das es­tán de­jan­do ti­ra­dos a sus vo­tan­tes, con to­das sus es­pe­ran­zas.

Puig­de­mont no tie­ne pri­sa por for­mar go­bierno ni tam­po­co una opo­si­ción que le cree nin­gu­na dificultad. Pue­de que la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 no sea per­fec­ta, pe­ro es pa­ra los ca­ta­la­nes bas­tan­te más útil que la pa­rá­li­sis de la Ge­ne­ra­li­tat que Mas y Puig­de­mont pro­pi­cia­ron mien­tras la pre­si­die­ron, y un di­que de con­ten­ción con­tra la lo­cu­ra in­de­pen­den­tis­ta mu­cho más efi­caz que la cla­mo­ro­sa de­ja­ción de Ciu­da­da­nos.

Ca­ta­lu­ña es víc­ti­ma de dos po­pu­lis­mos: el del in­de­pen­den­tis­mo, cu­yos lí­de­res alar­ga­rán la ago­nía has­ta que se­pan qué hay de lo su­yo, con sus car­gos y la par­te del pre­su­pues­to que van a con­tro­lar; y el de los lis­ti­llos que te­nían que ve­nir a sal­var a Es­pa­ña y que cuan­do les he­mos pues­to an­te el re­to, se nos han es­fu­ma­do.

¿Y Ciu­da­da­nos? Rivera y Arri­ma­das es­tán de­jan­do ti­ra­dos a sus vo­tan­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.