Ex­per­tos y for­ma­do­res de­ba­ten so­bre la pro­pues­ta de eli­mi­nar los re­sul­ta­dos en los tor­neos de ba­se

ABC (Galicia) - - DEPORTES - LAU­RA MAR­TA MA­DRID

El fút­bol, en re­su­men, «so­lo» es me­ter el ba­lón en la por­te­ría con­tra­ria. Sin em­bar­go, ca­ben mil opor­tu­ni­da­des de con­ver­tir­lo en al­go ma­ra­vi­llo­so. Y edu­ca­ti­vo. La Fe­de­ra­ción Ga­lle­ga, por ejem­plo, tra­ta de que el fút­bol sea otra es­cue­la, con más me­tas que el re­sul­ta­do. Ha su­ge­ri­do a los clu­bes no pu­bli­car los mar­ca­do­res pa­ra evi­tar que los ni­ños se sien­tan hu­mi­lla­dos en las go­lea­das que a ve­ces se pro­du­cen por la di­fe­ren­cia de ni­ve­les. Ex­per­tos y en­tre­na­do­res ob­ser­van que no ra­di­ca ahí to­do el pro­ble­ma, sino en có­mo se en­tien­de ese re­sul­ta­do. Por los ni­ños y los pa­dres.

«Hay clu­bes que so­lo pu­bli­can el 1, X, 2, co­mo en las qui­nie­las. Pe­ro el re­sul­ta­do es el que es y los ni­ños no son ton­tos. Aun­que ca­da vez los en­tre­na­do­res es­tán más con­cien­cia­dos de que si van ga­nan­do 16-0, hay que cam­biar de tác­ti­ca, de­jar ju­gar al otro equi­po, ha­cer más ju­ga­das... Tam­bién qui­ta­mos la lis­ta de los go­lea­do­res por­que ese no es el ob­je­ti­vo y por­que ca­da se­ma­na re­ci­bía­mos una lla­ma­da de al­gún pa­dre o ma­dre di­cien­do que nos ha­bía­mos equi­vo­ca­do», ex­po­ne Ben­ja­mín Ami­do, se­cre­ta­rio de la Fe­de­ra­ción Ga­lle­ga.

La com­pe­ti­ción en sí, coin­ci­den to­dos, no es ma­la. Ni en fút­bol ni en nin­gún otro de­por­te. «Lo que es no­ci­vo es el mal uso que se le da. En lu­gar de adap­tar­nos al de­por­te que prac­ti­can los ni­ños, el for­ma­ti­vo, los adul­tos pro­yec­ta­mos lo que con­si­de­ra­mos co­mo úni­co de­por­te: “ga­nar, ga­nar y vol­ver a ga­nar”. Son dos con­cep­tos di­fe­ren­tes, dos ver­bos di­fe­ren­tes: “ga­nar” y “for­mar”. Es­te es el que ne­ce­si­ta­mos pa­ra “cons­truir” bue­nas per­so­nas», ex­pli­ca Án­gel Gon­zá­lez Ja­re­ño, en­tre­na­dor de baloncesto, que em­pe­zó for­man­do a las pro­me­sas del Real Ma­drid, lue­go fue ayu­dan­te de Obra­do­vic y Sca­rio­lo y ha di­ri­gi­do a in­fi­ni­dad de equi­pos de éli­te. Aca­ba de es­cri­bir el li­bro «Baloncesto pa­ra edu­car» (Ed. Ko­li­ma Books).

Mal uso de la com­pe­ti­ción

A Víc­tor Mar­tín, en­tre­na­dor de fút­bol ba­se y fe­me­nino en el Ma­drid CFF, le gus­ta la eli­mi­na­ción de los re­sul­ta­dos. Pe­ro va más allá de los nú­me­ros. «El re­sul­ta­do no lo po­de­mos con­tro­lar y nos con­fun­de cuan­do los adul­tos le da­mos to­da la im­por­tan­cia. El ni­ño so­lo quie­re ju­gar, no en­tien­de la tras­cen­den­cia del 16-0 ni se trau­ma­ti­za por ello. Sí ne­ce­si­ta que le ex­pli­ques lo que es­tá ha­cien­do bien, mal, y ani­mar­lo, tan­to los pa­dres co­mo los en­tre­na­do­res. El mar­ca­dor se le ol­vi­da­rá en­se­gui­da, pe­ro si se le re­cuer­da cuan­do sube al co­che va a ir cre­yén­do­se que es me­jor o peor que otros».

