Dos es­tra­te­gias

ABC (Galicia) - - ESPAÑA -

nes ver­sa­ron so­bre ello. En es­ta lí­nea, y en de­cla­ra­cio­nes a Rac1, Bon­vehí evi­ta­ba ayer avan­zar cuál se­rá el gra­do de in­te­gra­ción en la Cri­da, que ce­le­bra­rá el pró­xi­mo 27 de oc­tu­bre su con­ven­ción fun­da­cio­nal. En cual­quier ca­so de­ja­ba cla­ro que el PDECat no aca­ba­rá di­suel­to en una pla­ta­for­ma que se ve úni­ca­men­te co­mo un vehícu­lo pa­ra que Puig­de­mont si­ga con­tro­lan­do al par­ti­do.

Aun­que ini­cial­men­te se ba­ra­jó la po­si­bi­li­dad de que la Cri­da se cons­ti­tu­ye­se co­mo una fe­de­ra­ción que aglu­ti­na­se a di­fe­ren­tes for­ma­cio­nes in­de­pen­den­tis­tas de ideo­lo­gías y sen­si­bi­li­da­des di­ver­sas –el re­cha­zo de la CUP y ERC fue ro­tun­do–, só­lo el PDECat, ade­más de otras en­ti­da­des me­no­res mos­tra­ron in­te­rés.

De he­cho, y a me­di­da que han pa­sa­do las se­ma­nas, lo que te­nía que ser una ab­sor­ción se ha ido en­frian­do. En la con­fe­ren­cia po­lí­ti­ca del PDECat del pa­sa­do ju­lio, Puig­de­mont lo­gra­ba de­fe­nes­trar a Mar­ta Pas­cal y sus fie­les apro­ba­ban una po­nen­cia en la que lla­ma­ban a los mi­li­tan­tes a in­te­grar­se en la Cri­da. Aun­que en ju­lio pa­re­cía que Puig­de­mont se ha­bía he­cho con el con­trol com­ple­to del par­ti­do y que és­te te­nía los días con­ta­dos, des­de en­ton­ces Se libra de fon­do una ba­ta­lla en­tre el in­de­pen­den­tis­mo po­si­bi­lis­ta y el fren­tis­ta la for­ma­ción se ha re­vuel­to pa­ra no ser ava­sa­lla­da.

El he­cho de que los im­pul­so­res de la Cri­da apos­ta­ran fi­nal­men­te por re­gis­trar­la co­mo par­ti­do po­lí­ti­co se vio en el PDECat ca­si co­mo una pro­vo­ca­ción, una ame­na­za de es­ci­sión, lo que lle­vó a mu­chos a en­ten­der la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za de la Cri­da.

Asu­mien­do que la co­mu­ni­ca­ción es nu­la –lo mis­mo su­ce­de en­tre la Ge­ne­ra­li­tat y el par­ti­do–, Bon­vehí apun­ta­ba ayer que es­pe­ra­rá al 27 de oc­tu­bre pa­ra sa­ber «qué es la Cri­da». «La Cri­da es­ta­ba di­se­ña­da, al me­nos al prin­ci­pio, y de­seo que así sea, co­mo un pa­ra­guas pa­ra que el in­de­pen­den­tis­mo pue­da ha­cer es­tra­te­gia con­jun­ta», afir­mó Bon­vehí, que ar­gu­men­tó que pa­ra par­ti­do ya es­tá el su­yo.

La in­mi­nen­cia de las mu­ni­ci­pa­les y la pre­sión de los al­cal­des se de­ja sen­tir. «No po­de­mos abrir el me­lón, con du­das so­bre si el PDECat en es­tos mo­men­tos de­be des­apa­re­cer o no», ase­gu­ró el pre­si­den­te de la for­ma­ción.

En la reunión ce­le­bra­da el vier­nes el par­ti­do acor­dó po­ner en mar­cha un gru­po de tra­ba­jo de ca­ra a las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les que «pre­pa­re la ma­qui­na­ria elec­to­ral del par­ti­do en coor­di­na­ción con el res­to de ac­to­res», apun­tó Bon­vehí, que con­fir­mó que el PDECat se pre­sen­ta­rá ba­jo la mar­ca Junts per Ca­ta­lun­ya.

Som­bra de lo que fue­ron

La otro­ra po­de­ro­sa Con­ver­gèn­cia ba­sa­ba en bue­na par­te su po­der en su po­ten­tí­si­ma red de al­cal­des, una im­plan­ta­ción te­rri­to­rial ya muy des­gas­ta­da por el as­cen­so de ERC. En pe­que­ñas y me­dia­nas ciu­da­des, y más allá del ti­rón de ca­da cual, se te­men que el elec­to­ra­do se des­orien­te an­te tan­ta mu­ta­ción des­de que la an­ti­gua CDC re­nun­ció a sus si­glas en fa­vor del PDECat en ju­lio de 2016. Son una som­bra de lo que fue­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.