«La na­ción en­cie­rra raí­ces pro­fun­das que de­be­mos de­fen­der»

El aban­dono de los va­lo­res cris­tia­nos de­ja Eu­ro­pa huér­fa­na de re­fe­ren­cias só­li­das

ABC (Galicia) - - ESPAÑA - I. REYERO MA­DRID

La Fun­da­ción Va­lo­res y So­cie­dad y la Fun­da­ción Vi­lla­cis­ne­ros, den­tro de su ciclo «El ne­ce­sa­rio for­ta­le­ci­mien­to de Es­pa­ña», or­ga­ni­za­ron ayer un de­ba­te so­bre «La de­fen­sa de las raí­ces cris­tia­nas de Eu­ro­pa» en la que to­ma­ron la pa­la­bra Jai­me Ma­yor Ore­ja, el obis­po de San Se­bas­tián, Jo­sé Ig­na­cio Mu­ni­lla, y el co­lum­nis­ta de ABC Hermann Tertsch.

Los tres di­ser­ta­ron so­bre la pér­di­da de re­fe­ren­tes cris­tia­nos de Eu­ro­pa, el re­la­ti­vis­mo mo­ral y el au­ge de la ideo­lo­gía de gé­ne­ro, entre otros re­tos que ale­jan al con­ti­nen­te de sus orí­ge­nes y lo si­túan a la de­ri­va de ex­tre­mis­mos reac­cio­na­rios. La cri­sis no es so­lo eco­nó­mi­ca, sino de ideas. «De­be­mos do­tar a Eu­ro­pa de más al­ma», pu­do ser­vir de re­su­men del co­lo­quio.

El ex­mi­nis­tro del In­te­rior y ex­lí­der del PP vas­co Jai­me Ma­yor Ore­ja di­ser­tó so­bre có­mo en el nue­vo «des­or­den» mun­dial im­pe­ra un «re­la­ti­vis­mo mo­ral», que no es más que «la so­cia­li­za­ción de la na­da», que trae una «so­cie­dad lí­qui­da» y que se plas­ma en un «pen­sa­mien­to dé­bil».

Ahí es­tán los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les de bue­na par­te de Oc­ci­den­te que van al com­pás del aban­dono de va­lo­res: «Ca­da día te­ne­mos me­nos con­vic­cio­nes», señaló Ma­yor. «Eu­ro­pa ne­ce­si­ta una re­con­ci­lia­ción en va­lo­res [...] Una na­ción en­cie­rra unas pro­fun­das raí­ces y te­ne­mos la obli­ga­ción de bus­car­las, en­con­trar­las y de­fen­der­las», de­fen­dió cri­ti­can­do el aban­dono de las con­vic­cio­nes mo­ra­les más pro­fun­das por par­te de los par­ti­dos.

Tertsch de­nun­ció que la po­lí­ti­ca eu­ro­pea im­po­ne la «di­so­lu­ción de iden­ti­da­des na­cio­na­les» y prefiere «so­cie­da­des mol­dea­bles», sin iden­ti­dad pro­pia. Apenas dos re­duc­tos con­ser­van la he­ren­cia cris­tia­na del con­ti­nen­te: Hun­gría y Po­lo­nia. Has­ta el pre­si­den­te de la lai­ca Fran­cia, En­ma­nuel Ma­cron, señaló el co­lum­nis­ta, ha re­cu­rri­do a los obis­pos pa­ra sus re­for­mas. «Frente al cor­to­pla­cis­mo y al opor­tu­nis­mo de la po­lí­ti­ca, la so­cie­dad ne­ce­si­ta con­vic­cio­nes pro­fun­das que se pue­den ras­trear en nues­tros 2.000 años de cris­tian­dad, ne­ce­sa­rios tam­bién pa­ra los que no tie­nen fe», apun­tó. «Fal­tan an­cla­jes, so­bra pen­sa­mien­to lí­qui­do», re­su­mió.

Mon­se­ñor Mu­ni­lla afir­mó que la pér­di­da de las raí­ces cris­tia­nas ha de­ri­va­do en una ac­ción errá­ti­ca en po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal, co­mo de­mues­tra el «desas­tre» de in­ter­ven­cio­nes de Oc­ci­den­te en Orien­te Me­dio, don­de los cris­tia­nos su­fren re­pre­sa­lias allí don­de an­tes con­vi­vían en paz.

Es­to abre una ven­ta­na pa­ra la es­pe­ran­za, se­gún el obis­po vas­co, con­ven­ci­do de que «el tes­ti­mo­nio de esos már­ti­res se­rá una de esas ba­zas de la Pro­vin­den­cia pa­ra des­per­tar a Oc­ci­den­te de su le­tar­go, pa­ra que Dios nos des­pier­te de la me­dio­cri­dad». Re­cu­pe­ró la con­fe­ren­cia «Eu­ro­pa: sus fun­da­men­tos es­pi­ri­tua­les, ayer, hoy y ma­ña­na», pro­nun­cia­da por el Pa­pa emé­ri­to Be­ne­dic­to XVI, que ayer cum­plía 91 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.