Cu­ba se dis­po­ne a cam­biar de dic­ta­dor sin al­te­rar el ré­gi­men

Díaz-Ca­nel, fa­vo­ri­to pa­ra su­ce­der a Raúl Castro en la Asam­blea que co­mien­za ma­ña­na

ABC (Galicia) - - INTERNACIONAL - MA­NUEL TRILLO

El Con­se­jo de Es­ta­do cu­bano ha adelantado a ma­ña­na, un día an­tes de lo pre­vis­to, la aper­tu­ra de la Asam­blea en la que se adop­ta­rá la his­tó­ri­ca de­ci­sión de nom­brar al su­ce­sor de Raúl Castro, de 86 años. Sal­vo sor­pre­sas, por pri­me­ra vez en cerca de 60 años se ele­gi­rá co­mo pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca co­mu­nis­ta a al­guien ajeno a la fa­mi­lia Castro: el ac­tual pri­mer vi­ce­pre­si­den­te, Mi­guel Díaz-Ca­nel.

Pe­se a la in­mi­nen­cia de tan se­ña­la­do mo­men­to, el re­le­vo en la pre­si­den­cia se vi­ve con apa­tía ge­ne­ral en la is­la, da­das las es­ca­sas es­pe­ran­zas de que pro­pi­cie al­gún cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo en la dic­ta­du­ra que ri­ge los des­ti­nos del pue­blo cu­bano des­de el triun­fo de la re­vo­lu­ción de la mano de Fi­del Castro en 1959. Se­gún «14yme­dio.com», una web crí­ti­ca con el ré­gi­men, «la sen­sa­ción que se per­ci­be en la ca­lle, ade­más de las con­ver­sa­cio­nes entre ami­gos y fa­mi­lia­res, es que to­do va a se­guir co­mo has­ta aho­ra».

El mi­nis­tro cu­bano de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Bruno Ro­drí­guez, de­jó cla­ro en la re­cien­te VIII Cum­bre de las Amé­ri­cas, ce­le­bra­da en Li­ma, que, pe­se al des­hie­lo en las re­la­cio­nes con EE.UU. ini­cia­do en 2014, la is­la no ce­de­rá «ni un mi­lí­me­tro» en sus prin­ci­pios, una de­cla­ra­ción que apun­ta una vez más al in­mo­vi­lis­mo po­lí­ti­co del ré­gi­men, que en los úl­ti­mos años úni­ca­men­te ha en­tre­abier­to la mano en lo eco­nó­mi­co pa­ra per­mi­tir al­gu­nos ne­go­cios pri­va­dos. Tan­to las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de 2017 co­mo las del pa­sa­do 11 de mar­zo a la Asam­blea Na­cio­nal, un me­ro si­mu­la­cro pa­ra ra­ti­fi­car a los 605 can­di­da­tos es­co­gi­dos a de­do por la je­rar­quía cas­tris­ta, de­mos­tra­ron de nue­vo la au­sen­cia de de­mo­cra­cia en un país don­de el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba es el úni­co au­to­ri­za­do.

La fal­ta de li­ber­ta­des y la per­se­cu­ción de los di­si­den­tes si­gue sien­do una cons­tan­te. So­lo el pa­sa­do mar­zo, el Ob­ser­va­to­rio Cu­bano de De­re­chos Hu­ma­nos (OCDH) re­gis­tró 340 de­ten­cio­nes ar­bi­tra­rias, mien­tras que el año 2017 se sal­dó con 4.821, así co­mo con un cen­te­nar de pre­sos po­lí­ti­cos. En su úl­ti­mo in­for­me, es­ta or­ga­ni­za­ción con se­de en Es­pa­ña apun­ta que el Go­bierno cu­bano «ha in­ten­si­fi­ca­do su re­pre­sión en con­tra de gru­pos de la so­cie­dad ci­vil y de la opo­si­ción pa­cí­fi­ca, es­pe­cial­men­te en con­tra de las Da­mas de Blan­co, a quie­nes to­das las se­ma­nas re­pri­me cuan­do in­ten­tan par­ti­ci­par en la mi­sa do­mi­ni­cal y en otras ac­ti­vi­da­des».

La po­li­cía po­lí­ti­ca im­pi­dió es­te fin de se­ma­na una con­cen­tra­ción de di­si­den­tes en La Ha­ba­na pa­ra re­cla­mar «un cam­bio de sis­te­ma, no de ti­ra­nos», in­for­mó Mar­tí No­ti­cias, me­dio fi­nan­cia­do por el Go­bierno de EE.UU. y crea­do pa­ra bur­lar la cen­su­ra del ré­gi­men.

Vio­la­ción de de­re­chos

Los ex je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno in­te­gra­dos en la Ini­cia­ti­va De­mo­crá­ti­ca de Es­pa­ña y las Amé­ri­cas (IDEA) de­nun­cia­ron con oca­sión de la Cum­bre de Li­ma la vio­la­ción «sis­te­má­ti­ca» de los de­re­chos ci­vi­les y po­lí­ti­cos de los cu­ba­nos. Pi­die­ron «no re­co­no­cer a los nue­vos de­le­ga­dos de la Asam­blea, al nue­vo Con­se­jo de Es­ta­do ni a su pre­si­den­te por no re­pre­sen­tar ellos la vo­lun­tad po­pu­lar, sin ser la ex­pre­sión de una ma­ni­fes­ta­ción li­bre y de­mo­crá­ti­ca por par­te de és­ta» y re­cla­ma­ron «elec­cio­nes li­bres, jus­tas y plu­ra­les».

Ami­nis­tía In­ter­na­cio­nal señaló ayer que el fin del man­da­to de Castro de­be su­po­ner «el anun­cio de una nue­va era» pa­ra los de­re­chos hu­ma­nos. A su jui­cio, el re­le­vo pre­si­den­cial se pre­sen­ta co­mo una «opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca» pa­ra «en­ta­blar un diá­lo­go esen­cial y cons­truc­ti­vo so­bre el fu­tu­ro de Cu­ba», in­for­ma Efe. Es­ta or­ga­ni­za­ción, que tie­ne ve­ta­da la en­tra­da en el país des­de ha­ce ca­si 30 años, se­ña­la que Cu­ba «de­be abor­dar las res­tric­cio­nes que per­sis­ten so­bre el de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión y de reunión pa­cí­fi­ca».

Más re­pre­sión Los di­si­den­tes de­nun­cian el au­men­to de las de­ten­cio­nes ar­bi­tra­rias, 340 so­lo el pa­sa­do mes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.