«Des­de ha­ce años, pa­ra la iz­quier­da es­pa­ño­la cual­quie­ra que no sea de iz­quier­da es un fa­cha»

ABC (Galicia) - - OPINIÓN -

L Aiz­quier­da es­pa­ño­la es­tá es­can­da­li­za­da con Vox, que ame­na­za con pa­sar de la anéc­do­ta tes­ti­mo­nial a te­ner una re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria. Pe­ro po­cas co­sas han con­tri­bui­do más que la pro­pia iz­quier­da a que Vox ha­ya me­ti­do el pie en la puer­ta.

Men­ciono, a vue­la­plu­ma, al­gu­nas ra­zo­nes. La pri­me­ra: la ba­na­li­za­ción del fas­cis­mo. Des­de ha­ce años, pa­ra la iz­quier­da es­pa­ño­la cual­quie­ra que no sea de iz­quier­da es un fa­cha. En par­te por ig­no­ran­cia, en par­te pa­ra fa­bri­car un enemi­go im­pre­sen­ta­ble, bue­na par­te de la iz­quier­da ha si­do in­ca­paz de dis­tin­guir en­tre un con­ser­va­dor, un li­be­ral y un fas­cis­ta. El es­no­bis­mo ideo­ló­gi­co que eti­que­ta­ba co­mo fas­cis­ta a quien no lo era lo­gró lo con­tra­rio de lo que pre­ten­día: ha­cer res­pe­ta­ble el ex­tre­mis­mo de de­re­cha. Só­lo ha­cían fal­ta, co­mo ha ocu­rri­do his­tó­ri­ca­men­te, cir­cuns­tan­cias des­con­cer­tan­tes pa­ra que hi­cie­ra su apa­ri­ción, con ple­na res­pe­ta­bi­li­dad, la de­re­cha ex­tre­ma. El cre­ci­mien­to del se­pa­ra­tis­mo na­cio­na­lis­ta, la de­ca­den­cia de la so­cial­de­mo­cra­cia y el au­men­to del ra­di­ca­lis­mo de iz­quier­da pro­du­je­ron esas cir­cuns­tan­cias pro­pi­cias.

Una se­gun­da con­tri­bu­ción de la iz­quier­da al ex­tre­mis­mo de de­re­cha es su co­que­te­ría con los se­pa­ra­tis­mos vas­co y ca­ta­lán. Na­da po­día alen­tar más el na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol que la vin­cu­la­ción, en el ima­gi­na­rio de los es­pa­ño­les crí­ti­cos del se­pa­ra­tis­mo y de la iz­quier­da, que esa sim­bio­sis. No es la pri­me­ra vez, por cier­to, que la iz­quier­da es des­bor­da­da por el na­cio­na­lis­mo. His­tó­ri­ca­men­te, al in­te­rior de la iz­quier­da mun­dial, el na­cio­na­lis­mo a me­nu­do fue un im­pul­so más po­de­ro­so que la jus­ti­cia so­cial. Re­cor­de­mos la fa­mo­sa trai­ción de la po­de­ro­sí­si­ma so­cial­de­mo­cra­cia ale­ma­na (SPD) de Hu­go Haa­se, que en 1914 vo­tó a fa­vor de la gue­rra en el Reichs­tag. O el «so­cia­lis­mo en un so­lo país» con que Sta­lin, por ra­zo­nes na­cio­na­lis­tas, trai­cio­nó el in­ter­na­cio­na­lis­mo mar­xis­ta. El ero­tis­mo que ha sig­na­do la re­la­ción en­tre la iz­quier­da es­pa­ño­la y el ul­tra­na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán (y vas­co) en dé­ca­das re­cien­tes ha en­gen­dra­do par­cial­men­te el mons­truo de la ex­tre­ma de­re­cha que tan­to la es­can­da­li­za.

Una ter­ce­ra ra­zón por la que Vox de­be es­tar­le agra­de­ci­do a la iz­quier­da es su res­pon­sa­bi­li­dad en ha­cer im­po­si­ble la re­for­ma del Es­ta­do del bie­nes­tar, cu­yo ago­ta­mien­to ha im­pe­di­do en las úl­ti­mas dos dé­ca­das man­te­ner y au­men­tar el pro­gre­so de la de­mo­cra­cia pos­fran­quis­ta. Una so­cie­dad li­be­ral don­de la ener­gía es­té de­po­si­ta­da en la crea­ción (to­das las for­mas de crea­ción: em­pre­sa­rial, cul­tu­ral, so­cial) de­fien­de a sus ciu­da­da­nos con­tra la in­se­gu­ri­dad psi­co­ló­gi­ca que los ha­ce vul­ne­ra­bles al dis­cur­so ex­tre­mis­ta. Pa­ra no men­cio­nar, más es­pe­cí­fi­ca­men­te, la con­tri­bu­ción de­ci­di­da del so­cia­lis­mo a la cri­sis de ha­ce diez años, que pro­du­jo dos ali­men­tos per­fec­tos pa­ra la ex­tre­ma de­re­cha: la ra­di­ca­li­za­ción de la iz­quier­da y la acen­tua­ción del mi­to ca­ta­lán se­gún el cual esa re­gión da a Es­pa­ña mu­cho más de lo que re­ci­be.

Apun­to una úl­ti­ma guir­nal­da que la iz­quier­da ha co­lo­ca­do so­bre los hom­bros de la ex­tre­ma de­re­cha: el an­ti­ame­ri­ca­nis­mo. Aun­que la de­re­cha es­pa­ño­la ha si­do tra­di­cio­nal­men­te an­ti­ame­ri­ca­na tam­bién (qui­zá por el trau­ma de 1898 y por la en­vi­dia eu­ro­pea ge­ne­ral con­tra el co­lo­so ame­ri­cano), bue­na par­te de ella se ha ido des­em­ba­ra­zan­do de ese com­ple­jo y hoy en­tien­de mu­cho me­jor a Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro que la iz­quier­da sea tan to­zu­da­men­te an­ti­ame­ri­ca­na ayu­da a que, por opo­si­ción, la de­re­cha es­pa­ño­la tien­da a ver con bue­nos ojos in­clu­so lo que en Es­ta­dos Uni­dos an­da me­nos bien. Es­to, por ejem­plo, ayu­da a pres­ti­giar los peo­res as­pec­tos de Trump –co­mo la xe­no­fo­bia y el pro­tec­cio­nis­mo– a ojos de la de­re­cha es­pa­ño­la más co­riá­cea.

Aho­ra, la iz­quier­da cree que la ex­tre­ma de­re­cha le con­vie­ne pa­ra di­vi­dir aún más el vo­to si­tua­do a la de­re­cha de la alian­za PSOE-Po­de­mos y pa­ra acom­ple­jar al cen­tro-de­re­cha. Es un jue­go fran­ca­men­te pe­li­gro­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.