«Sa­bía que lo iba a in­dul­tar, pe­ro que­ría que fue­ra in­ape­la­ble»

El Ju­li, ple­tó­ri­co, re­co­no­cía que «es­to es lo más cerca que se es­tá del cielo»

ABC (Galicia) - - TOROS - JE­SÚS BAYORT

No con­se­guía ar­ti­cu­lar pa­la­bra Jus­to Her­nán­dez. Las lá­gri­mas de emo­ción bro­ta­ban de sus ojos. El pri­me­ro al que re­cor­dó fue, ló­gi­ca­men­te, a su pa­dre, Do­min­go Her­nán­dez, por quien lucía «Orgullito» la di­vi­sa ne­gra. «Pa­re­ce al­go ab­sur­do, pe­ro es­te in­dul­to me da pe­na. Pe­na por mi pa­dre, que no lo ha po­di­do vi­vir, que tan­to ha lu­cha­do por la ga­na­de­ría y no lo ha­ya po­di­do dis­fru­tar», de­cla­ra­ba el cria­dor.

«So­bre el to­ro, aho­ra, apa­re­ce­rán opi­nio­nes dis­pa­res y to­das muy res­pe­ta­bles, pe­ro si que­da al­gu­na du­da so­bre el in­dul­to que le pre­gun­ten a es­tos afi­cio­na­dos que lo pi­die­ron, pa­ñue­lo en mano, con las lá­gri­mas en la ca­ra», res­pon­día Jus­to Her­nán­dez so­bre la ha­bi­tual po­lé­mi­ca a pos­te­rio­ri.

Co­mo da­to cu­rio­so, el ga­na­de­ro co­men­tó que «Orgullito» era her­mano de ma­dre del to­ro, del mis­mo nom­bre, que in­dul­tó Ro­ca Rey en la pa­sa­da fe­ria de Al­ba­ce­te.

Na­da de es­to se hu­bie­ra ha­bla­do si, con ca­si to­tal se­gu­ri­dad, «Orgullito» no le hu­bie­se co­rres­pon­di­do a una men­te tan pri­vi­le­gia­da co­mo la de Ju­lián López Es­co­bar. La vi­sión de lo acon­te­ci­do por par­te del dies­tro ma­dri­le­ño se pue­de re­su­mir con es­ta fra­se: «Es lo más cerca que he es­ta­do, y voy a es­tar, del cielo».

«He vi­vi­do un sue­ño de prin­ci­pio a fin. Bueno, no lo era por­que nun­ca lle­gas a soñar que al­go tan gran­de te pue­da lle­gar a pa­sar. “Orgullito” ha si­do un to­ro su­bli­me. Fue­ra de lo co­mún. De los que te per­mi­te to­rear co­mo real­men­te sien­tes cuan­do lo ha­ces de sa­lón. De he­cho, po­cas ve­ces he po­di­do to­rear tan des­pa­cio en mi vi­da», sen­ten­cia­ba El Ju­li.

«Yo es­ta­ba con­ven­ci­do que no lo iba a ma­tar, que lo iba a in­dul­tar, pe­ro no que­ría que fue­ra un in­dul­to al uso, me­re­cía ser in­ape­la­ble», res­pon­día so­bre el trans­cur­so de la fae­na.

«Sin du­da al­gu­na, es una de las tar­des más im­por­tan­tes de to­da mi ca­rre­ra, por no de­cir aho­ra mis­mo que la más. Cuan­do me sa­le un to­ro em­bis­tien­do con esa cla­se bro­tan en mí sen­ti­mien­tos de amor».

«“Orgullito” ha si­do tre­men­da­men­te bra­vo. To­do lo ha­cía con pro­fun­di­dad, con cier­tos ma­ti­ces que eran co­rre­gi­bles gra­cias a su hu­mi­lla­ción tan pro­fun­da. Siem­pre ha ido a don­de le man­da­ba con la mu­le­ta. De sa­li­da le veía con­di­cio­nes y es­ta­ba con­ven­ci­do de que al­go gran­de pa­sa­ría», de­cla­ra­ba el to­re­ro.

El apo­de­ra­do de El Ju­li, Luis Ma­nuel Lo­zano, ca­li­fi­có la fae­na co­mo «im­pre­sio­nan­te». «No ten­go pa­la­bras pa­ra re­su­mir al­go tan gran­dio­so co­mo lo que aca­ba­mos de vi­vir. Es­to es pa­ra re­cor­dar­lo y no sol­tar­lo de tu men­te por­que, con to­tal se­gu­ri­dad, no vol­ve­re­mos a ver al­go si­mi­lar en la vi­da».

El ga­na­de­ro «El triun­fo es­tá en­vuel­to en pe­na. Por mi pa­dre, que tan­to ha lu­cha­do y no ha po­di­do ver­lo»

EFE

Ju­lián López y el ga­na­de­ro, Jus­to Her­nán­dez, dan la vuel­ta al rue­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.