Se­lec­cio­na­dor fe­me­nino, in­ves­ti­ga­dor y psi­có­lo­go, Che­ma Bu­ce­ta sub­ra­ya la ne­ce­si­dad, pre­ci­sa­men­te, de apren­der de las de­rro­tas. «En es­tas eda­des, se pue­de prac­ti­car de­por­te sin dar­le tras­cen­den­cia a los re­sul­ta­dos, la cla­si­fi­ca­ción, etc., pe­ro si se com­pi­te, se com­pi­te; y los ni­ños tie­nen que apren­der a com­pe­tir con dig­ni­dad y acep­tar cual­quier re­sul­ta­do. Per­der de pa­li­za no es hu­mi­llan­te. So­mos los adul­tos quie­nes fo­men­ta­mos que pue­da ser­lo a tra­vés de nues­tros co­men­ta­rios. Per­der de pa­li­za es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra for­ta­le­cer­se y em­pe­zar a com­pren­der me­jor la vi­da», es­cri­be en su blog.

Mar­tín tam­bién abo­ga por esa opor­tu­ni­dad que da un re­sul­ta­do, pa­ra bien y pa­ra mal. «Es muy di­fí­cil con­tro­lar el ins­tin­to de los ni­ños, pe­ro hay que en­se­ñar a com­pe­tir. Y eso es: ga­nar y per­der. El de­por­te es frus­tra­ción, lo nor­mal es per­der o que no sal­ga el par­ti­do co­mo has en­sa­ya­do. La edu­ca­ción de­be ra­di­car en ges­tio­nar esa frus­tra­ción y no re­du­cir el éxi­to so­lo al gol».

Lo ideal, con­tem­plan to­dos, es que los ni­ve­les en el cam­po sean pa­re­ci­dos, aun­que no siem­pre es po­si­ble por­que se jun­tan di­fe­ren­tes eda­des. Pe­ro tam­bién en esas di­fe­ren­cias hay que en­con­trar la lec­ción pa­ra to­dos. «A ve­ces eres tú el que go­lea y otra, el go­lea­do. Cuan­do ocu­rre, tra­ta­mos de ha­cer ju­ga­das con más pa­ses, apren­der a ju­gar pa­ra atrás. En­con­trar op­cio­nes pa­ra se­guir en­se­ñan­do sin que im­por­te el mar­ca­dor», aña­de Mar­tín.

«To­dos los equi­pos de fút­bol ba­se pa­gan una cuo­ta. Los pa­dres se sien­ten más due­ños de exi­gir. Que si “mi ni­ño jue­ga po­co”, “que mi hi­jo es me­jor que el otro”. En un par­ti­do, un equi­po ga­na­ba 3-0 al des­can­so y el en­tre­na­dor sa­có a los que me­nos ju­ga­ban. Per­die­ron. Los pa­dres fue­ron a re­cri­mi­nar­le los cam­bios y es­te los cor­tó: “¿Y si fue­ra tu hi­jo uno de los que no jue­gan?”. Ya no re­pli­ca­ron na­da. Al­gún pre­si­den­te de club ha su­ge­ri­do al­gu­na vez que en lu­gar de gra­das ha­bría que po­ner jau­las pa­ra los pa­dres», re­la­ta Ami­do. «No pue­de ser que ven­gan ni­ñas al cam­po con esa sen­sa­ción de an­gus­tia de no ser me­jor que la otra por­que lo han es­cu­cha­do en ca­sa, o por­que un mal en­tre­na­dor no ha sa­bi­do des­ta­car lo bien que lo han he­cho en otros as­pec­tos», con­ti­núa Mar­tín.

Se ol­vi­da a la per­so­na

Ja­re­ño mi­ni­mi­za el po­der del de­por­te per se, y ma­xi­mi­za lo que se pue­de lo­grar con él. «So­lo es me­ter la pe­lo­ta en el ces­to, una ex­cu­sa pa­ra apor­tar­les he­rra­mien­tas edu­ca­ti­vas que les fun­cio­na­rán to­da la vi­da: ha­bi­li­da­des y com­pe­ten­cias de có­mo tra­ba­jar en equi­po, asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des, acep­tar per­der y ga­nar y so­lu­cio­nar con­flic­tos. Pe­ro lo he­mos con­ver­ti­do en una he­rra­mien­ta de ren­di­mien­to de­por­ti­vo y nos he­mos ol­vi­da­do de la per­so­na». Y po­ne un ejem­plo: «McEn­roe, que des­tro­za­ba las ra­que­tas, y Na­dal, con un res­pe­to má­xi­mo siem­pre por el ri­val –y ayu­dan­do a sus ve­ci­nos en la tra­ge­dia de Ma­llor­ca–, jue­gan al te­nis, pe­ro ca­da uno le ha im­pri­mi­do unos ma­ti­ces. En un par­ti­do don­de se in­sul­ta al ár­bi­tro o el en­tre­na­dor o un pa­dre di­ce “ade­lan­te, re­má­ta­lo” des­pués de que un ni­ño le pe­gue una pa­ta­da a otro y le rom­pa la ti­bia y el pe­ro­né, ¿el res­pe­to es que no hay mar­ca­dor?», se pre­gun­ta Ja­re­ño.

CD LU­GO

Va­rios ju­ga­do­res de un par­ti­do de ben­ja­mi­nes del Lu­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.